Pasar al contenido principal
23/07/2018

Vuelo de Delta desafió a Irma... ¡y ganó!

Redacción A21 / Jueves, 7 Septiembre 2017 - 20:41

Este miércoles, el vuelo 302 de la aerolínea estadounidense Delta Air Lines consiguió lo impensable: realizar un trayecto directo sobre la estela de tormenta del huracán Irma, pese a que este fenómeno meteorológico ha sido catalogado como uno de los más peligrosos de los últimos años por su intensidad.

Los hechos ocurrieron como sigue: la aeronave Boeing 737-900 ER había aterrizado en el el Aeropuerto Internacional Luis Muñoz Marín, en San Juan de Puerto Rico, a las 12:08 (hora local), y estaba preparándose para emprender la ruta de regreso hacia el Aeropuerto Internacional John F. Kennedy de Nueva York.

Entonces, los pilotos se comunicaron con el centro meteorológico de Delta para determinar si existían las condiciones llevar a cabo el vuelo.

En un comunicado, Erik Snell, encargado de las operaciones y centro de comando de Delta, comentó que los especialistas de la aerolínea trabajaron de cerca con la tripulación de vuelo y los controladores de la terminal, y con base en la información meteorológica se concluyó que era seguro continuar con el itinerario.

Resaltó además que uno de los parámetros para esta decisión recayó en la capacidad de la aeronave para resistir fuertes ráfagas de viento, muy por encima de las rachas de 59 kilómetros por hora que se registraron antes del despegue.

Ante la inminente llegada del meteoro a la nación insular, tanto la tripulación como el personal de pista y aeroportuario tuvieron que ejecutar todos los procedimientos previos al vuelo de manera acelerada para poder despegar en un lapso de 40 minutos.

Así, el vuelo 302 se convirtió en la última operación aérea que se llevó a cabo en la terminal boricua, antes de que dicho recinto cerrara temporalmente.

Rescate en San Juan (Flightradar24‏ - Twitter)


Además del riesgo de seguridad para tripulantes y pasajeros, otro factor decisivo para la aerolínea fueron las ráfagas de viento de 255 kilómetros por hora que se pronosticaban para el golpe del huracán cuando éste tocara tierra mismas que, aún con el avión resguardado en un hangar, elevaban las posibilidades de que quedara dañado más allá de toda reparación.

Cabe destacar que, a pesar de lo riesgoso que pudo parecer esta acción, el piloto Douglas M. Moss señaló a Wired que este tipo de operaciones son rutinarias en un clima normal de tormenta.

En otras palabras, puede que los pasajeros hayan vivido 15 minutos de turbulencia y paisajes grises, pero la oportuna decisión que tomaron los involucrados permitió que el avión aterrizara seguro en La Gran Manzana casi tres horas y media después del despegue. Sin duda, un vuelo inolvidable para sus pasajeros.

A continuación presentamos un gráfico con el panorama actual de los tres fenómenos meteorológicos que azotan el Atlántico (huracanes Irma, Katia y José) y algunas de sus repercusiones en las operaciones aéreas.

.

Facebook comments