Pasar al contenido principal
20/06/2024

Desarrollan tecnología antidrones para aeropuertos

Redacción A21 / Martes, 30 Mayo 2023 - 01:00
Ahora se podrá saber incluso la ubicación del operador del dron, de forma precisa y en tiempo real

La tecnología cibernética de radiofrecuencia será parte de la solución para combatir los peligros que plantea el creciente número de drones deshonestos que vuelan cerca de los aeropuertos y, en algunos casos, traspasan la valla perimetral, comentó Jeffrey Star, CMO de D-Fend Solutions.

Los avistamientos de drones y los incidentes en los alrededores de los aeropuertos aumentaron significativamente en los últimos años. Solo desde principios de 2023, se han registrado graves incidentes con drones en aeropuertos de Edimburgo, Madrid, Palm Beach y, como es sabido, múltiples incidentes en Dublín.

A medida que aumentan los drones, con mayor popularidad, mayor facilidad de uso y precios más baratos, aumenta la probabilidad de estos incidentes y el riesgo que suponen.

De hecho, las secuelas de un incidente con drones pueden acarrear graves consecuencias y altos costos financieros. Por lo tanto, los drones no autorizados operados por delincuentes, descuidados o despistados crean muchas situaciones difíciles para los aeropuertos.

"Los responsables políticos y los reguladores de todo el mundo han tomado medidas para transmitir mensajes contundentes de que operar drones no autorizados cerca de aeropuertos es ilegal y puede acarrear sanciones económicas, cargos penales e incluso penas de cárcel", declaró Jeffrey Star, CMO de D-Fend Solutions.

Un estudio del Centro de Investigación Aeroespacial del Consejo Nacional de Investigación de Canadá demostró que los drones comerciales comunes con gran capacidad de carga pueden causar graves daños a las aeronaves, como parabrisas destrozados, riesgos de penetración e inhalación, pérdida de la óptica y, en última instancia, pueden requerir aterrizajes de emergencia tras una colisión.

Incluso a velocidades más lentas, se demostró que estas colisiones pueden causar daños plásticos y grandes deformaciones en la piel, así como daños adicionales en la estructura interna de panal de abeja de la aeronave.

A velocidades más elevadas, se demostró que las colisiones podrían causar graves deformaciones en la curvatura de los slats, daños en el borde de ataque e incluso la posible penetración de restos de drones en la zona fracturada de la aeronave.

Jeffrey Star señaló que la amenaza de los drones para la aviación incluye múltiples tipos de peligros, siendo el más obvio el que un usuario descuidado se arriesgue a una colisión, pero también el espionaje o la vigilancia para futuras incursiones también son un riesgo.

Los riesgos asociados a que un dron se estrelle contra un avión o se utilice para un ataque han hecho que muchos aeropuertos empiecen a evaluar opciones de tecnologías eficaces y especializadas contra drones que se adapten a los entornos únicos y sensibles de un aeropuerto.

Alcanzar los niveles deseados de seguridad en el espacio aéreo en un contexto de creciente actividad de drones no autorizados ha resultado ser especialmente difícil.

Muchas tecnologías contra drones tienen su origen en el ámbito militar. Han funcionado bien en el entorno para el que fueron diseñadas originalmente.

Sin embargo, cuando entran en el sensible espacio aéreo de un aeropuerto civil, se ponen de manifiesto muchas deficiencias evidentes.

"Para la detección de drones, el radar ha desempeñado un papel importante durante mucho tiempo, pero en un entorno aeroportuario el radar puede generar falsos positivos al no ser siempre capaz de distinguir claramente entre un dron y otros objetos voladores, como los pájaros", añadió.

Los sistemas ópticos requieren una línea de visión clara, lo que puede resultar difícil en entornos urbanos o terrenos accidentados. Los métodos acústicos también se ven dificultados por los entornos ruidosos de los aeropuertos y drones cada vez más silenciosos.

Los métodos basados en radiofrecuencia (RF), como los localizadores direccionales, pueden no ser capaces de localizar y seguir al dron con el máximo grado de precisión.

"Cada vez está más claro que los entornos aeroportuarios sensibles son los que más se beneficiarían de una defensa segura e innovadora contra los drones deshonestos. La tecnología también debe ajustarse y evolucionar con las normativas actuales y estar preparada para el futuro, ya que las normativas evolucionan rápidamente para hacer frente a la amenaza reconocida" indicó Jeffrey Star.

Una solución ideal podría abarcar tanto la detección pasiva para aumentar el conocimiento de la situación del aeropuerto, como una ruta de migración para ampliarla con el tiempo e incluir también capacidades de mitigación completas, sencillas y sin fisuras, según lo permitan las políticas y normativas.

Una tecnología antidrones de nueva generación, la cibernética de radiofrecuencia, está mostrando resultados prometedores para los aeropuertos, tanto para la detección como para la mitigación.

Una solución de ciberdetección por radiofrecuencia facilita la agilidad, permitiendo al personal de seguridad del aeropuerto adaptarse rápidamente.

A diferencia de las tecnologías antidrones heredadas, la ciberdetección detecta y rastrea tanto los drones autorizados como las amenazas de drones no autorizados, proporcionando un conocimiento de la situación junto con un amplio conjunto de capacidades, incluido el rastreo de la ubicación del dron, la ubicación de origen y la ubicación del operador del dron, de forma precisa y en tiempo real.

El personal de seguridad del aeropuerto puede entonces elegir cómo utilizar la información para hacer frente al riesgo y lograr una continuidad operativa óptima.

Cuando lo permitan las normativas y políticas locales, y lo lleve a cabo el personal autorizado de la agencia de seguridad, pueden activarse las capacidades de mitigación de la toma de control cibernética por radiofrecuencia.

Detectar y, cuando esté permitido, mitigar la amenaza de los drones no tripulados de forma rápida y eficaz puede ayudar a mantener la seguridad de las operaciones aeroportuarias.

Un sistema de este tipo podría ejercer el control sobre los drones deshonestos y aterrizarlos de forma segura en una zona designada, según lo permitido por la normativa y realizado por el personal autorizado.

La seguridad, protección y continuidad de los aeropuertos se verían facilitadas al impedir que el piloto del dron recupere el control sobre el dron hostil o deshonesto, mitigando así la amenaza sin contratiempos.

Facebook comments