Pasar al contenido principal
26/05/2020

El MAX dice adiós... ¿hasta cuándo?

Rosario Avilés / Jueves, 19 Diciembre 2019 - 21:02

Debió ser una decisión muy difícil, pero ciertamente era lo más racional y práctico que podía hacer. Ayer, la Boeing Co. con sede en Seattle, Washington, anunció que su modelo B-737 MAX dejará de fabricarse, al menos por ahora. Atrás quedaron los planes de retomar el vuelo a fines de diciembre y sin duda que lo anunciado implica que la reestructura de este avión será mucho más profunda de lo que en principio parecía.

Fue el 29 de octubre del año pasado cuando el vuelo 610 de Lion Air tuvo el primer gran accidente a bordo del nuevo y flamante B-737 MAX. Después, en abril de 2019, este mismo año, vendría el segundo, cuando el vuelo 302 de Ethiopian Airlines se desplomó en otro evento tan similar que inmediatamente encendió las alarmas en todo el mundo y acto seguido, vino la puesta en tierra de las casi 300 aeronaves en posesión de diversas aerolíneas, 100 de ellas en territorio chino, donde esa autoridad aeronáutica determinó cesar las operaciones, decisión que fue secundada por las diversas autoridades aeronáuticas.

En principio, parecía que el asunto podría solventarse en unos meses. Tan es así que Boeing siguió fabricando sus MAX durante todos estos meses y totalizó 322 aeronaves más hasta que el día de ayer decidió parar. Es interesante que justo hace una semana, durante la reunión de medios de la Asociación de Transporte Aéreo Internacional (IATA), esta organización estimó que el regreso del MAX estaría cerca, aunque eludió dar una fecha específica.

Los saldos económicos son enormes. Para empezar, las ganancias de la aerolínea se desplomaron un 53% y hasta hace unos días los pagos por demandas y reaseguros se estimaban en más de 9,000 millones de dólares. Las pérdidas para las aerolíneas que utilizan este avión y que apostaron por esta nueva tecnología son aún incuantificables. Sólo Southwest calcula que ha perdido 435 millones de dólares por la cancelación de 175 vuelos semanales y para no ir lejos, Aeroméxico estima que perdió un 7% del mercado debido a que ha tenido que mantener sus 12 aviones en tierra y además no tiene para cuándo recibir los que ya debían estar volando.

¿Cuáles son las principales lecciones del affaire MAX? Entre lo importante, sin duda, está  que las innovaciones en materia de aviación deben darse con períodos de planeación muy cuidadosa, que incluya desde la inclusión detallada de las nuevas características en los manuales de operación; adiestramientos intensivos y minuciosos;  una campaña de sensibilización de tripulantes y personal técnico de aerolíneas y empresas de capacitación; insistencia en programas de seguridad operacional más escrupulosos, y una mayor cercanía con los medios de comunicación, tanto tradicionales como los nuevos medios y redes sociales.

Pero tal vez lo esencial es que la prisa por sacar un nuevo modelo no debe ganarle al rigor técnico y las pruebas a las que debe someterse una innovación tecnológica por parte de las autoridades deben ser tan exhaustivas como para crear un nuevo modelo. Ojalá Boeing logre salir fortalecida de esta enorme prueba.

 

Lo oí en 123.45: Además, se debe investigar y hacer justicia en el caso de Mexicana de Aviación: anular las irregularidades, castigar a los responsables y resarcirle a los trabajadores su patrimonio.

 

raviles­_2@prodigy.net.mx
raviles0829@gmail.com
Twitter: @charoaviles

Facebook comments