Pasar al contenido principal
26/02/2020

TLCAN y elecciones ponen en ‘pausa' al sector aeronáutico en 2018

Redacción A21 / Lunes, 19 Febrero 2018 - 09:35
El sector crecerá hasta 8%, señala director de FEMIA

Por Francisco Pazos

El sector aeronáutico deberá producir en los próximos 20 años más de 42 mil aviones de pasajeros para satisfacer a un mercado en franco crecimiento. La cifra representa el 50 por ciento de la flota que actualmente vuela alrededor del mundo.

El mercado nacional, con indicadores de crecimiento que en 2016 alcanzaron una tasa anual de 15.3%, tendrá que ser estratégico para solventar esa demanda mundial, considera Luis Lizcano, director general de la Federación Mexicana de la Industria Aeroespacial (FEMIA).

Es un reto importante para la industria a nivel global. México tiene ahí una posibilidad de colaborar y participar en ese crecimiento”, destacó Lizcano en entrevista con A21.

Para el director del FEMIA, el panorama es optimista. Sin embargo, antes de pensar en cómo el mercado nacional afrontará el futuro, la industria debe superar la “pausa” que el entorno internacional le impuso.

Lizcano explicó que el sector aeroespacial nacional registró un impasse durante 2017 que desaceleró el crecimiento anual estimado, el cual no superará 8 por ciento. En caso de que la cifra se confirme en los reportes oficiales de finales marzo próximo, la reducción de la velocidad sería de prácticamente la mitad de lo alcanzado en el año previo.

Sin embargo, el director de FEMIA rechazó que esto signifique un decrecimiento para la industria nacional, pues aún mantiene un ritmo positivo, lo suficientemente sólido, para mantenerse dentro del crecimiento a nivel internacional.

Nosotros vemos que la industria sigue avanzando en términos importantes, no sólo en términos de exportación, sino en términos de valor agregado y de saldo en la balanza comercial”, destacó Lizcano.

A mediados de marzo del año pasado, A21 informó que al cierre del primer trimestre de 2017, las exportaciones tuvieron un saldo de 7 mil 164 millones de dólares, con un incremento de 7.2 por ciento, respecto al mismo periodo de 2015, de acurdo con información de la FEMIA. La cifra ubica al mercado nacional en el sitio 12 a nivel mundial entre las naciones productoras aeroespaciales.

La Federación espera que la tendencia positiva sobre el crecimiento del sector aeroespacial nacional continúe en 2018, aunque deberá arrancar en una posición menos favorable en comparación con la que tuvo al inicio de 2017, pues los inversionistas son cautelosos por la negociación del Tratado de Libre Comercio (TLCAN) y el proceso electoral de julio próximo.

Lizcano agregó que ante un escenario que marque un cambio radical a las condiciones actuales del mercado, el sector no sólo estaría preparado para soportar la imposición de tarifas arancelarias de hasta 2.5%, estimada para productos muy específicos, sino que prevería el apego a las reglas de la Organización Mundial de Comercio.

La amenaza de Trump

La potencial salida de Estados Unidos del TLCAN y el resultado electoral del 1 de julio próximo son factores que alimentarán durante 2018 la cautela de los inversionistas internacionales, frente al futuro de la industria nacional aeroespacial. Ambos hechos “amarran”, por el momento, la intensidad con la que el sector creció en los años previos.

La era de Donald Trump en la Casa Blanca, enfocada en el proteccionismo económico de Estados Unidos, mantiene prendidas las alertas en las empresas que en han invertido para el desarrollo de al menos cinco hubs aeroespaciales que crecen a ritmos acelerados en el territorio nacional.

Aunque el sector no ha sido tocado sensiblemente, las inversiones extranjeras son cautelosas frente a la inestabilidad de la administración Trump en cuanto a la dirección de sus decisiones, marcadas al ritmo del ánimo cambiante del presidente estadounidense.

Sin embargo, Lizcano aseguró que la confianza entre los participantes del sector se ha fortalecido luego de las últimas señales que las representaciones de los tres países enviaron al cierre de la sexta ronda de negociación, lo que motivó “un poco más de certidumbre, aunque no quiere decir que ya estemos del otro lado”, agregó.

“No esperamos que haya un impacto negativo en el sector. Esperemos que así sea. (…) A pesar de todo esto seguimos avanzando con tasas de crecimiento importantes”, consideró el director general del FEMIA.

El pulso del sector y de la Federación es concordante con lo que los mercados internacionales perciben para México. De acuerdo con un reporte liberado por la calificadora Fitch Ratings el 16 de febrero pasado, la economía nacional mostró durante 2017 signos de resiliencia macroeconómica frente a los embates externos, aunque la incertidumbre persiste.

De acuerdo con Fitch Ratings, México mantendrá durante 2018 un crecimiento moderado, apuntalado por los objetivos de consolidación fiscal, los cuales mostraron buenos resultados durante 2017. Sin embargo, la incertidumbre en el país se mantendrá por la renegociación del acuerdo comercial trilateral y por el resultado de la elección del verano próximo.

López Obrador, Anaya o Meade

La incertidumbre política nacional también es un factor que ha retenido el avance del sector aeroespacial, aunque ha sido bien manejado por la industria y parece una respuesta natural ante un posible cambio en la Presidencia de la República, aseguró Luis Lizcano.

Hasta el momento, la FEMIA no ha tenido acercamientos con ninguno de los candidatos de las tres fuerzas políticas que contenderán por la sucesión presidencial, indicó su presidente, quien agregó que, por el momento, la Federación está enfocada en trabajar con las industrias participantes en fortalecerlo.

La estrategia, explicó, está basada en lograr que se consoliden los flujos de especialistas y técnicos para las industrias asentadas y para las que lleguen al país, así como en una mayor integración de la cadenas de suministro nacional.

“Si logramos preparar a nuestro sector nacional para desarrollar una cadena de proveeduría que sea sensible al sector, vamos a tener una ventaja importante. (…) el otro factor es sin duda que México tiene un capital humano importante”, resaltó Lizcano.

Aunque el sector nacional aportó al cierre del año pasado 57 mil empleos directos a nivel nacional, y con el quinto hub internacional ubicado en Querétaro, la industria mantiene retos para consolidar los centros estratégicos en Baja California, Sonora, Chihuahua y Nuevo León.

Facebook comments