Pasar al contenido principal
14/12/2019

¿Y la medicina de aviación?

Francisco M. M… / Miércoles, 27 Noviembre 2019 - 21:28

“Burocracia: una dificultad para cada solución”

La nueva AFAC ya se encuentra en funciones y hasta este día no hemos visto el menor cambio en la solución de un problema que algunos directivos y autoridades aparentemente no han acabado de entender y digo que no lo acaban de entender porque, en cualquier otro país del mundo, al darse cuenta del gran error que se ha cometido con la cancelación de servicios médicos y laboratorios por parte de terceros en medicina del transporte ya hubieran tomado medidas para corregirlo.

De entrada, se ha manejado que existía corrupción en las áreas médicas concesionadas a terceros y que esa fue la causa para la cancelación de los permisos, sin embargo no se dieron a conocer nombres ni pruebas cortando de un día para otro un servicio muy necesario que ha venido a afectar al personal técnico y que muy pronto, seguramente, va a repercutir en las operaciones de las diversas aerolíneas.

Hoy en día, hasta dos meses de antelación son necesarios para poder lograr una cita en los establecimientos de medicina del transporte en la Ciudad de México y las foráneas, lo que -a pesar del nuevo rimbombante nombre de Agencia Federal de Aeronáutica Civil o AFAC- sigue agregando una buena dosis de burocracia pura que complica de manera muy importante el cumplimiento del requisito de examen médico vigente para todo el personal de pilotos, sobrecargos, operaciones y despachadores de nuestras líneas aéreas nacionales, las cuales, en algún momento, pueden empezar a resentir demoras o cancelaciones, debido a que parte de sus trabajadores de aire y tierra podrían tener vencida su licencia por falta de examen médico.

No sé hasta qué punto y a qué niveles estén trabajando en este asunto los representantes de los pilotos, de los sobrecargos, y tampoco hasta qué punto este problema ha sido abordado por las propias administraciones de las diferentes aerolíneas, pero resulta urgente que entre todos puedan encontrar una solución lo antes posible, para agilizar un procedimiento que siendo  simplemente normal en todo el planeta, en México parece un trámite de la división del núcleo y logaritmos atómicos.

La creación de la AFAC es una consecuencia de las medidas solicitadas por la FAA para seguir manteniendo a México dentro de la categoría uno, y por ello las autoridades aeronáuticas de nuestro país se comprometieron a poner orden en varios departamentos lo antes posible y esto incluye, desde luego, al departamento de medicina de aviación.

Parece ser que quienes dirigen este departamento no se han dado cuenta de que seguimos bajo la lupa de autoridades internacionales, que pueden calificar a nuestra industria aérea, la que ya una vez fue degradada a Categoría dos, por no cumplir con el mínimo de requisitos que debe  mantener la autoridad aeronáutica.

Sinceramente, el pretexto de la corrupción en las concesiones a terceros en medicina de aviación, así como en mucho otros rubros me parece muy de moda, pero insisto en que mientras no haya nombres y pruebas, el pretexto no vale y nos obliga a pensar que hay otras  consideraciones detrás de la negativa contundente para cancelar primero y no rehabilitar después a terceros por parte del director del departamento de medicina de aviación.

Las pruebas están a la vista y los lugares donde se efectúan los exámenes médicos a personal técnico simplemente son insuficientes ante la creciente demanda del servicio, creando un problema que puede llegar a ser crisis y que, de entrada, deja a toda la flamante AFAC muy mal parada a pesar de los cambios prometidos.

Facebook comments