Pasar al contenido principal
09/12/2021

Financiamiento de Apollo, aún en el aire

Daniel Martíne… / Miércoles, 30 Diciembre 2020 - 14:23
Sin acuerdo con sindicatos, la capitalización de la aerolínea estaría en riesgo

El financiamiento por mil millones de dólares que Apollo Global Management otorgó a Grupo Aeroméxico como parte de su reorganización financiera bajo el Capítulo 11 está en riesgo, debido a que la aerolínea no ha llegado a un acuerdo con dos de sus cuatro sindicatos y tiene, como fecha límite, el 31 de diciembre, más ocho días hábiles posteriores. 

De acuerdo con diversos especialistas, la aerolínea está peligrosamente cerca de una situación de default en la que el préstamo de mil millones de dólares por parte de Apollo y otros 400 millones de dólares en bonos no asegurados con fecha de expiración en 2025, están en riesgo. 

Para tener acceso al resto del préstamo, Aeroméxico debe demostrar a Apollo que, antes del 31 de diciembre de 2020, se asentaron las modificaciones a los Contratos Colectivos de Trabajo en los cuales haya un ahorro laboral agregado, que sean vigentes por un mínimo de cuatro años y que los acuerdos de modificación fueran aprobados y ratificados tanto por sindicatos como por autoridades laborales. 

Después del 31 de diciembre, la aerolínea tiene un plazo adicional de diez días para complir lo estipulado; posterior a eso, Apollo se encontraría en libertad de rescindir su financiamiento. 

Sin embargo, Grupo Aeroméxico continúa en negociaciones tanto con la Asociación Sindical de Sobrecargos de Aviación de México (ASSA) como con la Asociación Sindical de Pilotos Aviadores de México (ASPA). Los pilotos se han mostrado contrarios a aceptar las condiciones señaladas por la aerolínea y están impulsando una contrapropuesta. 

“Esperamos concluir en los tiempos establecidos y en las condiciones necesarias las negociaciones con ASPA. Reconocemos el invaluable apoyo de nuestros sindicatos para que Aeroméxico se consolide en el futuro como la aerolínea líder en nuestro país”, señaló Andrés Conesa, director general de Grupo Aeroméxico en un comunicado. 

Lee más: Vota ASPA propuesta de apoyo para Aeroméxico

En caso de que esta propuesta sindical no sea admitida por la aerolínea, los pilotos estarían en su derecho de presentar un emplazamiento a huelga, lo que complicaría aún más la reorganización financiera de Aeroméxico bajo el Capítulo 11 de la Ley de Quiebras de Estados Unidos.

“Al presentar el emplazamiento, se deja de cumplir con las condiciones descritas en el contrato del crédito para recibir el resto del desembolso del préstamo, ya que una de las condiciones específicas es que a la hora del desembolso no exista huelga o amenaza de huelga”, señaló ASPA en un documento del que A21 tiene copia. 

Asimismo, el sindicato señaló que no hará más comentarios al respecto del tema hasta que tenga los resultados de la votación de su contrapropuesta, que se darían hoy después de las 18:00 horas. 

Adicionalmente, el emplazamiento a huelga generaría un vencimiento anticipado del préstamo ya desembolsado por 375 millones de dólares, correspondientes al Tramo 1 (por 200 millones de dólares) y el adelanto del Tramo 2 (por 175 millones de dólares). Por lo tanto, la aerolínea tendría que pagar ese monto más los intereses correspondientes antes de lo acordado.

“Lo cual sería terminar con el efectivo existente en la caja de la compañía y con el nivel de quema de efectivo actual, se terminaría en aproximadamente dos meses la poca liquidez que actualmente tiene Grupo Aeroméxico”, señaló ASPA. 

Asimismo, un default por falta de un acuerdo entre sindicatos y aerolínea permitiría a Apollo adueñarse de varias compañías y bienes que Grupo Aeroméxico enlistó como colaterales para acceder al financiamiento. Apollo, una empresa estadounidense que históricamente obtiene dividendos en las tormentas económicas no tiene nada que perder y, potencialmente, mucho que ganar. 

Lee más: Conoce a Apollo, la compañía detrás de Aeroméxico

En este sentido, analistas internacionales señalaron que lo más probable es que los pilotos cedan de último momento y aprueben las modificaciones impulsadas por Aeroméxico al Contrato Colectivo de Trabajo, debido a que saben que es la única forma en la que la aerolínea puede sobrevivir. 

ASPA parece estar de acuerdo con esta perspectiva. 

“Debe tomarse en cuenta que emplazar a huelga a las empresas en este momento sería fatal en su resultado, pues tendría como efecto seguro el cierre de éstas y puede tener otras repercusiones, ya que podría ser usado en contra de ASPA, generando temor, división e incertidumbre entre la planta. Por esta razón, se debe emplazar como último recurso defensivo, ya que hacerlo antes, no daría ventaja alguna y generaría muchos riesgos innecesarios”. 

El Capítulo 11 es un proceso de reorganización financiera en Estados Unidos que tiene un índice de éxito de entre el 15 y 20%, aunque este índice es un poco más alto cuando se trata de líneas aéreas, siempre y cuando cumplan cabalmente con los requisitos del financiador y se aplique correctamente el proceso de reestructura. 

Grupo Aeroméxico entró en Capítulo 11 el 30 de junio, como resultado de la crisis por la pandemia de covid-19. Hasta el momento, ha reducido su planta de pilotos, suspendiendo temporalmente a 260. Asimismo, ha despedido a 975 empleados no sindicalizados, a 855 de los sindicatos Independencia y STIA y a 766 sobrecargos, además de reducir su flota de aeronaves rescindiendo contratos de arrendamiento de 24 aeronaves. 

A21 contactó a ASSA sin que, al momento de la publicación de esta nota, obtuviera respuesta.

Facebook comments