Pasar al contenido principal
19/08/2018

Estudio en Santiago de Chile definirá la concesión aeroportuaria del futuro

Francisco Pazos / Lunes, 4 Junio 2018 - 23:48

Foto: Gonzalo Baeza (CC BY 3.0)

La Asociación de Transporte Aéreo Internacional (IATA) evaluará el modelo de concesión del Aeropuerto Internacional de Santiago de Chile para identificar las mejores prácticas y replicarlas como estándares globales en otras terminales, como el Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (NAICM).

Los resultados serán presentados a los gobiernos nacionales para que, en coordinación con las aerolíneas, se defina un modelo corporativo que se ajuste a la realidad de cada aeropuerto, adelantó Peter Cerdá, vicepresidente para América Latina de la IATA.

“Hemos estado haciendo un estudio a nivel global y Chile va a ser el primer país en el que vamos a enfocarnos (...) lo que vamos a hacer es estudiar el contrato de concesión en temas de gobernanza, costos y operatividad”, detalló el ejecutivo, en entrevista con A21 desde la 74a. Asamblea General de al IATA celebrada en Sídney, Australia.

Refirió que el caso del aeropuerto Arturo Merino Benítez es paradigmático pues en 2015 se cerró un proceso de privatización, mismo que tres años después será evaluado a iniciativa del propio gobierno chileno ya que los beneficios no han sido los esperados.

Esto no necesariamente quiere decir que se va a cancelar o anular la concesión, lo que ahora vamos a ver es cómo podemos modificarla basados en los estudios que se van a realizar, para asegurarnos que tenemos la concesión más óptima, más sana y con un contrato que tenga unas condiciones más razonables de las que tenemos ahora”, acotó.

 

México, posible conejillo de Indias

En México, el Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México (GACM) no ha descartado la posibilidad financiera y jurídica de que el NAICM se concesione a un privado. Sin embargo, se ha pronunciado porque este proceso se analice una vez que la terminal sea construida.

De visita en México el 15 de mayo pasado, Cerdá señaló al respecto que, antes de pensar en una concesión para el NAICM, la obra debe concluirse y, posteriormente, analizar cuál es el modelo que resulte más conveniente, basado en estándares internacionales de transparencia y participación de la industria.

Así, en caso de que el gobierno mexicano determine que el NAICM deba entrar en un proceso de concesión, los resultados que IATA obtenga de la evaluación a la concesión del aeropuerto de la capital chilena podrían dar la pauta: 

“Si eso va bien, el modelo que estemos utilizando en Chile lo vamos a utilizar en otros mercados en la región (...) sobre la concesión o privatización (del NAICM), cuando el gobierno mexicano esté listo para llevar a cabo una privatización, utilizaremos lo que hicimos en Chile o lo que se haga en un marco global para que en México se haga de una mejor manera”, indicó el vicepresidente de IATA para América Latina.

 

Corporatización en tres pasos

Para llevar a cabo esta asesoría, la IATA desarrolló Airport Ownership and Regulation, documento elaborado en colaboración con la consultora Deloitte y que busca posicionar como un manual para el diseño de los diferentes niveles de participación estatal en las concesión de terminales aéreas.

La guía resultó de una necesidad que la IATA detectó sobre el desafío que enfrentan los gobiernos para financiar el crecimiento de su infraestructura aeroportuaria actual y futura, frente al fenómenos del crecimiento de la demanda y conectividad mundial.

"Es necesario garantizar que los objetivos estratégicos se evalúen adecuadamente y analizar bien los beneficios y riesgos de los diferentes sistemas de propiedad y modelos operacionales de los aeropuertos", comentó Dorian Reece, responsable de Global Airport en Deloitte.

El documento consta de tres ejes: el análisis de los distintos modelos de privatización, sean públicos, mixtos o de participación mayoritariamente privada; las mejores prácticas en un proceso de privatización: más transparente y competitivo; y la regulación de los aeropuerto privados, principalmente la económica que evite abusos del mercado y garantice eficiencia y calidad del servicio.

Facebook comments