Pasar al contenido principal
21/07/2018

Crónicas de un piloto expatriado

Pancho de Haas / Viernes, 2 Marzo 2018 - 11:38

Air India es una empresa muy diferente a lo que comúnmente se conoce como línea aérea, es una empresa gubernamental (en proceso de venta), en la que no sólo los empleados, que son muchísimos, sino todos los funcionarios del gobierno tienen beneficios, sin importar el cargo que ostenten. Sólo en los vuelos que salen de Mumbai, el 15 por ciento de los pasajeros viajan con boleto beneficio, sin que le produzca utilidad alguna a la empresa. Y su clase "business" se llena con esos pasajeros. Yo soy uno de los beneficiados cuando me traslado. Algunos políticos llegan a demorar vuelos cuando no les otorgan ascenso porque ya no hay más asientos disponibles. Como todos los militares, empleados del gobierno y de la aerolínea, así como sus familiares tienen derecho a los beneficios, es la razón por la que la empresa pocas veces logra obtener utilidades, sin embargo, la división de bajo costo, Air India Express, sí genera grandes utilidades que van a dar al pozo de Air India.

En cuanto al número de empleados, es como si un ejército tuviera aviones para transportar civiles. Muchos puestos importantes los ocupan personal jubilado de la Fuerza Aérea o de la Marina, sin tener el menor conocimiento de aviación y cómo administrarlo.

En India no existen aviones exclusivos para el primer ministro, utiliza aviones de Air India y dependiendo de la ruta es el tipo de avión, cualquier piloto puede ser seleccionado, y automáticamente se convierte en avión y tripulación militar.

Esta es una de las razones por la que el departamento de seguridad, (que no es el de seguridad aérea), es el que, entre otros asuntos, investiga profundamente a los empleados que contrata. Ese departamento también tiene a su cargo la seguridad de los aviones. También investigan y dan visto bueno a todos los hoteles donde se hospedan las tripulaciones, así como las transportaciones que utilizan las tripulaciones para trasladarse de los aeropuertos a los hoteles o domicilios; sea su base o pernocta, el tripulante siempre cuenta con transporte.

 

Muchos trámites

La Empresa aún maneja mucho papel en toda la administración, y el Comandante tiene que firmar muchísimos documentos, llegando a contar entre 35 y hasta 60 firmas en un solo día.

Por ley, todos los tripulantes deben pasar la prueba de alcohol antes de salir de vuelo de un aeropuerto en India, o al regresar de una pernocta. La tasa debe ser cero, no hay tolerancia, tampoco te perdonan si olvidas hacerte la prueba.

Todos los empleados nuevos tienen que tomar un curso de seis días impartido por militares para familiarizarse con los procedimientos de seguridad de la empresa, y cada dos años un curso de "refresco". A los pilotos nos dicen claramente el procedimiento o protocolo a seguir, dependiendo del problema que se presente. Algunos vuelos llevan agentes, sólo se le avisa al capitán mediante un sobre cerrado donde están sentados, ya que no tienen contacto con la tripulación.

Los sobrecargos reciben además un adiestramiento donde tienen que fijar la vista y analizar a cada pasajero que aborda, informando de inmediato al comandante del vuelo si ven a alguien sospechoso. India no hace negociaciones con terroristas, secuestradores, etc., la misión es eliminarlos. Hay ciertos aeropuertos con comandos preparados para actuar donde tendríamos que desviarnos y aterrizar en caso de problemas graves de seguridad.

La mayoría de los empleados de la empresa viven en "colonias" de Air India, que son edificios muy deteriorados situados en las cercanías de los aeropuertos. Para los pilotos locales existe un número limitado de casas, pero son muy pocos los que utilizan este beneficio. Estas edificaciones parecen tener muchos años de haberse construido.

