Pasar al contenido principal
20/04/2024

La Fuerza Espacial (USSF) rema contracorriente en el intrincado sector de defensa

Fermín Romero / Viernes, 29 Marzo 2024 - 12:00

La Fuerza Espacial de los Estados Unidos (USSF) y la Comunidad de Inteligencia de Estados Unidos / The U.S. Intelligence Community (IC) tienen una relación simbiótica cuando de seguridad nacional y espacio ultraterrestre se trata. La USSF, con sede en el Pentágono, es una rama relativamente nueva del ejército, encargada de organizar, entrenar y equipar a los Guardianes -el personal de la USSF- para llevar a cabo operaciones espaciales. La USSF se estableció el 20 de diciembre de 2019, cuando se firmó la Ley de Autorización de Defensa Nacional / National Defense Authorization Act, creándose la primera nueva rama de los servicios armados desde 1947.

Una de sus misiones clave es proporcionar datos de inteligencia, vigilancia y reconocimiento / intelligence, surveillance and reconnaissance (ISR) para el Departamento de Defensa / Department of Defense (DoD) y la IC. La IC está integrada por 18 agencias, a manera de los componentes de inteligencia de los cinco servicios militares del DoD (el Ejército, la Armada, la Infantería de Marina, la Fuerza Aérea y la Fuerza Espacial / US Army, US Navy, Marine Corps, Air Force y USSF), como la Agencia Central de Inteligencia (CIA).

La USSF, apoya las capacidades espaciales del DoD centradas en ISR y basa sus operaciones en una amplia constelación de satélites y sensores terrestres para recopilar datos sobre las actividades en el espacio. Estos datos se utilizan para rastrear misiles, vigilar actividades militares extranjeras y proteger activos espaciales críticos de los EE.UU. y sus aliados estratégicos de potenciales amenazas y riesgos de sus adversarios en la tierra y en el espacio.

Como lo hemos analizado en colaboraciones anteriores, a pesar de que el Tratado del Espacio Exterior de 1967 establece el uso pacífico del espacio ultraterrestre, en el ámbito de los conflictos armados, la geopolítica y astropolítica hacen uso de las capacidades espaciales (satélites militares para la recopilación de información [espionaje], la comunicación militar y otros propósitos para el área de defensa) y en la realpolitik (pragmatismo) cobra relevancia ante la posibilidad de que el conflicto escale al espacio. De ahí la importancia de que los Guardianes están capacitados para analizar estos datos y proporcionar inteligencia procesable a los responsables de la toma de decisiones estratégicas ante situaciones de riesgo o amenaza a la seguridad nacional, internacional o espacial.

La red de la IC trabaja conjuntamente -con las 18 agencias- para recopilar, analizar y difundir inteligencia al más alto nivel.  La USSF es el integrante más reciente del IC, y sus capacidades ISR son un activo considerablemente valioso. La IC utiliza la inteligencia basada en el espacio para apoyar una amplia gama de misiones, como la lucha contra el terrorismo, la proliferación y la política exterior. La USSF y la IC colaboran estrechamente para garantizar que EE.UU. tenga un conocimiento exhaustivo del dominio espacial.

Esta colaboración es esencial para proteger los intereses de los EE.UU. en el espacio y disuadir a posibles adversarios, algunas de las formas en que colaboran el USSF y la IC son compartiendo datos e inteligencia, desarrollando doctrina y tácticas conjuntas, entrenamiento contiguo, así como la realización de operaciones vinculadas.

La estrecha relación entre la USSF y la IC es esencial para garantizar la seguridad de los EE.UU. en el ámbito espacial.  A medida que el espacio se vuelve más congestionado y contendido, en el marco de la nueva carrera espacial y el New Space, la necesidad de capacidades ISR eficaces se incrementan exponencialmente, tanto por parte de las agencias espaciales gubernamentales como por parte de las empresas espaciales con operaciones en órbita, en la Luna, Marte y más allá.

De ahí que la creciente disputa entre la USSF y la IC por el ISR comercial se vigorice incesantemente a medida que las tensiones entre las competencias de la Agencia Nacional de Inteligencia Geoespacial / National Geospatial-Intelligence Agency (NGA) y la USSF aumentan, mientras funcionarios de la Casa Blanca observan la escena. 

