Pasar al contenido principal
20/09/2021

Atienden Semarnat y AFAC polución de industria

Redacción A21 / Viernes, 4 Junio 2021 - 14:18
La mayoría de las emisiones de carbono en la aviación provienen de la quema de turbosina

Para mitigar los efectos nocivos del transporte aéreo es necesario que las aerolíneas adopten tecnologías y combustibles más eficientes, implementen mejores prácticas operacionales, gestionen de mejor manera el tráfico aéreo y el uso de su infraestructura, explicó Marco Heredia Fragoso, coordinador general de Cambio Climático para la Evaluación de las Políticas de Mitigación y Adaptación de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat).

Datos de Semarnat indican que las emisiones del subsector de transporte aéreo representan el 1.55% del total de emisiones de los diferentes medios de transporte en México. En 2019, se registraron 14 millones 624 mil 562 toneladas de CO2 en la aviación, de las cuales, la mayoría provinieron principalmente de la quema de turbosina.

De acuerdo con Heredia Fragoso, las autoridades plantean una meta no condicionada de reducción del 22% de los Gases de Efecto Invernadero (en diferentes ámbitos además del transporte) como línea de partida en la mitigación del deterioro ambiental, y al año 2030 este porcentaje podría incrementarse a 36%.

En Aviación, el Plan de Acción de México, presentado ante la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI) en 2012, busca contribuir hacia 2020 con una mejora promedio anual del 1.8% en la eficiencia del uso de combustible en la aviación civil, equivalente a 362 mil toneladas de CO2 (tomando como línea base el año 2010), además de mejorar ese valor al 2% anual de 2021 a 2050.

Por su parte, Pablo Carranza Plata, director ejecutivo de Aviación de la Agencia Federal de Aviación Civil (AFAC), ha establecido los requerimientos y procedimientos para cumplir con el Plan de Compensación y Reducción de Carbono para la Aviación Internacional (CORSIA) de OACI, aplicable a aquellos explotadores aéreos que generen más de 10 mil toneladas de CO2 por aeronave (con un peso máximo al despegue mayor a cinco mil 700 kilogramos) durante vuelos internacionales.

A la fecha, se han identificado 10 de estos operadores aéreos mexicanos, a los cuales brindó soporte técnico para que implementaran los requerimientos del programa de las Naciones Unidas y calculó la línea base del esquema, la cual se colocó en los cuatro millones 646 mil 634.18 toneladas de CO2 generadas durante 2019, por lo que ahora, la industria deberá neutralizar el crecimiento de los contaminantes.

Para lograr esto, la autoridad aeronáutica mexicana ya ha iniciado con la implementación de mejoras operacionales, la Navegación Basada en el Desempeño (PBN, por sus siglas en inglés) en 20 aeropuertos de la República, además de que ha promovido iniciativas como la creación del Clúster de Bioturbosina para el desarrollo de combustibles sostenibles.

Asimismo, en coordinación con Semarnat y la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas, lleva a cabo esfuerzos para la identificación de áreas naturales protegidas para procurar que las operaciones aéreas tengan un impacto mínimo en esas áreas.

Facebook comments