Pasar al contenido principal
27/01/2020

CORSIA no es suficiente: IATA

Daniel Martíne… / Jueves, 12 Diciembre 2019 - 15:49
Una tonelada de CO2 equivale a 200 dólares de turbosina

Ginebra, Suiza.- “Para 2050, necesitamos que las emisiones de CO2 a la atmósfera, provocadas por la industria aérea, desciendan más allá de los niveles que teníamos en 2005. Lo que estamos haciendo no es suficiente, lo sabemos” señaló Michael Gill, director ejecutivo de Aviación Medioambiental de la Asociación de Transporte Aéreo Internacional (IATA).

A partir del 1 de enero de 2020, el Esquema para Reducción de las Emisiones de CO2 en la aviación comercial, mejor conocido como CORSIA, entrará en vigor y tendrá por objetivo reducir progresivamente los niveles de emisiones de CO2 en la industria, a través de proyectos de neutralización.

Sin embargo, CORSIA “no es una solución mágica, no es una bala de plata. Es un sistema probado y medible que nos da tiempo para que estemos listos para descarbonizar nuestras sociedades y permitir la entrada de aviones ecosustentables. Sin embargo, estos no estarán listos hasta dentro de 15 años” señaló, por su parte Kai Landwehr, miembro de la asociación suiza My Climate, la cual ha trabajado en programas de neutralización de emisiones con aerolíneas como Lufthansa y SWISS.

Lo importante es que, durante los próximos 15 años, CORSIA mitigará 2.5 mil millones de toneladas de CO2, el equivalente a cerca de 40 mil millones de dólares que se destinarán a proyectos de protección al medioambiente, indicó Michel Adam, responsable de los temas medioambientales en la IATA.

Adam recordó que para las aerolíneas hay mucho en juego: por una parte, está la responsabilidad de la industria para reducir sus emisiones (actualmente el 2.5 del CO2 lanzado a la atmósfera es provocado por la aviación comercial), mientras que también está la parte económica.

“Para la industria, la prioridad es lograr una reducción en el sector: cuando una aerolínea emite una tonelada de CO2, está quemando 200 dólares de combustible” puntualizó. 

Cómo funciona CORSIA

CORSIA funciona a través de un sistema de neutralización de las emisiones de CO2 a la atmósfera. Es decir: si la aviación emite una tonelada de carbono a la atmósfera, esta misma tonelada será neutralizada en otro lugar a través de distintas iniciativas como plantar árboles.

“El sistema nació como una solución para el manejo de los desechos, bajo el principio de que el que contamina paga” indicó Landwehr.

En la aviación, esto significa que las aerolíneas paguen por cada tonelada emitida a la atmósfera. Para esto, han llevado a cabo distintas iniciativas que incluyen la afiliación voluntaria de los pasajeros a programas de neutralización.

Sin embargo, se necesita fortalecer estos programas mediante una mejora de la accesibilidad, es decir, que la gente sepa cómo y por qué podría apoyar voluntariamente en la neutralización.

Además, se necesita una mayor confianza en los proyectos encargados de neutralizar las emisiones de la aviación, integridad y tener un marco regulatorio fuerte a nivel doméstico, añadió Landwehr.

Por su parte, Adam pidió que existan políticas domésticas efectivas par el éxito de CORSIA, una mejora en la infraestructura aeroportuaria y reformas en los controles de tránsito aéreo. Además, es necesario que se apoye el desarrollo de nuevas tecnologías y biocombustibles.

Finalmente, el representante de la IATA recordó que los impuestos a la aviación no son la solución. Si un país impone nuevas tasas a la industria, para apoyar al cuidado medioambiental, lo único que logrará es que las aerolíneas busquen nuevas formas de maximizar sus ganancias.

“Creer que poner un impuesto, que tumbará la demanda en 10%, provocará una caída de las emisiones de CO2 no es lógico, porque las aerolíneas buscarían otros mercados en los que utilizar sus aviones, no los dejarían en tierra”, señaló Adam.

“Si tienen la oportunidad de utilizar su equipo en otra ruta y mantenerlo productivo, lo van a hacer”.

Facebook comments