Pasar al contenido principal
18/07/2019

Accidente en Irán, producto de múltiples errores humanos

Redacción A21 / Lunes, 25 Febrero 2019 - 17:49

En colaboración con AeroTime

La Oficina de Investigación de Accidentes de Aviación Civil de Irán (AIB) publicó un informe provisional, del accidente del vuelo 3704 de Aseman Airlines, el cual ocurrió el 18 de febrero y dejó un saldo de 64 fallecidos.

En este documento se confirman las conclusiones iniciales de la investigación, que señalan una serie de errores humanos.

El ATR72 realizaba un vuelo regional desde Teherán a Yasuj, una ciudad en las montañas de Zagros, en el país iraní. En el avión, había 60 pasajeros y cuatro miembros de la tripulación a bordo; estaban a punto de aterrizar cuando la aeronave se estrelló en una zona montañosa a unos 4 mil metros de altitud.

El accidente no dejó sobrevivientes y las fuertes nevadas ocurridas en la zona, mermaron las operaciones durante varios días.

Si bien el informe apunta a múltiples factores que llevaron a la caída, el “factor humano” se considera de suma importancia. Entre los errores enumerados, los investigadores iraníes subrayan el hecho de que la tripulación de vuelo continuó su aproximación hacia el aeródromo de Yasuj (YES) a pesar del “techo de baja altitud de la nube y la masa de nubes relacionada”, lo cual iba en contra de las instrucciones de la compañía.

El segundo error indicado en el informe es la falla del equipo de operación para mantener la altitud correcta. Después de descender a 5 mil 182 metros, según lo exigido por la torre de control de tráfico aéreo, el piloto automático se ajustó a poco más de cuatro mil metros, a pesar del plan de viaje que requiere mantener una altitud de más 5 mil metros.

Según el informe, uno de los pilotos intentó volar a una altitud no autorizada para separarse de las nubes con la condición de hielo, acercándose a las montañas en una altitud insegura. Posteriormente, la tripulación de vuelo apagó los sistemas de deshielo.

A medida que el ATR72 se acercaba a la cima de la montaña, el avión encontró lo que se le denomina “fenómeno de ola de montaña” (asociado con fuertes corrientes verticales y formación de hielo, se forma cuando fuertes vientos soplan a través de una cordillera).

El informe indica que la tripulación no colocó el flap en la posición correcta y no aplicó la potencia máxima (RPM). También se observó una falta de administración de recursos en la cabina después del análisis de la grabadora de voz en cabina (CVR). “Los archivos de audio del CVR mostraron que algunas recomendaciones del primer oficial no fueron aceptadas por el piloto que negó el rol del primer oficial en vuelo” señaló el comité investigador.

Eventualmente, parece que fue la incapacidad de la tripulación de vuelo para manejar una recuperación de pérdida lo que condenó al vuelo y a todos sus 66 pasajeros y un miembro de la tripulación. El informe recomendó que las aerolíneas brinden una capacitación más completa para que las tripulaciones reaccionen ante fenómenos como una ola de montaña y una planificación de rutas más adecuada.

Facebook comments