Pasar al contenido principal
23/08/2019

Las historias más extrañas del 2018

Redacción A21 / Viernes, 28 Diciembre 2018 - 12:17

En colaboración con AeroTime

De pilotos ebrios a aviones de rescate que debieron ser rescatados, las cosas no siempre salen de acuerdo con lo planeado. Por ello, aquí les dejamos una lista de las historias más extrañas y sorprendentes en la aviación este 2018.

El robo trágico e inaudito de un Q400 de Horizon Air. Richard Russell, de 29 años, trabajaba como agente de servicio en tierra en Horizon Air en el Aeropuerto de Seattle-Tacoma cuando decidió robar un Q400 de 76 asientos, sin pasajeros, el 10 de agosto. Russell tomó los controles del avión, despegó y voló al sur del aeropuerto, y realizó varias maniobra acrobáticas durante los 75 minutos que se mantuvo en el aire, antes de desplomarse en una parte inhabitada al sur de Seattle.

Las viejas costumbres se resisten a morir. Singapore Airlines, All Nippon Airways (ANA) y Japan Airlines (JAL) sufrieron retrasos en sus vuelos debido a que sus pilotos llegaron ebrios. En el caso de JAL su piloto no sólo fue arrestado en Londres debido a que excedía el límite de alcoholemia por diez veces, sino que la situación fue la gota que derramó el vaso para las autoridades japonesas, que decidieron fortalecer las reglas de consumo de alcohol en los pilotos de líneas aéreas.

Pero los cigarrillos también hicieron de las suyas cuando pilotos de Air China causaron un incidente serio el 10 de julio, mientras volaban un B737 con 153 pasajeros y nueve tripulantes entre Hong Kong y Dalian. El avión perdió súbitamente presión en cabina, lo que provocó un rápido descenso y que se desplegaran las máscaras de oxígeno. El reporte preliminar apuntó a que el copiloto estaba fumando un cigarro electrónico durante el vuelo. Aparentemente, trató de ocultar este hábito ante su capitán al apagar el sistema de aire acondicionado del avión, lo que provocó que los niveles de oxígeno cayeran en cabina.

Hubo otro caso de fumadores a bordo, pero con un resultado más grave: el 12 de marzo, un vuelo de la aerolínea nepalí US-Bangla Airlines, se accidentó en el Aeropuerto Internacional de Katmandú. El Bombardier Q400 con 71 personas a bordo, chocó con una reja al momento de aterrizar y se incendió. 51 personas fallecieron. La investigación preliminar reveló que el capitán estaba bajo estrés emocional luego de que una de sus colegas lo acusara con los controladores de tránsito aéreo de que estuvo fumando durante todo el vuelo, e incluso prendió un cigarrillo sólo tres minutos antes de iniciar el descenso.

¿Hablas inglés? Un vuelo de Lufthansa con destino a Bogotá tuvo que desviarse a Cali el 17 de noviembre, donde inesperadamente se encontró en una situación comprometedora. Mientras se aproximaba al aeropuerto caleño, la controladora de tránsito aéreo tuvo problemas para entender los llamados del capitán de Lufthansa. Afortunadamente, un piloto de Avianca Brasil que estaba volando en las cercanías, escuchó la conversación y actuó como traductor entre la controladora y la tripulación alemana.

Varados en Siberia. El vuelo AF-116 de Air France que iba de París a Shanghái tuvo que aterrizar de emergencia en la ciudad rusa de Irkustk, en plena Siberia por una falla mecánica. Al no contar con visa rusa para entrar en el país, los pasajeros tuvieron que permanecer varados y con protección policial en un hotel, mientras la línea aérea francesa enviaba un avión de rescate. Lastimosamente, el segundo avión también sufrió una falla mecánica y no pudo transportar a los pasajeros que tuvieron que esperar a un tercer avión que finalmente los llevó a su destino, tres días después de que iniciara su vuelo.

Facebook comments