Pasar al contenido principal
29/10/2020

¿Es seguro un avión para contener covid-19?

Rosario Avilés / Jueves, 13 Agosto 2020 - 20:52

En las últimas semanas se ha discutido profusamente si es seguro o no viajar en avión y si estos ambientes son más propicios para ser contagiados con el Covid-19. De acuerdo con un análisis de la Asociación de Transporte Aéreo Internacional (IATA), tras la llegada del covid-19, el 65% de los viajeros a bordo de una aeronave tiene temor de sentarse junto a una persona que pueda estar infectada. 

Como suele ocurrir en la aviación, las tecnologías aplicadas a la industria son vanguardistas y, debido a la alta sensibilidad que los pasajeros tienen para minimizar los riesgos de traslado, lo cierto es que deberían sentirse tranquilos por los esfuerzos que la industria ha hecho para minimizar el riesgo del virus. Ningún ambiente está absolutamente libre de contagio, pero pocos sitios están tan controlados como la cabina de una aeronave: la calidad del aire a bordo es tan limpia como la de una sala de operaciones de un hospital.

Un estudio reciente de Arnold Barnett, profesor del Massachusetts Institute of Technology (MIT, por sus siglas en inglés) sobre la probabilidad de contagio de COVID-19 a bordo de un avión, concluyó que la posibilidad de contraerlo en un vuelo de dos horas con ocupación al 100% y fallecer posteriormente, es de una en cada 400 mil pasajeros.

Utilizando como referencia un vuelo que vaya con los asientos centrales vacíos, las posibilidades de infectarse y morir se hacen aún más remotas: sería uno de cada 600 mil pasajeros. 

En Estados Unidos, aproximadamente uno de cada 4,300 viajeros o uno de cada 7,700 (según la cantidad de asientos vendidos) contraería Covid-19 a bordo. El promedio sería de uno en 6, 500 pasajeros. 

Eso significa que, en el mes de julio, cuando se registraron 600 mil pasajeros diarios en vuelos comerciales en Estados Unidos, cerca de 50 personas por día podrían haber sido infectados de Covid-19. Estos niveles son comparables a los que tiene cualquier persona que lleve a cabo dos horas de actividades cotidianas durante la pandemia.

El distanciamiento social a bordo implica que los asientos de en medio permanezcan vacíos, esto reduce el factor de ocupación en un vuelo de corto alcance a un máximo de 66%, lo cual tendría un impacto muy negativo en la economía de los vuelos de corto alcance, ya que el punto de ganancia de las aerolíneas es tener un avión con un factor de ocupación del 77%, es decir, el asiento vacío cambiaría la dinámica, afectando drásticamente la economía de las aerolíneas y los precios de los boletos.

La Asociación de Transporte Aéreo Internacional, (IATA) impulsa el uso de tecnologías, desde el check-in hasta la recepción del equipaje, como los kioscos y las puertas biométricas, es decir, que todos los trámites previos a iniciar un vuelo e, incluso, a la llegada al aeropuerto que puedan ser realizados de manera virtual se hagan de esta forma, mientras que las autoridades aeroportuarias implementen señales claras de distanciamiento mínimo e impulsen las medidas de higiene necesarias. 

Lo oí en 123.45: Además, se debe investigar y hacer justicia en el caso de Mexicana de Aviación: anular las irregularidades, castigar a los responsables, resarcirle a los trabajadores su patrimonio y dejar de culparlos por el quebranto.

raviles0829@gmail.com

Twitter: @charoaviles

Facebook comments