Pasar al contenido principal
16/10/2018

Indra toca las puertas del cielo mexicano

Daniel Garfias / Jueves, 26 Octubre 2017 - 09:59
La compañía tecnológica busca gestionar el tráfico aéreo del NAICM

La construcción del Nuevo Aeropuerto de la Ciudad de México (NAICM) es la oportunidad para que se reconfigure el mercado de fabricantes y proveedores de servicios aéreos. Específicamente, en el ámbito de la gestión del tráfico aéreo (ATM, por sus siglas en inglés), la compañía tecnológica Indra manifestó de manera abierta su deseo de convertirse en concesionario: "México es el mercado estratégico a conseguir", enfatizó Julio Sánchez Rico, director general de la compañía en México, Centroamérica y el Caribe.

Nuestro país es el único de Latinoamérica donde la empresa española no tiene presencia en ATM.

En territorio mexicano el ente facultado para proveer y subcontratar servicios de tráfico aéreo es Servicios a la Navegación en el Espacio Aéreo Mexicano (SENEAM), organismo que "debe demostrarle a las aerolíneas que les da el mejor servicio y que les está ahorrando dinero", de acuerdo con Enrique Castillo, director de ATM de Indra en México.

Entre las múltiples licitaciones que se abrirán en el NAICM, al consorcio europeo le interesan tres:
- Radioayudas: sistemas de aterrizaje y radiofaros.
- Sistemas de torre de control.
- Control de tráfico aéreo.

Es importante mencionar que normalmente en cada país hay un solo proveedor de los servicios de ATM, y casi siempre es público; en caso de ser más de un proveedor, la relación se da bajo un esquema mixto: gobierno e iniciativa privada. Al respecto, Castillo mencionó que "los operadores necesitan a los fabricantes". Y viceversa. Por ende, es necesario que estrechen sus vínculos comerciales.

Claves de seguridad

Según los expertos, la radio es el principal elemento para guiar a los aviones de manera segura tanto por aire como por tierra.

Para coordinar las comunicaciones aéreas, en México hay 25 radares; no todos están actualizados o en óptimas condiciones.

Asimismo, a fin de vigilar y salvaguardar las operaciones existen 99 unidades de control: 59 torres de control, 36 controles de aproximación y 4 centros de control.

Automatización

Los más recientes sistemas automatizados proponen órdenes de despegue y aterrizaje, así como maniobras de rutas: altitud, velocidad y trayectoria. Por lo tanto, ayudan a disminuir la cantidad de retrasos -y el tiempo de cada uno de ellos.

Otra ventaja que ofrecen es el incremento en la seguridad de los vuelos (safety), ya que proporcionan a los controladores información puntual y en tiempo real acerca del tráfico aéreo, incluidos mensajes de enlace de datos tierra-aire y aire-tierra.

-

Pantallas del sistema creado por Indra


Entre las ciudades cuyos aeropuertos tienen dicho sistema destacan Madrid, París, Barcelona, Bogotá y Sao Paulo.

Estas innovaciones también son útiles para cumplir un objetivo común de la industria de la aviación: el ahorro de combustible. Para ello la tecnología es imprescindible, además -por supuesto- de la eficiencia humana.

Desregulación, ¿la solución?

A pregunta expresa de A21 sobre si la tecnología podría mejorar las condiciones de trabajo y el bienestar de los controladores aéreos, especialmente los franceses (dado que hace poco fueron a huelga), Jesús Fernández Ocaña, director comercial de ATM de Indra, respondió que no, pues este tipo de situaciones la mayoría de la ocasiones no son operativas, más bien se originan por problemas entre los sindicatos y los gobiernos.

"En Francia (los controladores) dan aviso antes de ir a paro. De otra manera no sólo colapsarían los aeropuertos, también el país", señaló Fernández Ocaña.

A propósito, el ejecutivo manifestó que este mercado precisa mayor liberalización en términos laborales y financieros. Y agregó que en muchos países las aerolíneas tienen un peso político fuerte, por lo que deberían empujar estos cambios.

La idea es que el sector aéreo mundial ofrezca siempre mejores niveles de seguridad, rapidez, constancia y sustentabilidad, concluyó el director de ATM de Indra en México.

Facebook comments