Pasar al contenido principal
21/11/2018

Encuentran pieza del accidente de Los Rodeos... ¡41 años después!

Redacción A21 / Viernes, 24 Agosto 2018 - 15:32

Este jueves fue encontrada en La Laguna, ciudad-municipio en la isla de Tenerife, España, una pieza metálica perteneciente a uno de los dos aviones Boeing 747 que colisionaron en 1977 en el aeropuerto de Los Rodeos. Este es considerado el mayor accidente de la historia de la aviación civil al cobrar 583 víctimas.

Según un reporte de La Opinión de Tenerife, el pedazo de escombro fue hallado en una finca del Camino La Rúa. Asimismo, se presume que éste vestigio formaba parte del contrapeso de una de las aeronaves, según confirmaron fuentes oficiales a dicho medio.

Se señaló también que la distancia entre el punto donde se produjo el accidente –la pista del aeropuerto– y el lugar donde se halló la pieza comprende más de cuatro kilómetros.

Una vez que el duelo de la finca alertó a las autoridades, inmediatamente se aplicaron los protocolos establecidos tanto en el Plan de Atención de Emergencias por Riesgo Radiológico como por el Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) español.

Como medida de precaución, se evacuó la vivienda aledaña al lugar del hallazgo.

Por su parte, elementos policiacos que acudieron para acordonar la zona, realizaron una primera medición de emisiones radiológicas, misma que resultó positiva aunque con valores mínimos.

Durante la mañana de hoy viernes, un técnico de la Consejería de Industria del Gobierno de Canarias (autorizado por el CSN) acudió al lugar, hizo una valoración de la pieza y determinó el origen de la misma. También corroboró la presencia de uranio empobrecido, un material que anteriormente se utilizaba en la fabricación de aeronaves.

Finalmente, se descartó que la pieza pudiera provocar algún riesgo a la población.

En 2017, El País describió el accidente de Los Rodeos con esta frase: “Una cadena de errores, fallos técnicos, decisiones humanas equivocadas, condiciones meteorológicas adversas e incluso un atentado terrorista se concatenaron para acabar en el brutal choque de un avión de la línea holandesa KLM, a punto de despegar con los depósitos repletos de combustible, y de otro de PanAm 1736, que rodaba plácidamente por las pistas para dar el salto a Gran Canaria”.

Facebook comments