 

Aviones a máxima capacidad

El mantenimiento de los aviones es muy bueno, sustituyen antes del tiempo requerido o desgaste los parabrisas, limpiaparabrisas, frenos y llantas, ya que se vuela una temporada del año en monzones, que son formaciones atmosféricas de muy mal tiempo, asociadas con altas temperaturas y cambios de viento muy fuertes en muy poco tiempo. Por dentro los aviones están muy sucios, no sólo los asientos, alfombras, ventanillas, baños, sino también las Cabinas de Pilotos, pero así están acostumbrados y a nadie le afecta, ni pasajeros ni tripulantes. Generalmente los aviones van al máximo de su capacidad en cuanto a pasajeros y carga.

La empresa hospeda a las tripulaciones en magníficos hoteles, a veces muy lujosos, que incluyen menús especiales para tripulantes, lavandería, Internet, centro de negocios, etc., para que el tripulante esté seguro y no tenga la necesidad de salir del hotel, que para eso existe otro procedimiento. En una ocasión que llegué como pasajero al aeropuerto de Kochi, en un vuelo que duró una hora, donde tres horas más tarde efectuaba un vuelo a Dammam, Arabia Saudí, me enviaron a descansar a un hotel que se encuentra enfrente de la terminal aérea, donde sólo estuve hospedado dos horas.

A bordo nos llenan de alimentos de buena calidad, generalmente platillos típicos, pero a la vez tenemos la libertad de ordenar con anticipación lo que queramos comer a bordo, ya que muchos Pilotos expatriados son rusos, de países del Este o europeos, y no están acostumbrados al curry, especias o picantes. Charolas con fruta y sándwiches vegetarianos y no vegetarianos, así como bebidas, siempre están disponibles a bordo para los tripulantes.

 

Atención al piloto

Como procedimiento de seguridad, a la empresa no le gusta que los tripulantes anden deambulando por los aeropuertos comprando comida para consumir en el vuelo. Es parte de la cultura hacer que el tripulante esté seguro y pueda descansar adecuadamente. Cuando se prevé una demora a la salida del vuelo porque el avión va a llegar tarde, incluso 20 minutos, aplica un protocolo donde sólo te dejan un escrito debajo de la puerta de tu habitación informando del horario de la nueva salida, con copia a todos los departamentos involucrados como transportación, servicio de limpieza de habitaciones, lavandería, etc., para que nadie interrumpa el descanso del tripulante. No necesitas poner alarma de despertador, el hotel siempre te llamará una hora antes de la salida al aeropuerto, y si hubiere alguna demora, descansarás más tiempo, y sin interrupciones.

Los compañeros de trabajo son muy amables, respetuosos y profesionales con los Capitanes expatriados, nunca he sabido de algún conflicto, y es parte de su cultura. Entre los Pilotos locales sí les gusta definir sus posiciones sociales, con excepción de los Pilotos sikhs, que tratan con educación y respeto a todas las personas, sin importar su clase social. Somos pocos los Pilotos expatriados que volamos ahí, casi todos son rusos o del antiguo bloque socialista, y es muy interesante la experiencia previa que han tenido, tanto por los aviones de fabricación soviética como sus operaciones militares.

Los Pilotos de Air India se retiran al cumplir 58 años. No aplican liquidaciones ni pensiones, simplemente dejan de volar y cobrar salario, si alguno quisiera seguir volando las opciones son la división de bajo costo o la aerolínea regional. Sólo uno ha aceptado seguir volando porque además tiene un puesto directivo. En la sociedad india, ser Piloto de Air India les da una posición y sienten que la perderían al volar aviones más pequeños.

Debido a la enorme burocracia que existe en India, principalmente en trámites gubernamentales, cuando la tarjeta de acceso a los aeropuertos está en trámite, la misma empresa (Air India), tiene de base a un gran porcentaje de sus Pilotos en Dubai, (que es además la estación que más vuelos opera), y aplica tanto para Pilotos Indios como expatriados.

En cuanto a jornadas de vuelo mensual, la reglamentación de India tiene como límite 125 horas, y anual de mil. No cuentan las horas de simulador ni de pasajero.

*Pancho de Haas es capitán en Air India Express, ha volado en Aeronaves de México, Secretaría de Gobernación, Aerocancún, Mexicana de Aviación, Aerovías de México, Air India Charters Limited y Air India Express.

Facebook comments