Pasar al contenido principal
04/04/2020

AICM será el mayor rival de Santa Lucía y Toluca

Daniel Martíne… / Jueves, 20 Febrero 2020 - 20:22
El gobierno tiene dos retos: hacer sustentable los aeropuertos y atractivo para pasajeros y aerolíneas

Una vez que entre en funcionamiento el Sistema Aeroportuario Metropolitano (SAM), el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM) se convertiría en el principal rival de los aeropuertos de Toluca y Santa Lucía debido a la actual dinámica económica del transporte aéreo que hace que los grandes aeropuertos en grandes ciudades concentren cada vez más el tráfico y a la mayoría de las aerolíneas, señaló Juan Antonio José, especialista de la industria aérea.

“Hay que entender la dinámica económica del transporte aéreo y cómo se comporta la demanda. En el futuro, los aeropuertos de Santa Lucía y Toluca van a tener un gran competidor y éste se llama el Aeropuerto Benito Juárez, el AICM” indicó el especialista, en entrevista con A21.
 
El Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México (GACM), administrador de las tres terminales comerciales, tenga dos retos por delante: encontrar la forma de hacerlas sustentables económicamente para las aerolíneas, así como atractivas para los pasajeros.

“Para que al pasajero le sea atractiva Santa Lucía o Toluca necesita dos cosas: que el aeropuerto sea accesible y que las tarifas que las aerolíneas ofrezcan sean particularmente atractivas”, añadió.

Es decir: para que un pasajero decida viajar desde alguno de estos dos aeropuertos tendría que pagar una tarifa muy baja que le haga atractivo el transportarse hasta alguna de las dos terminales.

“El problema es que hoy en día las tarifas ya son tan bajas, los márgenes de rentabilidad y utilidad ya son tan bajos que no veo cómo puedan recortar aún más las tarifas, que de por sí ya son bajas en el AICM.” 

Por su parte, las aerolíneas necesitan rentabilidad. Es decir, que además de que exista una operación con costos bajos, debe existir demanda en el aeropuerto, “que haya suficientes pasajeros que quieran viajar con la línea aérea en ese aeropuerto y con las tarifas que ofrece”. 

Además, hay otro reto: minimizar la necesidad de que los pasajeros se tengan que trasladar de un aeropuerto a otro para conectar. 

Por ejemplo, aeropuertos como Gatwick en Londres u Orly en París están muriendo, porque los grandes hubs como Heathrow y el Charles de Gaulle atraen la mayor cantidad del tráfico de pasajeros, añadió.

El NAIM ofrecía soluciones

El Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM), que se construía en Texcoco ofrecía una solución a estos problemas que ahora enfrentaría el Sistema Aeroportuario Metropolitano. 

Esto debido a que una vez que se inaugurara el NAIM, el AICM cerraría sus puertas, por lo que no tendría competencia de ningún tipo. 

“Además el NAIM iba a incentivar Toluca, porque el Nuevo Aeropuerto estaba todavía más lejos que el AICM y muchos pasajeros provenientes de la zona poniente, por ejemplo de Santa Fe, habrían optado por mejor viajar a Toluca para tomar un vuelo antes que ir a Texcoco” puntualizó el especialista. 

Aún está por verse si las low-cost saldrán del AICM

Para el especialista, es difícil ver que las low-cost dejen de operar en el AICM. Esto, con referencia a lo señalado por Rodrigo Vásquez Colmenares, titular de la Agencia Federal de Aviación Civil, que indicó que el AICM, por sus características y costos, llevaría a que las aerolíneas low-cost salgan, mientras que se mantengan las legacy. Además, Juan Antonio José indicó que cada vez es más complicado definir qué es una aerolínea de bajo costo a nivel mundial. 

“Las aerolíneas tradicionales, con tal de poder competir con las low-cost, están tratando de imitar el modelo. En lugar de atender su segmento de la demanda, le quieren competir al tú por tú a las líneas de bajo costo”, indicó. 

Sin embargo, para que este modelo de bajo costo pueda funcionar, requiere de una alta eficiencia operativa en todos los niveles, incluido el de la infraestructura aeroportuaria.

Como señaló Gerardo Carrasco, abogado que estaba al frente del colecitvo #NoMásDerroches que buscó detener la construcción del aeropuerto de Santa Lucía durante 2019, “el precio que ofrecen las low-cost es muy parecido al de empresas como Aeroméxico. A esa cotización, súmale dos mil pesos de traslado ida y vuelta a Santa Lucía”. 

“Aunque la operación la regalen, ni las low-cost querrán realizar operaciones en Santa Lucía o volver a Toluca. No salen los números” añadió Carrasco. 

Juan Antonio José coincidió. “Para atraer tráfico, los aeropuertos necesitarán tener muy buenas tarifas. Para esto, ¿no van a cobrar la TUA? ¿no van a cobrar por usar mostradores, plataformas, etcétera? ¿se los darán gratis a las aerolíneas?”, cuestionó. 

La solución podría estar en China

El gobierno chino implementó una estrategia para impulsar el tráfico en los dos aeropuertos principales de Pekín una vez que se inauguró, recién el año pasado, el Aeropuerto Internacional Pekín-Daxing.

“La solución que encontraron en Pekín es que trasladaron al nuevo aeropuerto a líneas aéreas que tienen códigos compartidos o alianzas”. 

Es decir, en el Pekín-Daxing actualmente están operando las aerolíneas de la alianza SkyTeam, misma a la que pertenece Aeroméxico, como China Southern Airlines, Air France, KLM y más. De esta forma, se disminuye la posibilidad de que los pasajeros tengan que cambiar de aeropuerto para tomar algún vuelo de conexión. 

“Si yo vengo de Frankfurt en Alemania y quiero ir a Acapulco, lo que menos quiero es tener que cambiar de aeropuertos. Es decir, si llego al AICM, quiero salir de ahí a mi destino final, Acapulco” indicó el especialista. 

Además, están las cuestiones técnicas como la altura del aeropuerto de Toluca y la negativa ya expresada por los directivos de varias aerolíneas, entre ellas Aeroméxico, para operar en cualquier otro aeropuerto que no sea el AICM.

Facebook comments