Pasar al contenido principal
21/07/2024

A 37 años del peor accidente de mexicana de aviación

Redacción A21 / Sábado, 1 Abril 2023 - 15:32

Por Antonio Pineda

Durante su existencia, Mexicana de Aviación tuvo un total de 24 accidentes. El 31 de marzo se cumplieron 37 años del más grave de todos ellos, el accidente del vuelo MXA-940 con destino a Puerto Vallarta cuyo destino final era la ciudad de Los Ángeles, California.
 
Eran la 08:40 a.m. cuando en aquel 31 de marzo de 1986, durante la era dorada de la aerolínea, el Capitán Carlos Guadarrama y su tripulación despegaban del AICM en el entonces moderno, potente y rapidísimo trirreactor flechado Boeing 727-264 matrícula XA-MEM, bautizado como “Veracruz”, cuando apenas a 38 minutos de vuelo una llanta del tren principal derecho explotó, ocasionando graves daños y desatando intempestivamente el caos abordo. 

La tripulación técnica trató infructuosamente de regresar en medio de la declarada emergencia al AICM, con posterior tentativa al aeropuerto de Toluca. Sin embargo, la estructura había sido dañada considerablemente por dicho percance por lo que el aparato entró fatalmente en franco desplome en las cercanías de Maravatío, Michoacán.
 
La primera autoridad en llegar fue precisamente el Comandante del Aeropuerto de Toluca (TLC), el Ing. Jesús Barrientos Peredo -de los pocos funcionarios honestos que ha aportado la entonces DGAC-. Poco trabajo le costó al helicóptero, el B-206 propiedad del Gobierno del Estado de México, ubicar el lugar del siniestro con el Comandante a bordo, pues el ELT del fatal avión ya estaba activado, lo que dio  franca referencia del lugar donde yacía y adonde arribó el helicóptero: El paraje denominado “La Mesa”, donde yacían los restos y víctimas fatales de la aeronave apenas minutos de suscitado el accidente. Barrientos coordinó las labores correspondientes, preservó toda escena en lo posible -disuadió de algún modo la rapiña iniciada por parte de algunos lugareños, según me comentó cuando fui su subalterno- y documentó ampliamente los lamentables hechos.
 
Durante mi paso por el área de la Comisión Dictaminadora de Accidentes e Incidentes de Aviación, de la entonces DGAC -dos años después del accidente aproximadamente-, tuve la oportunidad de escuchar el audio de la cabina de vuelo de la catástrofe durante algún análisis de éste. Tan solo puedo decir que es perturbador el caos recopilado.

Durante el análisis, la Comisión Dictaminadora de Accidentes de Aviacion pudo establecer que la aeronave había salido de un servicio de frenos, cuyo conjunto en el tren de aterrizaje derecho quedó  con mayor torque de las masas de lo debido -semi-frenado- situación de la que el Capitán Guadarrama se percató, según consta en el audio cuando le comentó a su copiloto este hecho, lo cual ocasionó que estas se calentaran considerablemente durante esa su última carrera de despegue. Esto provocó que  el fusible correspondiente fallara -este no se fusionó ante tal temperatura para liberar los gases como debió de hacerlo- por lo cual  la llanta contuvo gravemente el calientísimo aire, aunado al hecho de que ésta no fue inflada con nitrógeno –el nitrógeno es un gas muy estable en estos casos, no así el aire, pues  se expande demasiado, máxime aún con el incremento de altitud-.   La suma de estos factores negativos ocasionó la explosión de la llanta una vez retractada en su habitáculo, lo cual dañó  gravemente un fusible estructural (anillo) del fuselaje del avión.

Esto, aunado a la presión dinámica de vuelo –el avión voló maltrechamente por varios minutos más- ocasionó que el fuselaje  se fracturara fatalmente, lo que desencadenó finalmente el desplome pleno biseccionado de la aeronave, según lo describe el dictamen de la enunciada Comisión, firmado por quien fuera mi mentor en esa materia: Don Andrés Pérez Zentella (QEPD) un gran maestro único, todo un valuarte en esa materia, de reconocida trayectoria en esta área pericial dentro y fuera del país, quien por cierto no dejó escuela alguna de su gran capacidad, lamentablemente.
 
Por desgracia, no hubo sobreviviente alguno de los 158 pasajeros ni de sus 8 tripulantes, a quienes recordamos respetuosamente. Ellos eran:
 
Tripulación Técnica:
1.- Cap. Carlos Guadarrama Sixtos.
2.- P.O Pillip Piaget
3.- S.O. Carlos Peñasco
 
Tripulación de Servicio:
 
4.- María Esther Guadaña Macías 
5.- María Emilia Bourlon Cuéllar
6.- Ana Leticia Pérez
7.- Rafael Mujica Escobar
8.- Ricardo Zuñiga

“Los  artículos firmados  son  responsabilidad  exclusiva  de  sus  autores  y  pueden  o  no reflejar  el  criterio  de  A21”

arpineda65gmail.com

Facebook comments