Pasar al contenido principal
19/10/2018

Los días del pasaporte físico están contados

Redacción A21 / Jueves, 28 Diciembre 2017 - 09:39
Australia es el país pionero en crear el pasaporte digital

Para muchos, el pasaporte físico tiene un valor sentimental aunque durante un viaje al extranjero represente que se repita un escenario bastante familiar para los viajeros: el revisar y verificar una, dos o diez veces y hasta más que el pasaporte sigue entre sus documentos.

Según los expertos, este sentimiento desaparecerá pronto, ya que los días del pasaporte físico están contados y la tecnología digital en los aeropuertos está a punto de tomar vuelo.

El director del Programa de Seguridad de la compañía de tecnologías de la información (TI), UNISYS, John Kendall, informó que Australia es el país pionero en crear el pasaporte digital.

Actualmente, muchos viajeros ya pueden aterrizar y completar su viaje a Australia sin tener que mostrar su pasaporte. “El próximo paso que veremos vendrá a través de la agregación de la biométrica del viajero”, declaró el directivo.

"La tecnología de escaneo de iris es un área donde estamos viendo un crecimiento tremendo. Si bien, el software de reconocimiento facial puede ayudar a identificar a los pasajeros y personas de interés, las características biométricas del iris y las huellas digitales son aún más exclusivas para las personas, lo que las hace más difícil de falsificar”, explicó la compañía de TI.

Australia, además, lidera el auto procesamiento biométrico de pasajeros en los aeropuertos. Después de que el gobierno australiano presentó la iniciativa Seamless Traveler, UNISYS aseguró que, "sólo es cuestión de tiempo para que este país sea pionero en crear el primer pasaporte digital".

El programa Seamless Traveler está diseñado para procesar la información del 90% de los pasajeros en el 2020, reduciendo la interacción humana y utilizando el reconocimiento biométrico, como el escaneo del iris y el reconocimiento físico de huellas dactilares, para confirmar la identidad del viajero, poniendo fin a la necesidad de un pasaporte físico.

“La biometría se puede comparar con extensas bases de datos, aprovechando información agregada para confirmar que un viajero es quién dice ser. Al analizar los datos biométricos más complejos, los procesos de seguridad fronteriza serán más rápidos y eficientes, creando una mejor experiencia para los pasajeros y agregando mayor seguridad”, consideró Kendall, responsable general de las iniciativas de seguridad nacional y de frontera de UNISYS, en todo el mundo.

Facebook comments