Pasar al contenido principal
18/05/2022

Aviones a la caza de los huracanes

Daniel Martínez / Sábado, 23 Abril 2016 - 09:34
Miden la velocidad, la temperatura, la dirección y la fuerza de los ciclones

Las hélices comienzan a rotar y el avión atraviesa la pista de despegue. La aeronave es un Lockheed WC-130J, mejor conocido como tipo Hércules, y tiene un objetivo: adentrarse en los huracanes para estudiarlos y conocer su tamaño, fuerza y dirección.

Durante la semana pasada, este cazahuracanes estadounidense –que forma parte de las reservas de la Fuerza Aérea de aquel país– visitó San José del Cabo, en Baja California, en un viaje previo a la temporada de ciclones tropicales que comienza a finales de mayo.

Esta visita fue parte de las actividades de preparación al público, previo a la época de huracanes, que emprenden los gobiernos de México, Estados Unidos y países de Centro América y el Caribe, y tenía como objetivo que la gente conociera este tipo de aeronave, tanto por fuera, como por dentro.

El avión Hércules también visitó otras localidades como Puerto Vallarta, Tegucigalpa (en Honduras,), Tórtola (en las islas Vírgenes Británicas, en el Caribe) y Ponce, en Puerto Rico. Pero también existe otro avión, un Orion WP3 que cuenta con equipo más científico y complementa la labor del Lockheed.

La misión de los aviones cazahuracanes es confirmar el inicio de una circulación bien definida y, en vuelos posteriores, determinar la estructura interna que se puede clasificar como depresión tropical, tormenta tropical o huracán, dependiendo de la velocidad máxima del evento, dijo en un comunicado de prensa la agencia de noticias del Conacyt.

Por su parte, el doctor Luis Manuel Farfán Molina, investigador del CICESE en la Unidad La Paz, de Baja California Sur, indicó que la tarea del segundo avión –que no visitó San José del Cabo– es conocer el interior de la tormenta eléctrica: medir la velocidad de los vientos y la temperatura al interior, para así comprender mejor ante qué se enfrenta.

Entrar a los huracanes mientras estos avanzan por el océano “es la mejor manera de conocer la intensidad y el tamaño de estos”, dijo el doctor Farfán.

Estos dos aviones –ambos construidos en la década de los 70– ambos son de turbohélice y son tripulados por pilotos del ejército estadounidense. En el Orion WP3 viajan cerca de 15 personas, entre personal de la aeronave y científicos y toda la información que recopilan es utilizada para identificar patrones de estructura en los ciclones, como la formación, la intensificación, disipación y el impacto en tierra.

Especial
Si

Facebook comments