Pasar al contenido principal
22/09/2018

Lo que aprendí de Sor Juana

Beatriz Gasca … / Miércoles, 8 Marzo 2017 - 10:58

Se presume que la Santa Inquisición torturó y asesinó entre 3 y 5 millones de mujeres. Era suficiente que una mujer mostrara interés por la naturaleza, para ser señalada como bruja y sentenciada a ser quemada en la hoguera.
Durante muchos años, la mujer era usada solo como un vehículo para traer hijos al mundo y ser propiedad del hombre. La supresión de lo femenino, era incuestionable.

Los tiempos, por suerte; han cambiado… siguen cambiando. Pero ¿será que aún tenemos algunos arraigos de la época colonial relacionados al trato a la mujer?

La ONG publicó que la brecha salarial entre hombres y mujeres es del 22%. ¿Por qué a mismas responsabilidades, les corresponden salarios diferentes? Es una gran incógnita que en un día como hoy, pongo sobre la mesa. Cuando entramos en temas de género, hay infinidad de ángulos; sin embargo, la igualdad salarial atañe al sentido común.

Permíteme cambiar de tema:

Poco hablamos de Sor Juana a pesar de verla frecuentemente en nuestro billete de doscientos pesos. Poco hablamos de ser de los pocos países que tienen una fémina en su moneda. Poco hablamos del orgullo de tener a una de las pocas escritoras relevantes a nivel mundial, de origen mexicano. Poco hablamos de sus poemas. Poco hablamos de que decidió no casarse y dedicarse al estudio, aunque esto supusiera vivir enclaustrada. Poco hablamos de su muerte, debida a la falta de atención médica negada por su género. Poco le contamos a nuestras hijas el cuento de Sor Juana antes de dormir…

Es cierto que hemos avanzado, ya no es necesario enclaustrarnos si decidimos dedicarnos al estudio y es cierto también, que podemos dedicarnos a la medicina sin estar sentenciadas a ser quemadas en la hoguera. Hoy tenemos mujeres piloto, hoy tenemos mujeres líderes en la aviación. El pasado mes de febrero así lo corroboré en el 2do. Encuentro de Mujeres Líderes en la Aviación, en la ciudad de Quito, Ecuador... Esto no se veía antes, sin duda ¡hemos avanzado! Pero… ¿Será acaso la brecha salarial un rezago de la época colonial? ¿De los tiempos de Sor Juana?

En países como Inglaterra, la ley prohíbe hacer diferencia salarial entre hombres y mujeres. En México, aún no es así.

Lo que podríamos todos aprender de Sor Juana entonces, es a dar opciones a cualquier ser humano, más allá del género; para permitirle explotar su potencial. Pero para esto, tenemos que nivelar el piso y que mejor que dar el primer paso a través de igualdad salarial.

Te invito a que si vendes algún producto o servicio, este 8 de marzo lo vendas con un 22% de descuento a las mujeres que lo consuman. Solo por hoy. Solo por hacer una diferencia. Solo en honor a Sor Juana. ¡Feliz día del ser humano!

Facebook comments