Pasar al contenido principal
23/10/2018

Por fin un lugar adecuado para ver los aviones en las cercanías del AICM

Juan A. José / Miércoles, 11 Octubre 2017 - 09:53

El hecho de que más de 200 mil personas hayan acudido recientemente a presenciar el espectáculo aéreo que desde hace tiempo se ofrece anualmente en la Base Aérea No. 1 de Santa Lucía, al norte del Valle de México, valida mi hipótesis en el sentido de que al público en general le encanta ver aviones y necesita dónde hacerlo. ¿Y qué mejor lugar para verlos que el aeropuerto más importante del país? Así es: el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM), en el que diariamente es posible observar desde un jet ejecutivo hasta el gigantesco Airbus A380, pasando por decenas de aviones de gran tamaño, caso de los Airbus A340-600 y A330-200 y los Boeing 747 en diversas versiones, los 777 y los modernos 787-9, eso sin mencionar una eventual operación de algunos de los hermosos Boeing 727-200, que forman parte de la flota de Policía Federal y que están basados en dicha terminal aérea.

Ya habíamos comentado en alguna colaboración en este mismo espacio, hace más o menos un año, sobre la decisión de las autoridades y administradores del aeropuerto de Toluca, Estado de México, de habilitar un terreno adyacente al perímetro de sus instalaciones para que el público pudiera disfrutar de las operaciones aéreas de manera segura y, en lo posible, cómoda. Apunté entonces también sobre la existencia de un punto de visualización de aeronaves combinado con venta de bebidas en la Colonia Cuchilla del Tesoro, cercano a la cabecera de la pista 23 derecha del AICM, y el empleo para los mismos propósitos de un puente peatonal conocido como “Mac-Puente” sobre el Boulevard Aeropuerto.

En esta oportunidad quiero comentar la instalación de una cafetería abierta al público en los altos del inmueble, que ocupa una escuela de vuelo, sobre la acera sur de la Avenida Hangares o Avenida Fuerza Aérea Mexicana (según se le quiera conocer), adyacente a las instalaciones de la integradora DHL, desde la cual se ofrecen interesantes vistas de las operaciones del AICM, en particular las de su pista 05 izquierda, que virtualmente la tiene enfrente. Sobra decir que la idea de contar con este nuevo espacio para el disfrute de lo aéreo me parece excelente, toda vez que mejora sustancialmente la calidad de las opciones, en particular en lo que toca a la seguridad y la comodidad, variables de primera importancia en este tipo de recintos.

No dudo que la existencia de esta zona de observación pronto sea del conocimiento de los entusiastas nacionales y extranjeros que colman cualquier sitio disponible para disfrutar de su pasión por la aeronáutica, viendo despegues y aterrizajes.

Es así que doy la bienvenida y saludo esta iniciativa, deseando a sus emprendedores todo el éxito del mundo.

Facebook comments