Pasar al contenido principal
23/10/2021

AFAC degradada a categoría 2

Francisco M. M… / Miércoles, 26 Mayo 2021 - 20:53

“Somos lo que hacemos, no lo que pensamos ni lo que sentimos” - Anónimo

En el momento de escribir estas líneas, la Agencia Federal de Aviación Civil en México ha sido degradada a Categoría 2 por parte de las autoridades de FAA, después de una auditoría a la que nuestras autoridades son sujetas periódicamente, con base en lo establecido en los diferentes anexos de la OACI.

Lo anterior tristemente coloca a nuestro país en el lugar que hoy tienen naciones como Bangladesh y Venezuela, entre algunos otros.

Es importante aclarar que no son nuestras aerolíneas nacionales quienes han sido auditadas las que, dicho sea de paso, cumplen cada dos años con una auditoría interna IOSA para mantener los altos índices de seguridad que las caracterizan.

Ha sido una auditoría dirigida a la AFAC, en donde por cierto, se han encontrado los mismos problemas que no fueron solucionados desde que la antigua DGAC fue degradada de la misma manera y por las mismas razones hace casi once años.

Desde entonces, no ha habido grandes cambios más allá del nombre de la Agencia, al contrario, los problemas continúan y lamentablemente se han visto aumentados y la ineficiencia de la AFAC en muchas de sus obligaciones sale a relucir una vez más.

El Presidente de México ha dicho que no se trata “de un asunto grave”, pero hay que decir que afecta a nuestras empresas aéreas en su relación comercial, sus alianzas y códigos compartidos y restringe muchas de sus ventajas competitivas y además serán vigiladas más profundamente durante sus operaciones al extranjero.

Por otra parte, el turismo, el empleo y desde luego la economía del país también se ven  afectados y esto sin contar con la pérdida de confianza desde el exterior y la vergüenza de pertenecer por un tiempo al cuarto mundo.

De buena fuente sabemos que fueron las aerolíneas nacionales las que pagaron a una oficina de asesores internacionales para ayudar a la AFAC a salir de este atolladero y también sabemos que hasta hoy la gran mayoría de los hallazgos encontrados en el trabajo de la Agencia han sido solucionados, por lo que puede ser que ésta vez sea pronto cuando las autoridades mexicanas sean reclasificadas a categoría 1, lo que esperamos y deseamos sinceramente.

Como sea, por ahora el palo está dado y hoy nuestra aviación está en la mira de la comunidad aérea internacional.

Como hemos comentado anteriormente, éste es un nuevo llamado a la reflexión y más que nada a la acción para componer de una vez por todas una Agencia que desde hace mucho tiempo debió ser atendida.

Hoy la AFAC requiere de presupuesto adecuado, personal calificado y entrenado y debe disponer de la más alta tecnología para poder ser el verdadero rector de la aviación en nuestro país.

No es posible seguir operando con base en expedientes de papel y tinta negra cuando existe la digitalización que ya se usa en todo el mundo para estos propósitos.

El programa de austeridad implantado desde hace casi tres años le ha quitado a la Agencia muchos millones de pesos que hoy se requieren más que nunca para poder hacerla funcionar debidamente.

De ninguna manera son las aerolíneas estadounidenses las culpables de la ineficiencia probada de nuestras autoridades como se ha dicho y, si se trata de encontrar culpables, no hay que buscar muy lejos sino al interior de la propia AFAC.

Se cuenta con gente que trabaja y lo hace lo mejor que puede pero no es suficiente y no son todos.

AFAC requiere de un verdadero golpe de timón y ojalá que sea el General Rodríguez Munguía quien, de una vez por todas, ponga el orden y se deshaga de mucha gente que es la que está haciendo que la burocracia y la aparente corrupción manden al interior de la Agencia.

En México, existen profesionales e instituciones con mucho conocimiento y experiencia en las diferentes áreas, cuyo talento y honestidad probada se desperdicia en aras de mantener un sistema que hoy requiere de una limpieza a fondo y en serio para lograr honestidad y eficiencia.

La Dirección de AFAC debería ampliar su horizonte y contratarlos para  trabajar en  la agencia que requiere lo mejor de lo mejor en los  diferentes departamentos y a diferentes niveles.

No hay  mucho tiempo para cambiar las cosas en AFAC y eso incluye los procesos que tienen que ver con el CIAAC (Centro  Internacional de Adiestramiento de Aviación Civil) porque en diciembre de este mismo año nuestra autoridad aeronáutica será nuevamente auditada directamente por la OACI y sería el colmo reprobar otra vez.

Ojalá que esta degradación que ha sido un palo para nuestras autoridades sea un buen pretexto    para dar una buena sacudida al árbol de la corrupción, la ineficiencia, el atraso y la rampante burocracia.

Hay mucho que hacer, cientos de trámites de todo tipo están atorados en los diferentes escritorios y es urgente darles solución.

Si no se  hace bien y pronto seguiremos sufriendo degradaciones y pagando las consecuencias.

Facebook comments