Pasar al contenido principal
24/05/2019

¿Cuál es el impacto de la crisis del B737 MAX 8?

Redacción A21 / Viernes, 15 Marzo 2019 - 13:08

Ante los recientes accidentes ocurridos a bordo del B737 MAX 8, el fabricante del mismo, Boeing continúa envuelto en una polémica no solo con los operadores de este avión, si no con su propia estabilidad comercial y credibilidad ante la industria, señalan expertos de la industria como la consultora Frost & Sullivan.

Particularmente hay que señalar que esta aeronave acumula más de 5 mil pedidos con un valor estimado por 600 mil millones de dólares –incluidos los ya entregados–, por tal motivo instan al fabricante a poner atención y atenerse a las recomendaciones, ya que la decisión mundial de dejar este modelo en tierra puede provocar mayores dificultades financieras a las aerolíneas.

En ese sentido, la consultora Frost & Sullivan recomienda que: si se trata de un problema con el sistema MCAS, se podría resolver con una actualización del software; si el daño se le atribuye a un problema humano relacionado con los pilotos, es necesaria una adecuada capacitación y certificación de los mismos. Sin embargo, si el problema es estructural, el programa 737MAX está en riesgo.

“Si una solución de software puede ser aprobada por la FAA en poco tiempo, el impacto financiero para el año fiscal 2019 podría ser más moderado” escribió el analista de Seaport Global, Josh Sullivan.

Sin embargo, el costo total de dejar en tierra las 371 aeronaves que ya hay en operación y el retraso de más de 400 entregas planeadas para 2019, podría ser superior a cuatro mil millones de dólares en este año indicó la consultora. “Esto es suficiente para empujar a muchas de las aerolíneas pequeñas y con problemas financieros a quedar en bancarrota”.

En ese sentido, la consultora Fitch Ratings señaló que su calificación de “A con perspectiva estable” para Boeing no se verá afectada de inmediato, ya que la empresa aún tiene liquidez, equilibrio financiero, flujos de inversión diversificados, aunque habrá que estar atentos a los efectos colaterales del accidente de Ethiopian Airlines.

“Lo más preocupante sería un escenario difícil que incluye un problema sistémico con la aeronave que conduce a retrasos en la entrega de materiales, cancelaciones significativas de pedidos y sentimiento negativo hacia el MAX” declaró la agencia.

Por otro lado, sus grandes competidores mantendrán una brecha para avanzar en sus programas: Airbus con su A320NEO, Comac con el C919 y el Irkut MC-21 (de origen europeo, chino y ruso, respectivamente), se mantendrán en la órbita de compañías que reemplazarán o anularan sus pedidos a Boeing.

Recientemente Garuda Indonesia anunció que podría cancelar su orden de hasta 20 B737 MAX. La compañía rusa Aeroflot declaró una intención similar de cancelar su orden si Boeing no es capaz de “garantizar la seguridad de la aeronave”.

“Si no hay una garantía del 100% de que la máquina es segura, entonces nadie la recibirá” dijo el presidente de Aeroflot Vitaly Savelyev.

Boeing, cuyas acciones han perdido el 11% de su valor en la semana, informó que las construcciones del 737 MAX continúan mientras se evalúa la situación, aunque se esperan posibles limitantes y afectaciones en la producción. Ligado a esto podría experimentar un aumento de vigilancia en su programa de certificación para el 777X.

Facebook comments