Pasar al contenido principal
21/10/2018

Cómo la tecnología hace los vuelos más directos y eficientes

Daniel Garfias / Jueves, 30 Noviembre 2017 - 16:31
Nuevos radares, claves para mejorar uso y cuidado del espacio aéreo

La aviación tradicional se lleva a cabo mediante rutas fijas que siguen los radiofaros en tierra: la aeronave viaja de radiofaro en radiofaro. El plan de vuelo no se establece en línea recta, sino a través de las aerovías. ¿Qué pasaría si la aviación cambiara de rumbo? De volar por aerovías a volar en línea recta.

De acuerdo con Enrique Castillo, director de ATM de Indra para las Américas, eso implicaría –en principio– ahorro de combustible. "Para el ahorro de combustible, las dos principales iniciativas son efectuar rutas más cortas y reducir los tiempos de espera", sintetizó.

Ahora mismo, gran parte de la industria insiste en aumentar la capacidad de un aeropuerto mediante la construcción de más pistas de rodaje, cuando un nuevo radar permitiría tener más flujo. Con la última tecnología, desarrollada por la compañía tecnológica europea, será posible incrementar la capacidad del espacio aéreo, pues reducirá la distancia entre las aeronaves, con lo cual más unidades podrán surcar los cielos.

La capacidad más significativa de la tecnología de vuelo es la planeación en 4D, que consiste en la utilización de datos de plan de vuelo, información meteorológica, de vigilancia y del desempeño de las aeronaves, combinadas con espacio aéreo y con el apoyo de las herramientas de monitoreo y planificación.

Indra instaló por primera vez este sistema de vuelos en 2009 en el Centro de Control del Espacio Aéreo Superior de Maastricht, Holanda. Dos años después lo hizo en el centro de control de Karlsruhe, Alemania.

Visión global

Respecto a cómo mejorar el uso de los horarios de despegue y aterrizaje (slots) mediante la gestión del tráfico aéreo (ATM, por sus siglas en inglés), Castillo argumentó que lo más eficiente es una solución regional, no una solución de país, pues al considerar un solo territorio se penaliza al tráfico doméstico y, por si fuera poco, disminuye la capacidad que tienen los aeropuertos de reprogramar vuelos internacionales. "Por ende, cuanto más global sea la visión, hay mayor capacidad de que el flujo sea el óptimo", aseveró.

Cuestionado sobre la manera en la que se calcula la infraestructura de gestión del tráfico aéreo que necesita un país, el directivo de Indra dijo que hay un punto de partida básico: cuántos Flight Information Region (FIR) hay, porque cada uno equivale a un centro de control de aérea; en México hay cuatro. Dichos centros están asociados a aeródromos con mucho tráfico, donde se pone un departamento específico para administrar sus partidas y llegadas.

En México los dos aeródromos que destacan por su gran cantidad de pasajeros que reciben son los internacionales de la Ciudad de México y de Cancún.

.

Cabe agregar que quizá en el futuro desaparezcan de manera paulatina las torres de control de terminales sin mucho tráfico, ya que sus operaciones se organizarán de manera remota.

Facebook comments