Pasar al contenido principal
19/10/2020

Los estragos del COVID

Rosario Avilés / Jueves, 27 Agosto 2020 - 17:05

Desde que en marzo pasado se declararon cerrados los espacios aéreos, la industria del transporte aéreo ha sentido progresivamente el impacto del cierre de fronteras y con ello la restricción a la movilidad. Según la Asociación de Transporte Aéreo Internacional (IATA), marzo fue el mes más desastroso para la aviación.

Dede entonces, la demanda a nivel internacional ha llegado a caer más del 52%, comparado con el 2019: Una caída histórica. La carga, por su parte, se tornó mucho más saludable que los mercados de pasajeros. Ahí la demanda global registró una baja del 20% en comparación con el año anterior, pero un avance de 2.5 puntos porcentuales respecto a lo acumulado en mayo de este año.

Las señales siguen apuntando a que la recuperación será lenta y las implicaciones son significativas para todos. La baja en la demanda de tráfico influye considerablemente en el tamaño de la flota, lo que se traduce en menos operaciones para los talleres de mantenimiento, reparación y operaciones (MRO) a corto y mediano plazo.

De acuerdo con un estudio realizado por la consultora ICF, la pandemia por Covid-19 significa una reducción importante en el número de aerolíneas, el tamaño de sus flotas, las empresas arrendadoras y los MRO.

La simplificación en las flotas a nivel mundial inicia con el retiro inmediato de las aeronaves de mayor edad y capacidad, como los Boeing 747 o A380, las cuales no son rentables en las actuales circunstancias. 

Corsair, KLM, Qantas y Virgin Atlantic, entre otras, anunciaron los retiros inmediatos del B747. Otros aviones de fuselaje ancho, pero con dos motores, tampoco son inmunes. Los Boeing 767, así como los A330 y B777 más viejos, ya han salido de varias flotas. Las aerolíneas también han acelerado el retiro de aeronaves de fuselaje estrecho de generaciones anteriores. Air Canada, American Airlines, Austrian, Delta Air Lines y Singapore Airlines ya anunciaron los retiros de sus viejos A320ceo, 737 Classic y NG, 757, MD-80 y MD-90. 

Un interesante análisis que reporta ICF es que, en América Latina, el retiro de viejas aeronaves ha sido más moderado, esto se debe a que las líneas aéreas de América Latina y Norteamérica llevaron a cabo una serie de consolidaciones en sus flotas previo a la pandemia, que derivó en que sean aerolíneas más robustas y racionalizadas en este aspecto. Los fabricantes de equipos redujeron sus tasas de producción en alrededor del 30%, con respecto a los niveles de 2019. La pandemia ya ha causado estragos.

Sin embargo, en junio, a pesar de que el tráfico de pasajeros en América Latina cayó más del 90%, en los vuelos que sí operaron, hubo un factor de ocupación de poco más del 66%, lo cual es una clara señal de que hay demanda y es que la IATA tiene razón cuando dice que la industria aérea es una necesidad. 

Lo oí en 123.45: Se cumplen 10 años de que Mexicana de Aviación dejó de volar. De regalo, unos jueces cancelan las órdenes de aprehensión contra Gastón Azcárraga. ¿Qué se puede esperar para el futuro? Además, se debe investigar y hacer justicia en el caso de Mexicana de Aviación: anular las irregularidades, castigar a los responsables, resarcirle a los trabajadores su patrimonio y dejar de culparlos por el quebranto.

E-mail: raviles0829@gmail.com.

raviles­_2@prodigy.net.mx
raviles0829@gmail.com
@charoaviles

Facebook comments