Pasar al contenido principal
24/09/2018

Robo de aeronaves por “no pilotos”: cinco casos

Redacción A21 / Viernes, 17 Agosto 2018 - 17:00

Hace una semana, el vuelo ilegal de una aeronave Q400 en el aeropuerto de Seattle-Tacoma provocó asombro en la comunidad aeronáutica mundial, principalmente debido a que el responsable –un agente de asistencia en tierra– pudo realizar todo el procedimiento para el despegue sin entrenamiento previo de piloto.

El empleado de la aerolínea Horizon Air (con autorización para estar en la rampa donde estaba estacionada la aeronave) logró remolcar 180 grados el equipo, encenderlo y rodarlo por la pista hasta despegar. Estos hechos despertaron la curiosidad de los expertos de Aviation Safety Network, quienes se dieron a la tarea de compilar una lista de casos específicos de aeronaves que fueron robadas por un civil. Aquí algunos de los más representativos:

25 de mayo de 2003

Un Boeing 727, matrícula N844AA, que perteneció a American Airlines y estaba siendo reparado por dos mecánicos para su venta, despegó sin autorización del aeropuerto angoleño de Luanda, tomó rumbo suroeste sobre el Atlántico y no se supo más de él. Hipótesis del caso señalan a los mecánicos como sospechosos y que la aeronave pudo haber caído sobre el océano o el desierto, lo que provocó su desaparición.

13 de julio de 1994
Un ingeniero de la Fuerza Aérea rusa se apoderó de un Antonov An-26 en la Base Aérea de Kubinka con el fin de suicidarse. Luego, mantuvo el avión dando vueltas en círculos hasta que se quedó sin combustible y se desplomó.

12 de noviembre de 1982
Un avión ejecutivo Cessna Citation fue robado por un mecánico en el aeropuerto de Wichita, en Kansas, Estados Unidos. Al elevarse, el ángulo de despegue fue demasiado alto, lo que provocó su desplome a 400 metros de la pista. El sujeto sobrevivió al impacto.

22 de agosto de 1979

Un turbohélice HS-748 de la línea aérea colombiana Satena fue robado por un mecánico que había sido despedido. Despegó del aeropuerto El Dorado de Bogotá y a los pocos minutos se estrelló. El responsable y dos personas en tierra murieron.

5 de abril de 1956
Un Douglas C-47 de la aerolínea brasileña Real Transportes Aéreos fue robado del aeropuerto paulista de Congonhas por un mecánico borracho que había sido despedido de la empresa. El avión se estrelló durante el despegue y el sujeto sobrevivió. 

¿Y las llaves?

Cabe señalar que los aviones no usan “llaves” para arrancar, a diferencia de un automóvil. Aún más sorprendente resultará saber cómo es que el empleado pudo siquiera encender los motores, dado que esto requiere de la activación secuenciada de varios interruptores y palancas, una operación muy compleja.

Asimismo, el proceso de verificación de seguridad en los aeropuertos tiene una estructura multi-nivel para evitar que personas ajenas a la operación puedan entrar a la cabina de un avión.

Facebook comments