Pasar al contenido principal
19/12/2018

Sí consultamos al sector sobre tarifas, revira CRE

Francisco Pazos / Martes, 28 Agosto 2018 - 16:49

La Comisión Reguladora de Energía (CRE) aseguró que el proceso para la definición de las tarifas de almacenamiento de turbosina fue abierto y consideró la postura del sector aéreo nacional e internacional.

A través de un comunicado, la CRE apuntó que las tarifas máximas para este servicio, autorizadas en las 60 estaciones de suministro de Aeropuertos y Servicios Auxiliares (ASA), son en promedio 52% más bajas en comparación con las que se cobran en aeropuertos de Europa, Estados Unidos y América del Sur.

El regulador enfatizó que las tarifas consideran “costos eficientes para la industria aérea”, y reiteró que en el proceso para su definición fueron consultados representantes de la Asociación de Transporte Aéreo Internacional (IATA), la Asociación Latinoamericana y del Caribe de Transporte Aéreo (ALTA), la Cámara Nacional de Aerotransportes (Canaero), ASA, grupos aeroportuarios y comercializadores.

El 24 de agosto pasado, IATA, ALTA y Canaero difundieron una carta en la que señalaron que las nuevas tarifas para el almacenamiento de turbosina se traducirán en un incremento de 750 millones de pesos anuales en los costos para las aerolíneas.

Denunciaron que el análisis para la definición de las nuevas tarifas era incompleto y no reflejó los apuntes que la industria aérea nacional e internacional hizo al respecto pues, “las tarifas finales son significativamente más altas que las propuestas”.

Explican metodología

El 16 de agosto pasado, la CRE dio a conocer las nuevas tarifas para el servicio de almacenamiento de combustibles que ASA cobrará a terceros por el uso de sus instalaciones en 60 estaciones distribuidas en toda la red aeroportuaria del país.

Y ayer, el regulador detalló la metodología que usó para la integración de la tarifa, misma que, a diferencia de lo ejercido hasta hoy por ASA, separa el costo del almacenamiento del de suministro directo al ala del avión (into-plane).

De acuerdo con el análisis hecho por el organismo federal, ASA perdía alrededor de 656 millones 900 mil pesos al dejar de cobrar el into-plane (con base en información de 2016).

Asimismo, la metodología arrojó que el costo promedio ponderado de la tarifa máxima aprobada por ASA será de 0.150 pesos por litro, comparado con el promedio internacional fijado en 0.312 pesos por litro, según estimaciones de IATA.

turbosina

Gráfico: CRE

Este monto, señaló la CRE, es menor que el que se cobra en los aeropuertos de Washington-Dulles, San Diego y Seattle (EU), así como en los de Cali, Lima, Madrid y Zúrich.  

A21 solicitó información a IATA y Canaero en relación a la postura de la CRE; sin embargo, hasta esta publicación no se había obtenido una respuesta.

Facebook comments