Pasar al contenido principal
21/05/2018

Airbus y su "ala voladora"

Juan A. José / Miércoles, 6 Septiembre 2017 - 11:00

Antes de ir más adelante debo aclarar que no voy a comentar sobre algún nuevo diseño aeronáutico del fabricante europeo basado en el concepto de “ala voladora”, solución a la que algunos ingenieros han recurrido desde que nació la aviación para desarrollar diversas aeronaves principalmente bombarderos y que también ha sido considerado para atender los segmentos del aerotransporte civil de pasajeros y carga.

En esta oportunidad me voy a referir a otra “ala voladora”, que por cierto lleva casi 10 años en servicio comercial: El Airbus A380.

¿El Airbus A380 “Ala Voladora”? Si bien no lo es en el sentido estricto del concepto, por su tamaño en proporción al fuselaje, definitivamente al gigante de Toulouse lo debemos considerar de alguna manera como una. Desde cualquier ángulo que se le quiera ver, además de sus dos pisos, su largo o su peso, lo que más llama la atención en un A380 son sus masivas alas que con sus 845 metros cuadrados de área son las más grandes empleadas en una aeronave producida en serie hasta la fecha, superadas solamente por las del Antonov 225 con 905 metros y las del Hughes H-4 “Hércules” o “Sproose Goose” con 1,061 metros, modelos de los que solamente se ha producido un ejemplar. Comparativamente, el área alar del Boeing 747-8 es de 554 metros cuadrados, lo que nos indica que las alas del A380 cubren un espacio superior al 50% que las del mayor avión norteamericano.

¿Y por qué son tan grandes las alas del A380?

Al concebirlas se atendieron necesidades de contar una aeronave de gran capacidad, veloz, con buen desempeño en pistas, largo alcance de vuelo, capaz de operar sin problemas en los mismos aeropuertos empleados por el 747 y con operación económica, pero, ¡ojo!, escalable a versiones más grandes, atendiendo previsiones de ventas por parte del fabricante, que hay que decirlo, no se han cumplido, para lo cual se requirió precisamente de alas que permitiesen crecerlo sin grandes complicaciones técnicas.

¿Lo lograron? Eso es debatible; lo cierto es que muy “a la Airbus”, que baste decir, ha conservado el mismo diseño de alas en toda su familia de A320´s desde hace virtualmente treinta años con aeronaves que van desde el A318 de 68 toneladas de peso máximo de despegue hasta el A321 de 94 toneladas, la del A380 es un ala básica que podría ser empleada en versiones de más peso que la actual 800 y posiblemente única, para la cual, y ese es parte del problema, irónicamente, podría haber resultado sobrada, afectando la rentabilidad de las operaciones.

Y es que dada la débil demanda que el modelo tiene en el mercado, difícilmente se puede anticipar, por lo menos en el corto y mediano plazo, el desarrollo de una versión más grande y más congruente al diseño de sus planos sustentadores, que además, no solamente han sido una característica distintiva del avión, también han sido la fuente de algunos de sus mayores problemas técnicos, toda vez que algunos de los primeros ejemplares producidos evidenciaron grietas en sus ellas, forzando a costosas revisiones y modificaciones que impactaron no solamente al fabricante, sino a las aerolíneas que operaban las aeronaves involucradas que tuvieron sus aviones en tierra por largos períodos de tiempo.

De esta manera, las impresionantes alas del A380, más allá de ser una de sus principales características visuales dan mucho de qué hablar a los interesados en el tema del diseño aeronáutico.

Facebook comments