Pasar al contenido principal
20/11/2019

Guerreros águila: guardianes de la patria

José Medina Go… / Lunes, 16 Septiembre 2019 - 20:46

Hoy es un día especial para nuestro país. Hoy celebramos el doscientos nueve aniversario del inicio de nuestra Independencia Nacional, más de dos siglos de conformación identitaria de nuestra Patria; dos centurias y casi una década de historia como nación autónoma, y creación de nuestro presente. Se dice fácil, de hecho hasta el número parece intrascendente. Pero todo lo que ha transpirado en nuestro territorio en estas dos centurias bajo el lábaro tricolor resulta en demasía siquiera para agruparlo en textos, libros y anecdotarios; tal es la causa por la cual hasta el día de hoy la producción histórica nacional no se ha detenido sino se ha incrementado.

Es también una fecha en la cual aquellos que han dedicado sus vidas al servicio de este país, su historia y tradiciones, sus habitantes presentes y futuros, así como de su patrimonio y porvenir, son honrados como leales garantes de nuestra soberanía y nuestros baluartes. En esta fecha no sólo recordamos aquella noche de 1810 en una población en su momento remota y relativamente aislada; también recordamos y honramos a aquellos hombres y mujeres que han otorgado sus vidas para que hoy tengamos un país el cual llamar nuestro. La gran mayoría de ellos han portado con honor y distinción el uniforme militar y naval, otros han luchado fuera de uniforme pero abrazando con sentido ahínco el águila devorando una serpiente sobre un nopal, y otros a lo largo de la historia han hecho de las armas nacionales su vida pese ha no haber tenido la fortuna de haber nacido en esta tierra. Sin embargo hay otros hombres y mujeres que debemos recordar el día de hoy, aquellos que se han hecho de los vivos morados y del azul celeste, de aquellos a quienes no podemos quitar la mirada del horizonte ni las alturas de su mente, consagrando su corazón y lealtad a esta tierra y el futuro que le aguarda.

Nuevamente es imperativo reconozcamos la valía, el coraje y la distinción de nuestros Guerreros Águila: los hombres y mujeres de la Fuerza Aérea Mexicana. Nuestro país fue uno de los primeros Estados que a principios del siglo pasado habían conformado una Fuerza Aérea como institución militar independiente, y fue uno de los primeros en desarrollar capacidades de reconocimiento, bombardeo y ataque aéreo. Por décadas nos mantuvimos como referente y punta de lanza en la innovación aeronáutica, y nuestra participación en la Segunda Guerra Mundial se destacó por la alta eficiencia de nuestra Fuerza Aérea Expedicionaria Mexicana en el Pacífico Sur. Pese a su desacelerado crecimiento en la segunda mitad de la centuria pasada, nuestra FAM sigue siendo reconocida a nivel internacional por su profesionalismo, entrega y compromiso con la excelencia. Nuestra FAM a inspirado a otras unidades aérea internacionales, así como ha sido testigo de honor en numerosos avances y proyectos transnacionales de innovación, desarrollo y gestión prospectiva con alcance global.

Nuestros Guerreros Águila no sólo han sentado un poderoso e irrefutable precedente a nivel global en el ámbito militar, pues muchos miembros de esta noble institución tras terminar su servicio a la Patria se han integrado a la aviación comercial nacional e internacional, sentando un claro estándar de excelencia y profesionalismo a toda prueba. Desde pilotos hasta meteorologistas, de controladores de vuelo hasta mecánicos de aviación, desde especialistas en electrónica hasta expertos en logística y abastecimientos, más allá de la FAM estos hombres y mujeres de han integrado a las flotas civiles nacionales e internacionales, muchos de ellos incentivando un mayor desarrollo y niveles desempeño en la industria nacional y transnacional. Llamativo es que muchos retirados de la FAM actualmente se desempeñan como personal altamente calificado en Asia-Pacífico, en Sudamérica e incluso Europa. Esto no sólo habla de la voluntad de desarrollo y proyección personal de estos aviadores mexicanos, sino también de su reputación demostrada, de su formación y de su alto valor agregado en el desempeño de sus funciones.

En el ámbito nacional de manera discreta pero profunda han apoyado día tras día al mantenimiento del Estado de Derecho, a la preservación de la Soberanía Nacional y han coadyuvado a la Defensa y la Seguridad Integral de México. Como parte de un conjunto de instituciones coordinadas, la Fuerza Aérea Mexicana conduce de manera permanente a la vigilancia de nuestro espacio aéreo, brinda apoyo a las operaciones militares, navales y civiles en tierra desde el aire, ha participado en labores de ejercicio de la normatividad y legislación mexicana en diversos ámbitos, así como ha apoyado directamente a la población civil en casos desastres naturales y otras tragedias. Sin la incesante y dedicada labor de la Fuerza Aérea difícil sería saber cuántos mexicanos no estarían vivos hoy en día. Su apoyo se extiende a otros países y nacionalidades donde nuestro México ha brindado apoyo, y actualmente constituye –a pesar de muchos- la primera y en ocasiones la última línea de la Defensa Nacional.

En fechas recientes hemos recibido poderosas y trágicas noticias en torno al marcado descenso en las operaciones de la FAM, así como de algunos cuestionamientos, escándalos y críticas debido a su bajo rendimiento operacional. Sin embargo, nada de ello oculta, minimiza o detrimenta el gran esfuerzo y compromiso que se lleva a cabo a nivel institucional y personal, ni la voluntad de continuar haciendo este país un entorno favorable y permisivo para futuras generaciones de mexicanos.

En unas cuantas horas del momento que se publique esta columna estaremos viendo el tradicional Desfile Militar conmemorando esta noble fecha. Lamentablemente este magno evento tendrá importantes cambios, y trágicamente el papel de nuestra Fuerza Aérea Mexicana no será tan notorio como en otras ocasiones. Sin embargo, esto no debe llevar a nuestro pueblo a olvidar a nuestros Guerreros Águila: solo debemos voltear nuestras miradas a las alturas y recordar que los veamos o no, estos hombres y mujeres dedican sus vidas a cuidar nuestros cielos con Honor, Valor y Lealtad.

A ellos nuestra gratitud y reconocimiento este 16 de Septiembre, y a todos nuestros compatriotas: ¡VIVA MÉXICO!

Facebook comments