Pasar al contenido principal
25/06/2022

Escuelas de vuelo

Francisco M. M… / Miércoles, 6 Marzo 2019 - 21:02

Uno de los mayores problemas que estamos viviendo en la actualidad es la falta de escuelas de aviación con una visión de trabajo diferente y una instrucción profesional realizada por profesionales.

En México, tenemos muchas escuelas, desafortunadamente no pocas de ella son escuelas de vuelo patito que apenas cumplen (si es que, en efecto, cumplen) con los requisitos mínimos establecidos por las autoridades aeronáuticas para la instrucción de pilotos.

En la mayoría de las escuelas lo que más falta es la experiencia en las distintas áreas de instrucción. Por otra parte, como ya hemos visto con los numerosos accidentes y víctimas, son evidentes los problemas de mantenimiento dentro de sus flotas.

Esto último ha sido el talón de aquiles en nuestro sistema de instrucción de vuelo y hasta hoy no ha habido una sola autoridad que ponga en orden, modernice y aplique los reglamentos de forma puntual, dejando de lado cualquier caso de corrupción que, por cierto, viene de las propias autoridades de la DGAC.

Sin generalizar, las escuelas de vuelo en México se han convertido en un negocio para atraer jóvenes que tienen en mente convertirse en pilotos aviadores. Se los atrae con una oferta de instrucción de primer nivel pero, al final, se dan cuenta de que no todo se cumple por lo que hay una gran deserción envuelta en mucha frustración.

¿Cómo es posible que viendo que en aviación todo evoluciona, hay algunos que piensan que pueden tener éxito sin hacer ningún cambio?

No todo lo que brilla es oro y no sólo por tener un nombre rimbombante, una escuela cumple con lo que se supone debe cumplir. Se debería entregar información adecuada a los alumnos, sin letras chiquitas ni vueltas, para que ellos puedan elegir la escuela que mejor les convenga.

Hace un par de meses conocí las instalaciones de CEMSA, la academia de vuelo más nueva de México, y quedé gratamente sorprendido con su visión y ética de trabajo. Ya tiene unos años en el negocio y está muy bien equipada (cuenta con un simulador del B737 NG). Ahora que inicia su programa de instrucción aérea, todas sus fases serán impartidas por verdaderos profesionales y expertos.

Esta nueva academia de vuelo cuenta con el permiso oficial y el reconocimiento de la DGAC en sus programas de instrucción para pilotos privados y comerciales propuestos, los cuales cumplen no solo con lo reglamentado por nuestras autoridades aeronáuticas, sino con altos estándares internacionales de capacitación en tierra, vuelo simulado y vuelo real.

El retirado Capitán, Rafael Pazos (ex-Aeroméxico) y el Capitán Guillermo Delgadillo, quien actualmente comanda vuelos en B787, son los encargados de dirigir CEMSA en este nuevo programa. Sin duda, esta academia de vuelo cuenta con todo lo necesario para convertirse en la mejor de México.

La escuela cuenta con aviones Cessna 182, cuyos potentes motores han demostrado alta eficiencia y seguridad operando en aeropuertos con altas elevaciones, lo que representa un plus, ya que los ejercicios de vuelo se realizarán en el Aeropuerto de Atizapan, que se encuentra a dos mil 475 metros sobre el nivel del mar, lo que hace del C-182 el avión idóneo para la formación de alumnos. Además los instructores de vuelo cuentan con hasta cuatro mil horas certificadas en bitácora.

CEMSA tiene muy claro que es vital contar con una política de calidad y una visión profesional y transformadora, así como que es importante hacer todo bien desde la primera vez.

Felicidades y mis mejores deseos para CEMSA y para estos dos colegas y grandes amigos, cuya visión y esfuerzo seguramente van a traer cambios muy positivos en el sistema de capacitación de vuelo en México, cambios que son urgentes y necesarios y que seguramente ayudarán a lograr que muchos jóvenes alumnos logren el sueños de construir sus alas.

Facebook comments