Pasar al contenido principal
20/11/2018

Cancelar NAICM pondría en riesgo la visión internacional de México

Francisco Pazos / Miércoles, 5 Septiembre 2018 - 10:11
Someter a consulta el futuro del nuevo aeropuerto ya se tradujo en riesgos financieros nacionales: IMCO

Cancelar la construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (NAICM) no sólo implicarían costos estimados en 170 mil millones de pesos, sino un riesgo en la confianza que México tiene como destino de inversión para los mercados internacionales, advirtió Juan Pardinas, director general del Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO).

Aunque el proyecto, que encabeza Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México (GACM), implica riesgos en materia de corrupción y competitividad, así como puntos críticos por inundaciones y hundimientos potenciales, el riesgo de cancelar las obras en Texcoco es mayor y podría reflejarse en todo el país.

Al presentar los resultados de la investigación “Nuevo Aeropuerto Internacional de México, un proyecto indispensable: riesgos y oportunidades”, Pardinas consideró que la decisión del presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, de someter a consulta el futuro del NAICM, ya se tradujo en riesgos financieros nacionales.

“Hacer una consulta sobre si se hace en Texcoco o no, me parece que es como hacer una consulta si queremos dispararle un tiro al pie de la economía mexicana o no”, señaló el director del IMCO.

“Porque no solo tiene implicaciones de logística, sino tiene implicaciones financieras; ya las calificadoras de riesgo, especialmente Moody’s, sacaron un documento en donde se señala que, con el simple hecho de que esto se ponga a consulta, marca una impresión negativa a los mercados internacionales”, abundó.

Pardinas consideró que si se echa para atrás la construcción del NACIM será muy complicado explicar a los inversionistas los motivos de la cancelación de un proyecto en el que ya gastaron alrededor de seis mil millones de dólares.

Mal precedente

El director del IMCO recordó el caso del tren México-Querétaro, un proyecto de infraestructura que fue cancelado cuando ya había inversiones hechas y del que salieron afectados empresarios chinos.

Agregó que, aunque el proyecto fue cancelado el 30 de enero de 2015, a la fecha siguen abiertos procesos para dirimir los pagos que el gobierno mexicano deberá cubrir por las afectaciones que provocó a los inversionistas extranjeros.

Tan sólo por este proyecto, el gobierno de China reclamó a finales del año pasado el pago de 600 millones de dólares por el pago de gastos irrecuperables para sus inversionistas.

El 17 de agosto pasado, el próximo secretario de Comunicaciones y Transportes, Javier Jiménez Espriú, detalló que la cancelación del NAICM tendría un costo estimado de 170 mil millones de pesos, sumando los gastos irrecuperables por contratos firmados y obras ejecutadas al presupuesto de construir una terminal internacional en la base militar de Santa Lucía.

“Por estos elementos vemos que la consulta, si bien tiene una racionalidad política, no debemos suponer que esa decisión política no tiene costos en la percepción internacional de México y costos potenciales sobre las finanzas públicas”, apuntó Pardinas.

Al respecto, consideró que si México pierde la confianza de los mercados –y esto lo reportan las agencias calificadoras internacionales–, existe un riesgo de que los costos financieros lleguen hasta el consumidor final, con créditos más caros, aunque aclaró que esto es únicamente una proyección.

Finalmente, Max Kaiser, director de Anticorrupción del IMCO, agregó que mientras del monto total del proyecto sólo 28 mil millones de dólares provienen del Presupuesto de Egresos de la Federación, los costos de cancelar el NAICM tendrían que salir íntegramente de recursos fiscales: “esto no lo creo que salgan de recursos privados”, sentenció.

Facebook comments