Pasar al contenido principal
23/05/2024

Despuntará sector aéreo de China en el presente año: OAG

Redacción A21 / Jueves, 8 Febrero 2024 - 01:00
Los turistas emisores de este país son los que más gastan por ello habrá una feroz competencia en este mercado emisor

A nivel mundial, la capacidad de las aerolíneas ha vuelto a los niveles previos a la pandemia y aunque que en enero de 2024 estuvo ligeramente por debajo de los niveles de capacidad de 2019 (-0.8%), se espera que que al cierre del primer trimestre aumente un 10.2%, lo que representa un aumento del 2,1% respecto a 2019, respecto al mismo periodo del año pasado, afirmó Deirdre Fulton, analista de la consultora OAG.

Sin embargo, explicó que este repunte contradice la variación entre y dentro de las regiones.

En Asia todas las regiones alcanzaron y superaron la capacidad de 2019, excepto en el sudeste del continente. La capacidad de las aerolíneas internacionales en China ha tardado más que muchos otros mercados en recuperarse, incluido su propio mercado de viajes nacionales, que ha crecido un 17% en comparación con enero de 2019.

China sorprendió al mundo cuando anunció que reabriría sus fronteras el 8 de enero de 2023. Sin embargo, un año después, la capacidad internacional china todavía estaba un 30% por debajo de 2019 en el primer trimestre de 2024, e incluso una vez que se alcance ese nivel, habrá cuatro años de capacidad perdida y crecimiento de la demanda para recuperarse. 

Durante este período, la dinámica del mercado ha cambiado y los viajes chinos al exterior se ven afectados por diferentes factores de oferta y demanda.

La analista refirió que en 2020 viajaron 56 millones de pasajeros aéreos hacia/desde China en 2010, cifra que aumentó a 147 millones en 2019. De 2010 a 2019, esto representó aproximadamente 60 millones más de pasajeros entre China y el noreste de Asia, 19 millones más hacia/desde el Sudeste Asiático, 4 millones hacia/desde Europa, 3 millones hacia/desde América del Norte y el Pacífico suroeste.

“Los turistas emisores de China son los que más gastan de cualquier nacionalidad, con un gasto de 254,000 millones de dólares (mdd) en 2019; de esta cifra, 152 mil millones de dólares solo para el mercado de visitantes entre Estados Unidos y China. Como resultado, existe una feroz competencia en el mercado emisor chino”, afirmó la analista.

Desde 2010, los pasajeros internacionales habían aumentado a una tasa promedio del 11.2%, e incluso más rápido hacia algunos destinos del Sudeste Asiático: un 27% a Tailandia, un 37% a Vietnam y un 19% a Indonesia. 

Actualmente, menos del 10% de los ciudadanos chinos tienen pasaporte, pero en 2019 se emitían 10 millones de nuevos pasaportes anualmente, lo que sugiere una considerable demanda potencial sin explotar.

La autoridad de turismo de Tailandia registró 3.5 millones de turistas chinos en 2023, con 8.2 millones previstos para 2024; en 2019, la cifra fue de 11 millones.

Se espera que Camboya llegue a 700 mil turistas chinos en 2023, después de haber apuntado a 1 millón.

Australia tuvo 1.4 millones de visitantes chinos en 2019, y las estadísticas de enero a septiembre de 2023 informan poco menos de 0.5 millones.

Indonesia registró 570 mil  turistas chinos entre enero y septiembre de 2023, muy lejos de los 2.07 millones alcanzados en 2019. Las proyecciones para 2024 son volver a los niveles de 2019.

Se espera un crecimiento y una recuperación constantes en los mercados turísticos de China en Asia; sin embargo, los destinos turísticos del Sudeste Asiático tendrán que esforzarse mucho para diferenciar su oferta frente a una fuerte competencia. 

Como parte de su Visión 2030, Arabia Saudita también tiene como objetivo recibir 5 millones de turistas chinos para 2030, frente a 100 mil en 2023. 

La proporción de capacidad internacional hacia y desde China operada por transportistas chinos está aumentando, ahora un 63% frente al 47% en enero de 2023 y el 53% en enero de 2019. 

Para los 10 principales mercados emisores de China, todos los países han experimentado un aumento en la proporción de capacidad operada por transportistas domiciliados en China. Las tres principales aerolíneas: China Southern, China Eastern y Air China han aumentado su cuota internacional del 60% en 2019 al 64% actual. 

Pero ahora se enfrentan al desafío de satisfacer las crecientes demandas de capacidad tanto nacionales como internacionales.

La situación geopolítica en Ucrania sigue influyendo en el regreso de las aerolíneas europeas y norteamericanas al mercado chino. Prefieren permitir que sus socios de la alianza operen vuelos a China, en lugar de incurrir en el tiempo y el costo adicionales de volar alrededor del espacio aéreo ruso.

Algunos mercados europeos, aunque no todos, están experimentando un fuerte crecimiento de la capacidad aérea en China, en particular Italia, Turquía, el Reino Unido y España. 

También ha habido un fuerte crecimiento de la capacidad hacia Qatar, un mercado clave para conexiones a otros destinos, y hacia Arabia Saudita en Medio Oriente. Egipto y Sudáfrica también han experimentado un aumento de la capacidad de China en comparación con enero de 2019. 

Por el contrario, la capacidad hacia las Américas sigue siendo significativamente menor.

Si bien la capacidad ha regresado a los principales centros, todas las regiones han visto menos destinos internacionales atendidos desde la reapertura de las fronteras. Los servicios que ya no operan tienden a dirigirse a destinos secundarios y bien pueden haber sido una oportunidad para que los transportistas dejaran de prestar servicios no autorizados.

Al reconocer la necesidad de eliminar las barreras y facilitar la estimulación del mercado turístico, China tiene una mentalidad mucho más abierta a las visas. El régimen de visas está cambiando rápidamente: a finales de 2023, China anunció viajes sin visa a cinco países europeos y a Malasia durante un año. 

También se han tomado medidas para simplificar las visas de turista para los residentes estadounidenses que deseen viajar a este país. 

China y Singapur han iniciado conversaciones para implementar una política sin visas que probablemente entre en vigor a principios de 2024. Estos problemas recíprocos de visas significan que China nunca ha sido más accesible.

“Las próximas vacaciones del Año Nuevo Chino harán que los viajeros se escapen en mayor número que nunca; un descanso prolongado combinado con una nueva libertad de visa significa que nunca ha habido un mejor momento para viajar desde China. Observamos con interés qué destinos serán los más populares este año y deseamos felices fiestas a nuestros lectores en China”, concluyó Fulton.

 

Facebook comments