Pasar al contenido principal
20/07/2018

Balconea JetBlue al régimen de slots del AICM

Redacción A21 / Viernes, 16 Marzo 2018 - 09:06
Alianza Aeroméxico-Delta pidió al DOT extender plazo para dar una respuesta

En un capítulo más de la novela llamada “infraestructura aérea nacional”, JetBlue pidió nuevamente al Departamento de Transporte (DOT) de los Estados Unidos que intervenga para recibir íntegramente los horarios de operación (slots) prometidos en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM), como parte de las medidas para subsanar la entrada en operaciones en el mercado transfronterizo del Acuerdo de Cooperación Conjunta (ACC) entre Aeroméxico y Delta Air Lines.

Sin embargo, la aerolínea estadounidense no sólo fue vocal en cuanto al apoyo que espera recibir tanto del regulador como de la alianza Aeroméxico-Delta, sino también criticó fuertemente los procesos de asignación de slots de la terminal capitalina, a los cuales calificó de “increíblemente opacos” en cuanto a la entrada de nuevos operadores se refiere.

En un comentario publicado el pasado 13 de marzo dentro del expediente del ACC, JetBlue denunció ante el DOT las “respuestas de última hora” obtenidas por parte del AICM a sus solicitudes de franjas horarias, siendo que la compañía alega haber cumplido con los plazos y requisitos establecidos por el propio aeropuerto.

Incluso, la línea aérea estadounidense agregó una copia de la programación autorizada para la temporada de vuelos de verano (a iniciar el próximo 25 de marzo), donde claramente puede verse que su petición de frecuencias para efectuar dos vuelos diarios hacia el aeropuerto de Los Ángeles (LAX) solo fue otorgada parcialmente.

Con este hecho, continúa JetBlue, el AICM obstaculizó el inicio de operaciones de un servicio regular, pues la empresa aérea tenía contemplado inaugurar la ruta al comienzo de la temporada. Sin embargo, al obtener la programación hasta el 7 de marzo de 2018, no le fue posible realizar la promoción y venta de boletos por anticipado, práctica usual hoy en día en la industria.

Asimismo, y dada la tendencia del aeródromo a "politizar" la asignación de slots, la compañía aérea duda de que la coordinación de horarios del AICM respete su derecho de ingreso, debido a la cláusula vigente de “usar o perder” si un operador entrante no realiza operaciones según las franjas horarias otorgadas.

Así, JetBlue espera que el DOT exija de Aeroméxico-Delta la cesión de los horarios íntegros, dado que este mismo escenario se presentó en la asignación de slots de la temporada de verano de 2017. 

En aquel entonces, la compañía asegura haber obtenido del AICM una “carta administrativa” para “reservar” su lugar y no ser penalizado por postergar el inicio de las rutas. No obstante, este año no recibió el mismo trato, pese a haberlo solicitado.

Acción-reacción

Ante estas quejas, la alianza Aeroméxico-Delta pidió al DOT que extendiera hasta el lunes 19 de marzo el plazo para hacer un comentario, prórroga desde el 14 de marzo que era la fecha original para responder a las solicitudes de slots de la temporada de verano 2018.

“Esta extensión ayudará a asegurar que el Departamento tenga un registro completo y preciso, incluso con respecto a los nuevos asuntos planteados por la carta de JetBlue del 13 de marzo, sobre el cual pueda tomar sus determinaciones con respecto a los slots de la Fase Dos (verano 2018)”, se lee en un comunicado en el expediente del ACC.

Particularmente, la alianza señaló que los comentarios de JetBlue estuvieron fuera de lugar, puesto que la aerolínea estadounidense recibió respuesta del AICM el 7 de marzo, misma fecha que tenía para demostrar que el aeropuerto fue negligente a su solicitud.

En 2014, el AICM obtuvo una declaratoria de saturación por parte de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, por lo que el año pasado emitió unas bases generales de slots con las que busca regular el manejo de horarios de operación para mantener la oferta y la demanda de vuelos en equilibrio. 

Sin embargo, este régimen ha sido criticado por entidades como la Comisión Federal de Competencia Económica y la Asociación de Transporte Aéreo Internacional (IATA), en mayor medida por su claro sesgo político y por la falta de una instancia independiente que realice el control de slots de forma imparcial.

Facebook comments