Pasar al contenido principal
22/09/2018

¿El futuro nos alcanzó?

Francisco M. M… / Jueves, 10 Mayo 2018 - 11:44

"El futuro está oculto detrás de los hombres que lo hacen" 
–Gustave Flaubert.

Ya hace varios meses que empezamos a hablar sobre la inminente falta de pilotos comerciales en el mundo, y hoy tenemos pruebas contundentes de una realidad que parece no inmutar a nadie en nuestro atribulado México, con un par de excepciones.

Actualmente, Emirates, una de las aerolíneas más importantes del mundo, tiene en tierra más de veinte aviones y ha modificando sus itinerarios y frecuencias debido a que no tiene los suficientes pilotos para cumplir con sus impresionantes planes de expansión. Además, está formando su propia academia de vuelo para desarrollar a sus pilotos y resolver una problemática que ya está viviendo.

Viendo venir el problema, la irlandesa Aer Lingus está aceptando pilotos con solo licencia comercial o equivalente para entrenarlos con cargo a la propia aerolínea pues, además de cubrir sus gastos de estancia, alimentación y transporte, les ofrece un curso de catorce meses para volar equipos Airbus 320 y Boeing 737. Así, al momento de su graduación, les garantiza un trabajo como primeros oficiales, con un salario inicial de 75 mil dólares anuales.

La falta de pilotos también ha afectado la operación de aerolíneas asiáticas y todos conocemos, por ejemplo, las condiciones contractuales que ofrecen a pilotos de todo el mundo las empresas aéreas chinas, que han llegado a sostener sueldos de 26 mil dólares mensuales, libres de impuestos, más otros beneficios como sistemas de trabajo, vacaciones y seguros médicos.

Como los anteriores tenemos varios ejemplos más de aerolíneas alrededor del planeta que han parado sus operaciones por falta de pilotos que vuelen sus aviones, incluyendo a dos de los Estados Unidos. Ante esto, nuestras aerolíneas nacionales ya deberían estar actuando inteligentemente para conservar y hacerse de pilotos, de entrada, mejorando las condiciones laborales que ofrecen.
 
Hasta hoy solo Volaris –con su programa "cadete"– y Aeromexico –con su todavía no definida escuela de vuelo "Aeromexico Formación"– están haciendo un débil intento para resolver este problema, esfuerzo que no parece ser suficiente porque es una solución a largo plazo y, aunque algunos todavía no se dan cuenta, el tiempo apremia.

Por otro lado, también hay que decir que las escuelas de aviación no están funcionando como debe de ser y, para colmo, las autoridades de la Dirección General de Aeronáutica Civil, a través de sus departamentos de Licencias Medicina del Transporte, cada día ponen mayores obstáculos para la obtención, revalidación y convalidación de licencias de pilotos, provocando que el problema de la falta de éstos se agudice rápidamente, y restringiendo el desarrollo, crecimiento y expansión de nuestras aerolíneas.

Tampoco han cesado los intentos por cambiar artículos de la Constitución para que aviadores extranjeros ocupen los asientos en cabinas de mando de aviones con matrícula mexicana. Y hay quien ha opinado que mantener matrículas extranjeras en aviones de aerolíneas nacionales sería suficiente para dar la vuelta fácilmente a los pretendidos cambios constitucionales, si estos se complican por cuestiones políticas. Todo esto eso ya debería haber prendido las alarmas.

En aviación, quien piensa al día ya piensa atrasado. Ojalá que todos los involucrados –escuelas, aerolíneas y autoridades– abran bien los ojos, reconozcan el problema que ya está aquí, y actúen en consecuencia, de manera coordinada, rápida y eficaz. Por el bien de nuestra industria aérea, que durante años ha aguantado de todo menos la falta de visión de futuro.

Facebook comments