Pasar al contenido principal
22/04/2018

Aeroméxico se despide de un grande: el Boeing 777-200

Juan A. José / Jueves, 1 Febrero 2018 - 12:47

En tiempos en los que los vuelos de gran recorrido de Aeroméxico eran operados exclusivamente con equipos Boeing 767´s y en el marco de una edición del Tianguis Turístico de Acapulco, tuve la oportunidad de conversar con el señor Francisco (Pancho) Contreras, a la sazón alto ejecutivo de dicha aerolínea, sobre la posibilidad de que incorporase el Boeing 777 a su flota, en especial tomando en cuenta que empresas con las que la mexicana tenía celebrados convenios de Código Compartido y otras con las que Aeroméxico competía, empleaban aeronaves mayores y muy posiblemente capaces de ofrecer una mejor experiencia de vuelo que los 767´s, caso de Air France con sus “triple sietes” o de Iberia con sus “cuarenta y sietes”. Contreras simple y sencillamente me dijo: “El 777 es demasiado grande y costoso para Aeroméxico”.

Evidentemente dejó de serlo, toda vez que para el año 2006 los Boeing 777-200ER en los colores de Aeroméxico comenzaron a hacer las delicias de los entusiastas del aerotransporte nacional, que dimos la bienvenida a la que hasta la fecha ha sido, por sus dimensiones y peso máximo de despegue, la aeronave comercial más grande jamás operada por una aerolínea mexicana, no así la que más pasajeros transporte, honor que se le otorga a los McDonnell Douglas DC-10-15 en los que Mexicana de Aviación sentaba hasta 315 favorecedores.

De esta manera, el 777 se sumó al DC-10 (series 15 y 30) y al 767 (series 200 y 300) como parte del historial de aeronaves de cabina ancha operadas por Aeroméxico, una lista que con orgullo hoy día incluye una nada despreciable flota de 16 “Dreamliners” Boeing 787´s (9 de su serie -8 y 7 de la versión -9) con los que ofrece un producto sumamente competitivo en los mercados que cubren.

A nadie sorprendió que el “triple siete” fuese destinado a la más importante ruta de largo alcance de Aeromexico: Madrid (Barajas/MAD), a la que también se fueron sumando otros destinos que lo recibieron de manera regular, como el caso de Paris (Charles de Gaulle/CDG), Tokio (Narita/NRT), Shanghai (Pudong/PVG) y Tijuana (Abelardo L. Rodríguez/TIJ) y claro está, la Ciudad de México (Benito Juárez/MEX), base de operaciones de los cuatro 777´s que han portado los colores de la que hoy día es considerada la aerolínea bandera de México. Menos frecuentes resultaron sus aterrizajes en aeropuertos como Nueva York (Kennedy/JFK), Cancún (Internacional/CUN), Monterrey (Mariano Escobedo/MTY) y Los Angeles (Internacional/LAX).

Tampoco para nadie era un secreto que, conforme se incorporasen 787´s a la flota, el futuro del 777 en Aeroméxico se iría complicando. Es así que poco a poco se le dejó de ver en Asia, luego en Europa y ahora se le está dejando de ver cada vez menos en los dos últimos destinos internacionales que ha venido atendiendo: San Paulo (Guarulhos/GRU) y por último Buenos Aires (Ezeiza/EZE), un proceso que debe culminar hacia el 25 de febrero, día en el que se tiene planeado salga de los itinerarios de nuestra principal aerolínea.

Si bien está siendo reemplazado por algo de lo mejor que ofrecen los fabricantes de aeronaves, lo cierto es que el retiro de este grande de la flota de Aeroméxico es histórico tanto para la aerolínea como para el aerotransporte mexicano y cierra un capítulo que nos costará trabajo olvidar a quienes de alguna manera seguimos la evolución de esta industria.

Facebook comments