En 2023, las tres agencias que concentran el control sobre el ISR espacial de los EE.UU. la Oficina Nacional de Reconocimiento / National Reconnaissance Office (NRO), la NGA y la USSF trabajaron -como lo analizamos hace apenas unas semanas- para alcanzar un acuerdo sobre cómo dividirse el poder para comprar productos y servicios de operadores satelitales comerciales. El análisis conjunto de necesidades de ISR espacial del Pentágono se produjo mientras el Congreso presenció el enfrentamiento entre la USSF y las agencias de satélites espías.

De acuerdo con diversas fuentes de origen gubernamental, ex gubernamental, la industria, medios como Breaking Defense, Space News y el Congreso, en los últimos meses se produjo un cambio significativo, debido a que ahora la NGA está cada vez más preocupada porque la USSF pueda amenazar su propia existencia, debido esencialmente por el creciente debate público, así como por la cuenta regresiva para la publicación del presupuesto anual; presuntamente la administración Biden ha intervenido para buscar soluciones benéficas para todos.

}El proyecto de ley de financiamiento de defensa para el año fiscal 2024 (FY24) reservó 40 MDD para un programa piloto que permita a los mandos de combate estadounidenses trabajar -a través de la USSF- para adquirir productos y servicios ISR a operadores satelitales comerciales.

La disputa en torno al ISR comercial incluyó un borrador en el Congreso y entre los representantes de la industria satelital, iniciativa que aparentemente busca sacar a la USSF del esquema del ISR comercial para siempre. La USSF, por su parte, ha dejado de comprar servicios analíticos comerciales y los presta directamente a los mandos de combate, algo que se supone debe hacer la NGA como agencia de apoyo al combate; lo que seguramente obligará al DoD a clarificar competencias de la NGA, NRO y USSF.

De acuerdo con la legislación vigente y las políticas del DoD - IC, la NRO es responsable de la compra de imágenes ISR satelitales comerciales (teledetección comercial regulada por la Directiva-27 de Política de Seguridad Nacional de 2003, actualizada en 2017); la NGA es responsable de la compra de modelos analíticos, productos ISR procesados (mapas, y otros tipos de servicios comerciales relacionados), además de decidir qué usuarios tienen acceso prioritario a todo tipo de inteligencia geoespacial; mientras que la USSF, debería estar a cargo de las adquisiciones de ISR táctico (TacISR) y vigilancia táctica, reconocimiento y seguimiento (TacSRT), de proveedores comerciales, de conformidad con su papel como servicio militar en virtud del Título 10 y el de las agencias IC, en virtud del Título 50; el Título 10 del Código de los Estados Unidos (the United States Code) describe el papel de las Fuerzas Armadas de los EE.UU. y proporciona la base jurídica de las funciones, misiones y organización de cada uno de los servicios, así como del DoD de los EE.UU.

Cada uno de los cinco subtítulos trata de un aspecto o componente separado de los servicios armados. Esa línea es el escenario del actual enfrentamiento burocrático, antecesor de la siguiente disputa, en la que los líderes de la USSF intentan precisar cada vez más la misión de la USSF, la rama militar más joven de los EE.UU.

Desde 2023, la Oficina de Espacio Comercial de la Fuerza Espacial / Space Force’s Commercial Space Office (SFCSO) está tratando de establecer un nuevo presupuesto consolidado para adquirir tecnología, productos y servicios de satélites comerciales destinados a diversas misiones, incluida la TacSRT, toda vez que la USSF pretende tener autoridad presupuestaria comercial para asumir el control de las operaciones de inteligencia basadas en redes satelitales.

De acuerdo con altos funcionarios de la Fuerza Aérea (USAF) y de la USSF, la razón es la necesidad de los comandantes sobre el terreno de una entrega más rápida de datos y análisis ISR para predominar en los próximos escenarios de enfrentamiento contra sus adversarios China y Rusia. Los productos y servicios ISR comerciales no clasificados, aunque no son la panacea, permiten satisfacer diversas necesidades básicas de información sobre los potenciales campos de batalla y cuentan con una ventaja adicional, poder compartirse con los aliados militares de los EE.UU.

El Mando de Sistemas Espaciales / Space Systems Command (SSC), el principal mando de adquisiciones de la USSF y matriz de la SFCSO, creó en 2023 un mercado TacSRT para datos y análisis no clasificados que agrupa a vendedores examinados, que luego pueden ser contratados individualmente.

