Pasar al contenido principal
02/03/2021

Reorganización de Aeroméxico: perder para ganar

Redacción A21 / Martes, 5 Enero 2021 - 21:26
La marca, slots, rutas y mano de obra calificada la harían recuperarse

Si bien los trabajadores sindicalizados de Grupo Aeroméxico perderían parte importante de sus derechos laborales y prestaciones que han obtenido durante décadas, la meta de la reorganización financiera de la aerolínea es mantenerla viva, operando y conservar los empleos, señaló el abogado especialista en concursos mercantiles Roberto Sánchez Silva.

“En un procedimiento de insolvencia todos ceden para reestructurar y seguir operando, prácticamente todo mundo pierde, la ganancia viene después”. El experto explicó que pese a las pérdidas que podrían padecer ahora, Aeroméxico se recuperará e incluso ganará con el tiempo debido a la relación comercial que mantendrá con sus proveedores, pero sobre todo porque en el momento en que aumente sus ingresos, la reducción de gastos permanecerá.

El experto se refiere a que la compañía seguirá trabajando con su “know how”, que es lo más valioso, refiriéndose a la marca, los slots, las rutas, concesiones y la mano de obra calificada. El especialista catalogó esto como una empresa “ave fénix”.

En 2019, los costos laborales de Aeroméxico representaban el 20.3% de todos los gastos de la aerolínea. En este año desembolsaron 13 mil 370 millones de pesos en su fuerza de trabajo.

Los trabajadores tienen que ceder, puntualizó Sánchez Silva, porque pueden mantener salarios y empleos. Sin embargo, advirtió que es muy difícil que puedan conseguir un acuerdo que sólo sea temporal y regresar a las condiciones laborales que tenían antes de la crisis por la pandemia de covid-19. “Los tiempos ya cambiaron”, dijo, y si se llega a un acuerdo “no es bueno regresar a lo que los enfermó: los costos laborales, principalmente”. Aunque señaló que si la empresa quiere, puede apoyar a sus trabajadores en el momento de su resurgimiento.

Grupo Aeroméxico actualmente se encuentra en un período de cura, que termina el jueves 7 de enero de 2021, en el que debe llegar a un acuerdo de reducción de contratos con los cuatro sindicatos que afilian a la mayor parte de sus empleados: el de los pilotos (ASPA), los de sobrecargos (ASSA y STIA) y el de los trabajadores de tierra (Independencia). El punto crítico se encuentra en la inversión de mil millones de dólares prometida por Apollo Global Management, el fondo estadounidense de inversiones con el que Aeroméxico negoció su solvencia en el marco de la reorganización bajo el Capítulo 11 de la Ley de Quiebras de Estados Unidos.

Apollo nunca va a perder, porque su chamba es ganar dinero. Es un fondo que maneja cantidades multimillonarias y no va a invertir en algo que sea riesgoso. En caso de liquidación, Apollo también tendría acceso al know how”.

Por ahora, el inversionista se encuentra en una posición de ventaja. La empresa estadounidense no va a perder dinero de ninguna manera, puesto que tiene como garantías el reclamo de al menos 17 empresas, como Aerolitoral y Aeroméxico Cargo, entre otras, así como parte de la flota de la misma aerolínea.

Además, la reestructura bajo Capítulo 11 es muy comprensiva con las empresas. Les permite reestructurar costos y reducir obligaciones laborales de una forma que no es viable en juicios de concurso mercantil en México.

Durante los próximos años Apollo va a vigilar de cerca su inversión en Aeroméxico. “Hizo una corrida financiera para ver en qué fecha recuperaría su dinero más las ganancias. Cuando se postuló como inversionista lo tenía muy claro. Ahora, si su corrida financiera dice que es hasta 2025 cuando se cumplen las condiciones para recuperar su capital, después de esto, en teoría, los trabajadores y la aerolínea pueden modificar las condiciones laborales”.

Aunque advirtió que es muy difícil que los derechos laborales cedidos durante la reestructura se recuperen al 100%. “Ya no se puede dar un paso atrás porque harías una empresa inviable”, apuntó el especialista.

La crisis de Grupo Aeroméxico precede a la pandemia del covid-19, la cual sólo llegó a agravarla. Sin embargo, desde antes tenía costos unitarios por encima de sus competidoras y ligó números rojos en 2018 y 2019, registrando pérdidas netas de mil 878 millones y dos mil 368 millones de pesos respectivamente.

El abogado finalizó señalando que lo más probable es que los sindicatos cedan al último momento. De lo contrario, el panorama es oscuro. “Yo veo muy cuesta arriba que no haya un acuerdo. Aeroméxico va a lograr una muy buena reestructura”, dijo.

Facebook comments