Pasar al contenido principal
10/12/2018

ASPA y la política nacional 

Francisco M. M… / Jueves, 26 Abril 2018 - 12:16

"En política sucede como en las matemáticas, todo lo que no es totalmente correcto, está mal". Edward Kennedy.

No ha habido un solo sindicato en México que haya quedado libre de todo tipo de conflictos, especialmente cuando sus líderes caen en la tentación de aceptar ser representantes de un partido político. Y hay muchos ejemplos que conocemos de sobra.

El sindicato de pilotos ASPA, a lo largo de sus sesenta años de existencia, ha vivido un par de veces serios conflictos internos debido, justamente, a que algún líder decidió trabajar dentro de la política nacional en vez de "manejarla" en beneficio de los pilotos, tal y como lo establecen los principios y valores a los que siempre se refirieron sus fundadores en 1958.

Una cosa es trabajar CON la política del país y otra muy distinta es trabajar PARA ella; los compromisos y los enlaces no son los mismos y, mantener al sindicato alejado de la tentación de convertirse en bandera oficial de algún partido, cualquiera que este sea y por todo lo que eso implica, debería ser una prioridad.

Actualmente, ASPA vive un nuevo conflicto interno porque un partido político pretende que su secretario general acepte una candidatura para ocupar un puesto de elección popular, y no todos los pilotos están de acuerdo con ello, conscientes de que esto crea intereses y obligaciones, además de aceptar directrices con las que no todos están de acuerdo.

Vivimos en un país de libertades (todavía), y desde luego que cualquier piloto activo es libre de actuar en política, si así le conviene; pero, cuando esta persona ha jurado velar por el interés de la asociación por encima de cualquier otro debería tomar importantes decisiones.

La primera sería llevar de inmediato el asunto para ser discutido y votado en Asamblea General. Una vez expresada la decisión de la mayoría, todos deberán de aceptarla, sea en el sentido que sea.

Si esta no es a favor del piloto y éste desea seguir su carrera política, tiene la opción estatutaria –y la libertad constitucional– de renunciar al sindicato y seguir su carrera como político con el partido de su preferencia. Así de sencillo.

ASPA está pasando por graves problemas internos y hoy menos que nunca debería agregar uno más, que venga a crear mayor división entre sus miembros activos. El apego estricto a los estatutos y a los principios y valores democráticos del sindicato avalados, por la decisión de la mayoría en una Asamblea General, es lo que sin duda alguna debe seguir prevaleciendo.

Todos sabemos que todo lo que es tocado por la política se pudre, y eso lo tenemos a la vista todos los días. Ojalá que en ASPA todos actúen con inteligencia y ética, y resguarden al sindicato de caer en esta nueva tentación que lleva las mismas intenciones que en el pasado y que muchos hemos conocido.

Facebook comments