Este mercado TacSRT se centra principalmente en la adquisición de plataformas de análisis que sintetizan imágenes en bruto y otros datos de sensores en información que puede ser fácilmente utilizada por los mandos de defensa relacionados con los productos y servicios ISR comerciales. El programa piloto TacSRT utiliza financiamiento de la inversión espacial para adquirir y entregar rápidamente capacidades analíticas comerciales basadas en el espacio, para satisfacer las necesidades del mando combatiente / unified combatant command CCMD - DoD. 

Actualmente se exploran futuros modelos de financiamiento para sostener esta capacidad emergente para el DoD, el Congreso estableció en el FY24 un nuevo elemento de programa, de integración espacial comercial, en el presupuesto del DoD que -se espera- permita a la USSF comprar servicios espaciales comerciales a gran escala.

Lo anterior permitirá a la USSF aprovechar todo el alcance de la innovación espacial comercial, el desarrollo tecnológico e integrar rápidamente esas capacidades en las arquitecturas espaciales híbridas de los EE.UU.; un paso crítico en la entrega de capacidades espaciales emergentes a la velocidad de las necesidades del terreno de combate (tierra, mar, aire y espacio), que permitirá el éxito del DoD en la competencia entre las potencias militares y espaciales. El siguiente paso, es justificar el costo/beneficio y obtener los fondos del presupuesto del FY25; aunque de acuerdo con el SFCSO las solicitudes presupuestales FY24 y FY25 de la USSF, como agencia contratante, no contienen fondos específicos para la adquisición de TacISR comercial ni tampoco para el presupuesto multi misión del SFCSO.

De acuerdo con este avance de la USSF, a pesar de remar contra corriente, es previsible que pronto se apruebe una estrategia marco para el servicio sobre cuándo y cómo utilizar datos, servicios y capacidades comerciales; los líderes de la USSF están decididos a demostrar esa necesidad y con ello lograr consolidar las adquisiciones TacISR comercial e incrementar su presupuesto. Los oficiales de la USSF están perfeccionando la estrategia para alinearla con la política de integración comercial de todo el DoD que, como describí hace unas semanas, está elaborando el departamento de política espacial del Pentágono.

De acuerdo con expertos de la industria y militares con experiencia en el sector, si bien la NRO y la NGA llevan tiempo mostrándose reticentes a ceder territorio a la USSF, la razón de que la USSF no hubiese solicitado un TacISR para el FY25 puede atribuirse a la Oficina de Gestión y Presupuesto / Office of Management and Budget (OMB) de la Casa Blanca, que tiene que aprobar las solicitudes presupuestarias del DoD.

Bajo esa lógica, los responsables presupuestarios de la OMB aún no están convencidos de la necesidad de modificar la política, el proceso de adquisición actual e incurrir en un aumento de los costos, por lo que el SFCSO está estudiando qué necesidades del campo de batalla podrían cubrirse con capacidades espaciales comerciales en una amplia gama de misiones, incluida la TacSRT; toda vez que aún no hay pruebas sólidas de que los mandos combatientes tengan vacíos en sus necesidades que lo justifiquen. El SFCSO trabaja directamente -en este estudio- con los mandos de combate para determinar las necesidades específicas y requerimientos más amplios de los operadores espaciales, así como de los combatientes terrestres que pueden satisfacerse, total o parcialmente, con ofertas comerciales.

Esto incluye ISR o Vigilancia, Reconocimiento y Seguimiento (SRT), SATCOM comercial, SDA (surveillance-defined architecture), Meteorología, PNT (positioning, navigation and timing), entre otros productos y servicios basados en tecnología satelital, necesarios para el funcionamiento de sectores de infraestructura critica. El estudio apoyará directamente futuros contratos comerciales de integración y servicios realizados por el SFCSO y otras agencias asociadas.

De acuerdo con diversas fuentes de la industria y militares, se confirma que los responsables de la NGA han ejercido una fuerte presión en el Pentágono a través de un memorándum dirigido a la Subsecretaría de Defensa (DoD) a fin de evitar la ampliación de las competencias de la USSF e impedir que compre directamente datos ISR comerciales o análisis, productos o servicios relacionados, dejando a la NRO y NGA como adquirentes del DoD de imágenes comerciales y servicios comerciales de análisis GEOINT, respectivamente.

