Pasar al contenido principal
24/06/2018

¿Nueva Ley de Aviación Civil...en serio?

Francisco M. M… / Jueves, 6 Julio 2017 - 10:05

No voy a profundizar mucho sobre las nuevas reglas establecidas en la nueva ley de aviación civil, pero ha quedado claro que son reglas pensadas por personas que no conocen sobre el tema. Esta es una ley confusa expedida a destiempo, aprobada y publicada apresuradamente, como ya es de costumbre y con las consecuencias predecibles que ya se están permeando.

Para expedir leyes y reglamentos en los países del primer mundo, primero se abordan las necesidades y después se invitan a los profesionales o agentes involucrados para que brinden sus valiosas y expertas opiniones. Después de tener la información necesaria, se analizan las consecuencias, se miden los posibles impactos de dichas medidas, se llega a consensos y es entonces cuando se toman las decisiones finales para convertirlas en leyes y reglamentos.

Lo que está sucediendo en México con la aplicación de los cambios a la Ley de Aviación Civil está afectando no sólo a nuestras empresas aéreas y a los pasajeros, que ya empiezan a inundar de quejas a la Procuraduría Federal del Consumidor (PROFECO), sino también a aerolíneas extranjeras que ya están tomando medidas de protección. Parece ser que el panorama se va a complicar mucho más. Estoy seguro de que vamos ver en el futuro inmediato un mar de quejas, demandas, amparos y juicios al por mayores iniciadas por todas las partes.

Por un lado, no es un secreto que los abusos están a la orden del día y que las aerolíneas presumen sus bajas tarifas de viaje, pero esconden (o al menos pretenden hacerlo) otros costos que al final terminan afectando la bolsa de los consumidores, como la cuota de documentación de la primera maleta. Por otra parte, hay que decir que los consumidores también abusan y exigen beneficios que no necesariamente deben de recibir, incluyendo boletos, hoteles y alimentos gratis como compensaciones por demoras atribuidas por cualquier causa.

Es necesario establecer un equilibrio en la industria aérea. No se deberían poner obstáculos que comprometan la salud de la economía y el crecimiento de las aerolíneas. Desde luego, también se deben cuidar los derechos de los pasajeros, pero siempre anteponiendo la seguridad, el confort y respeto, de acuerdo con las circunstancias de los horarios de operación a lo que pudieran ser solo decisiones con fuerte tufo político, que al final solo van a provocar mayores problemas internos a la industria aérea de México. De igual forma, habrá ramificaciones negativas en las relaciones con aerolíneas foráneas que buscan ingresar al mercado México y se quebrantaran tratados internacionales del sector aéreo.

De entrada, no podemos pensar que, ante esta nueva ley de Aviación civil, los consumidores se inhibirán de ir en contra de las aerolíneas por cualquier mínimo detalle. Pensar que las aerolíneas nacionales y extranjeras van a pagar multas de millones de pesos constantemente podrá afectar sus estados financieros.

Facebook comments