Pasar al contenido principal
22/10/2021

Autonomía en drones, un futuro amplio

Luis Salazar Brehm / Jueves, 10 Junio 2021 - 22:14

La autonomía de vuelo para los aviones de combate es una de las características más importantes ya que repercute directamente en su alcance o radio de acción, de ahí que poseer la capacidad de reabastecimiento en vuelo de los cazas, multiplica sus capacidades tantas veces como se quiera hasta el límite humano del piloto.

En diciembre del 2020 Boeing y la Marina de los EU iniciaron los vuelo de prueba con el MQ-25, el primer prototipo de dron para reabastecimiento de combustible con lo que se hace posible que dentro de relativamente poco los humanos no tengan mucha participación en el reabastecimiento de combustible en el aire para, en primera instancia, abastecer a los McDonnell Douglas F/A-18 Hornet de la Marina de EU.

Finalmente esta semana se realizó el primer reabastecimiento de combustible por medio de un dron de acuerdo con información publicada por CNN (video).

La prueba se realizó desde el aeropuerto MidAmerica St. Louis en Mascoutah, Illinois, y la Marina junto con Boeing declararon que planean realizar pruebas en un portaaviones a finales de este año.

 La Marina de EU espera ordenar más de 70 drones MQ-25 que asumirán el papel de abastecedor de combustible aéreo y evitar que los pilotos humanos tengan que volar una misión rutinaria y, a menudo tediosa. Si bien eso podría generar menos pilotos en general, también podría ayudar a mantener a las personas fuera de peligro.

El F/A-18 Hornet  es un avión caza bimotor de cuarta generación de origen estadounidense con capacidad para ser embarcado en portaaviones. Fue desarrollado en los años 1970 por la compañía McDonnell Douglas (desde 1997 integrada en Boeing) a partir del prototipo Northrop YF-17 para la Armada de los Estados Unidos y el Cuerpo de Marines de los Estados Unidos. El Hornet también ha sido exportado a siete países para servir en sus fuerzas aéreas.

Este avión de combate combina capacidades de caza y ataque para atacar objetivos tanto aéreos como terrestres; de ahí su designación F/A, «F» de Fighter y «A» de Attack (en español: «caza» y «ataque»). Las principales misiones que puede desempeñar son: caza de escolta, defensa aérea, supresión de defensas aéreas enemigas, apoyo aéreo cercano y reconocimiento. Por su versatilidad y fiabilidad ha demostrado ser un valioso aparato, aun cuando había sido criticado por su falta de alcance, de ahí la importancia de reabastecerlo en el aire como sería el caso con el dron MQ-25.​

El F/A-18 se ha fabricado en cuatro versiones principales: primero los F/A-18A/B y posteriormente los mejorados F/A-18C/D. Las versiones A/C son monoplazas, mientras que las B/D son biplazas. Las versiones C/D del Hornet han servido como línea base de diseño para la creación del F/A-18E/F Super Hornet, una evolución más grande y avanzada. Comparado con el Hornet original, el Super Hornet es más grande, más pesado, con más alcance y dispone de más capacidad para armamento.

Facebook comments