Pasar al contenido principal
30/11/2021

El arranque

Gonzalo Carrasco / Martes, 9 Junio 2020 - 21:39

Pues, como no hay mal que dure cien años ni cuerpo que lo resista, el show debe continuar. La aviación, como motor importantísimo de la economía de cualquier país, genera un buen porcentaje del PIB y muchos empleos y ya no podía resistir más tiempo detenida o deprimida. En el mundo entero se están tomando medidas para lograr este tan necesario arranque de las operaciones aéreas, poner fin al alto de casi el 90% de las operaciones en este rubro, con miles de aeroplanos aterrizados en todo el orbe, lo que es algo sin precedentes. Las fuentes de empleo, directas e indirectas, que genera esta industria están seriamente amenazadas, ya escuchamos avisos de quiebra, de algunas líneas en el mundo o solicitudes de resguardo económico momentáneo previo a una situación de quiebra a otras; en fin, ya no podía estar más tiempo detenida esta actividad.

Todas las modalidades de la industria de la aviación, desde las líneas aéreas hasta los propietarios de aeroplanos, pasando por centros de capacitación requieren ya empezar a operar. No obstante, es necesario que se haga de una manera ordenada y segura, ya que de no ser así, se comprometería seriamente la seguridad y eso es algo que no puede permitirse bajo ninguna circunstancia. Cierto es que los accidentes aéreos ocurren por múltiples factores, sin embargo el que el pasado mayo 22 se haya tenido un accidente tan terrible de la línea Pakistan Internacional Airlines justo en el umbral de la decisión mundial de volver a emprender el vuelo nos pone en situación de alerta a toda la comunidad aeronáutica. Aunado al rosario de preguntas que usualmente vienen inmediatamente después de sucedida una de estas horribles desgracias, vienen interrogantes que derivan de la detención de cuatro largos meses de la actividad aérea.

Sin decirlo y mucho menos aceptarlo abiertamente, este accidente en que estuvo envuelto un A320 nos plantea interrogantes como: ¿se habrán precipitado quienes decidieron echar a andar la empresa? ¿Se le realizó el mantenimiento adecuado a la aeronave previo al arranque? ¿Recibieron los tripulantes la capacitación adecuada para minimizar de manera sustancial los inherentes e ineludibles riesgos que conllevan todas las operaciones aéreas? ¿Se contaba con un plan preconcebido de arranque, tomando en cuenta la presión psicológica provocada por la aparente incontrolabilidad de la pandemia? Todas estas interrogantes que pudieran ser consideradas para generar hipótesis de lo ocurrido en el accidente de la Ciudad de Karachi a escasos 1300 metros de la pista 25L de esa ciudad nos obligan a ser cuidadosos en la manera de alistarnos para retomar el vuelo a todas las aviaciones de todos los países del mundo.

No es ocioso afirmar que los organismos internacionales en materia de aviación y que aglutinan a la gran mayoría de los países que cuentan con una aviación seria y formal se han dado a la tarea de fijar reglas mínimas de observancia casi obligatoria para reiniciar el vuelo, como la presentación de los pasajeros a los aeropuertos, la documentación de los mismos, la manera de acercarse a los mostradores, la nueva forma de abordar los aeroplanos, el protocolo para el acomodo en los aviones, el nuevo “vestuario” que deberán llevar los pasajeros a lo largo de todos los vuelos, la manera de conducirse a los baños, los protocolos que deberán segur los tripulantes de los aviones, la capacitación que deberán tener estos previo al inicio de sus servicios de vuelo y una gran lista de etcéteras, medidas que deberán ser seguidas y que son encaminadas a dar la confianza a los clientes actuales y potenciales que utilizarán nuevamente este transporte de no ser contagiados.

La meta es reiniciar la operación para la contribución a la economía de los países a pesar de no tener completamente controlada la propagación de la pandemia del coronavirus covid-19. La aviación en nuestro país y en el mundo entero ya no podía estar sin generar ingresos, ya se produjo una gran crisis, ya no era posible soportar la inacción de todos los modos de hacer economía. Las reglas que deberán seguir las líneas aéreas y toda la industria aeronáutica nacional y mundial deberán estar claramente indicadas y no podrá eludirse su aplicación, en la mayoría de las naciones ya están siendo publicadas, esta nos dará la certidumbre que necesitamos para continuar con la confianza de siempre en las operaciones aéreas. El ver que en las líneas y en toda la industria se toman las medidas mínimas de protección y sana distancia que nos llevarán a reducir al mínimo el riesgo de contagio de covid-19 hará que la aviación retome el vuelo de muchas actividades económicas.

Facebook comments