Además de dejar en claro a través de un “enfoque ligeramente diferente” que no existe duplicidad de funciones entre el programa piloto TacSRT de la USSF y la labor que realiza la NGA. Para diferenciar las funciones la NGA explica que en enero 2024 puso en marcha el nuevo programa Luno-A, diseñado para ampliar en gran medida la inteligencia y los conocimientos obtenidos de fuentes no clasificadas para uso de los analistas estadounidenses y aliados con soluciones fiables que pueden satisfacer las necesidades específicas con el nivel de precisión necesario, mientras que el objetivo del piloto de la USSF es satisfacer necesidades inmediatas y urgentes.

Ante estas realidades, el pragmatismo de los legisladores de la Cámara de Representantes y del Senado, les orilló a tomar partido del lado de la USSF en lo que respecta a la adquisición comercial de servicios TacISR. El financiamiento añadido en el presupuesto del FY24 para "servicios comerciales directos de vigilancia, reconocimiento y rastreo del CCMD" se basa en el texto del subcomité de defensa del Senado, y establece que la USSF será el intermediario entre los mandos combatientes y los vendedores comerciales, por lo que el DoD tendrá que depender parcialmente de las nuevas capacidades espaciales que puedan cumplir las misiones tradicionales de inteligencia, vigilancia, reconocimiento y seguimiento de objetivos. 

Es evidente que el mercado comercial está evolucionando y puede proporcionar servicios directamente tanto a la IC como al DoD, inclusive a través de la USSF. En general, la USSF se esfuerza por ser ágil y receptiva en su ámbito natural de acción, el espacio, lo que necesariamente implica una estrecha colaboración con el sector comercial y un fuerte enfoque innovador en el desarrollo de tecnologías de vanguardia. En este contexto, el futuro de la USSF se perfila con características necesarias de adaptación en un entorno adverso y cambiante e innovación y agilidad, algunas de las tendencias clave a considerarse son: 

Centrarse en la rapidez y la eficacia. La USSF debe agilizar sus operaciones y la toma de decisiones. Esto incluye iniciativas como la Oficina de Capacidades Espaciales Rápidas / Space Rapid Capabilities Office (SRCO), que explora tecnologías comerciales para tiempos de respuesta más rápidos en el espacio con los EE.UU. y sus aliados en el NASA Artemis Program.

Servicios en órbita.  La capacidad de recarga de combustible y reparación de satélites en órbita es una prioridad creciente como parte de la nueva carrera espacial hacia la Luna, Marte y más allá.  La USSF colabora actualmente con empresas como Astroscale para desarrollar esta tecnología crucial para las estaciones espaciales comerciales que se empezarán a instalarse en órbita durante los siguientes años.

Planificación orientada al futuro:  Se está creando un nuevo Mando de Futuros Espaciales / Space Futures Command (SFC) para garantizar que la USSF invierta en las tecnologías adecuadas para contrarrestar las amenazas futuras y mantenerse a la vanguardia respecto de sus principales adversarios, China y Rusia.

Adaptabilidad e innovación constante: Los líderes en los sectores gobierno (civil y militar) e industria reconocen la naturaleza dinámica, riesgosa e incierta del ámbito espacial, subrayan la necesidad de que la USSF sea flexible, innovadora y desarrolle una capacidad efectiva de investigación permanente para explorar nuevas posibilidades disruptivas en el espacio.

En este escenario, la USSF debe fortalecer su posición en el entramado institucional del DoD así como sus capacidades que le permitan cumplir con su misión, visión y objetivos, apoyando las operaciones militares -estadunidenses y aliadas- en tierra, mar, aire y el espacio, previniendo potenciales conflictos y reduciendo amenazas y riesgos de seguridad nacional, internacional y espacial en el actual momento competitivo por el establecimiento de orbitadores y bases permanentes en la Luna, Marte y más allá.

El primer desafío para los EE.UU., que también debe apoyar la USSF, es la realización de un exitoso asentamiento en la Luna a través del NASA Artemis Program con los actuales 36 socios y creciendo, por lo que potenciar sus capacidades es crucial para el cumplimiento de sus objetivos.

Facebook comments