Pasar al contenido principal
20/09/2019

Cuba señala fallas en capacitación y mantenimiento en accidente de Global Air

Anli Álvarez Ramirez / Miércoles, 11 Septiembre 2019 - 16:04
Encontraron inconsistencias en el entrenamiento de los pilotos; dificultó su capacidad para identificar y atender las fallas del avión

La Comisión Estatal de Investigación de Incidentes Graves o Accidentes de Aviación (CEIAA) de Cuba no pudo cerciorarse de que Global Air asumiera la responsabilidad de la instrucción de su personal y reportará adecuadamente el mantenimiento del Boeing 737-200, desplomado minutos después del despegue en el aeropuerto José Martí el pasado 18 de mayo de 2018 dejando 112 fallecidos y una sobreviviente, señaló el organismo en el dictamen final. La aerolínea mexicana operaba el vuelo, en arrendamiento húmedo, para la línea nacional de Cuba, Cubana de Aviación. 

La causa probable del accidente se enunció como un “desplome de la aeronave, como consecuencia de su entrada en posiciones anormales inmediatamente después de la separación del tren de aterrizaje de la superficie de la pista durante el despegue, que condujeron a la pérdida de control de la misma debido a una cadena de errores, con preponderancia en el factor humano”

Es decir, se presentaron desajustes respecto al peso y balance del vehículo dado que la distribución de la carga, equipaje y peso del combustible, lo que modificó el peso total del avión al momento del despegue, desestabilizando su centro de gravedad. 

No obstante, la CEIAA expresó que se encontraron inconsistencias en el entrenamiento de los pilotos, lo cual dificultó su capacidad para identificar el problema y recuperar el control de la aeronave. 

Además, “la aerolínea y su organización de mantenimiento presenta brechas a partir de algunos problemas identificados durante el análisis, y que demuestran fallas en las buenas prácticas para ejecutar el mantenimiento” señaló expresamente la comisión de Cuba. 

Sin embargo, entre el 2 y 3 de abril de este año, la CEIAA se reunión con miembros de la Oficina Nacional de Seguridad del Transporte (NTSB) y la Administración Federal de Aviación (FAA) de Estados Unidos y concluyó que no se habían encontrado evidencias demostrables de fallas técnicas en la aeronave matrícula XA-UHZ de 38 años de edad. 

Otro aspecto de análisis fue la fatiga de la tripulación y el CEIAA cita textualmente que “en opinión de esta Comisión, el co-piloto no descansó lo suficiente y, aunque no se le relaciona directamente aplicable a esta investigación, la práctica continuada pudiera conllevar al surgimiento de futuros sucesos”.

Aunado a ello, la Comisión no encontró reportes en las bitácoras de mantenimiento con respecto al sistema de control de la aeronave. Dado este descubrimiento, la CEIAA recomendó que la Dirección General de Aeronáutica Civil (DGAC) de México tome las medidas apropiadas para garantizar el control y conservación de todos los registros de mantenimiento de sus aeronaves. 

Asimismo, y como recomendación principal, se estableció la necesidad de que México refuerce la aplicación del Anexo 6 de la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI), referente a la verificación de la competencia de los pilotos y lleve a cabo programas de instrucción para los miembros de la tripulación de vuelo. 

Finalmente, se recomendó al Estado Mexicano garantizar que el mantenimiento que se ejecute a aeronaves bajo su supervisión, sea realizado solo por personal que se encuentre referenciado en el Manual de la Organización de Mantenimiento correspondiente. 

Facebook comments