Pasar al contenido principal
07/03/2021

¡86 años!

Francisco M. M… / Miércoles, 16 Septiembre 2020 - 20:46

En aquel mes de junio de 1984, el año en que Aeronaves de México cumpliría sus primeros 50 años de operaciones, recibí un llamada para que acudiera a la dirección general de la empresa.

Sinceramente preocupado, lo primero que hice fue llamar a ASPA para comentarles sobre la cita e informarme para no cometer una falta estatutaria. Nadie sabía nada al respecto y me autorizaron a acudir a la cita y averiguar el caso.

Una mañana que llovía a cántaros me presenté en la oficina de la dirección general y en cosa de 10 minutos fui recibido por el director de comunicación de la compañía.

Platicamos un rato sobre vuelos, rutas, pernoctas y al fin me dijo el motivo de la llamada que me hicieron.

“Como usted sabe, Aeronaves de México estará cumpliendo sus primeros 50 años de operaciones y el consejo de administración ha pensado en realizar una serie de festejos para celebrar nuestro primer vuelo en aquel septiembre de 1934”

El programa consiste en la filmación de un documental que se va a exhibir en televisión y cines de todo el país y le pediríamos que usted fuera uno de los protagonistas, junto con algunos compañeros pilotos y sobrecargos, además de contar con la participación de Manolo Fabregas, continuó.

La segunda parte del programa consiste en la restauración total, que ya está en proceso, de un avión Stinson idéntico y con la misma matrícula al que fue usado en el primer vuelo entre México y Acapulco hace cinco décadas, con el objeto de que usted lo vuele, y celebrar el 14 de septiembre en la misma ruta llevando a bordo al director general y al gobernador del estado de Guerrero.

Para esto se le daría a usted, previo permiso del sindicato, un entrenamiento en el propio avión Stinson en la ciudad de Dallas, Texas, con las horas necesarias para que lo pueda volar solo.

Encontraremos la manera de solicitar al sindicato un permiso para usted por 90 días para que esté disponible todo el tiempo necesario, así como el permiso necesario por parte de la autoridad.

La tercera parte del programa consiste en que usted vuele el avión en las 22 diferentes rutas nacionales y celebrar en cada uno de ellos con una placa conmemorativa nuestro 50 aniversario y realizar un convivio con personalidades del medio.

Durante todo el proceso se llevará a cabo una intensa campaña publicitaria en México y el extranjero. ¿Qué opina, podemos contar con usted?, me preguntó. 

No tuve la menor duda y sin esconder mi alegría le contesté que desde luego que podrían contar conmigo.

Platicamos otros detalles y salí de la oficina muy contento y agradecido aunque siempre y hasta hoy me quede con una duda, ¿por qué yo? Nunca a lo supe.

Un par de semanas después y con el debido permiso de ASPA, que solo pidió a la empresa que mi sueldo y prestaciones laborales no cambiarán, me encontraba en los estudios Churubusco, acompañado de algunos compañeros, iniciando la filmación del documental.

Ahí tuve la gran fortuna de conocer a quien iba a ser la voz en los comerciales, Don Manolo Fabregas, un señor en toda la extensión de la palabra, quien me impresionó por su gran personalidad y modestia.

En las siguientes semanas, completamos la filmación y después salimos a Dallas para recibir el entrenamiento de 15 horas de vuelo en el avión impartido por su propio exdueño.

En el mismo lugar, se filmaron también algunas escenas de vuelo y  de los despegues y aterrizajes para añadirlas al documental.

Hice el “solo” en el avión en en mes de agosto de 1984 y después de 35 días de trabajo en un aeropuerto regional cerca de Dallas, regresamos a Mexico para alistarnos para el gran día de la celebración y el vuelo a Acapulco.

Tuvimos mala suerte porque un huracán estaba pasando cerca de Acapulco y no era seguro volar en un avión tan primario.

Se me ocurrió hablar con el jefe de la oficina de operaciones y le propuse continuar con el plan hacer pero hacer vuelo conmemorativo en un DC- 9 de la flota llevando no solo al director de la empresa y al gobernador de Guerrero sino a algún grupo de periodistas.

La propuesta fue aceptada y tres horas después estábamos despegando de la ciudad de México hacia el puerto, en un avión que estaba de reserva en el hangar.

Las condiciones de tiempo no eran tan malas pero sí lo hubieran sido para nuestro Stinson. Solo encontramos algo de turbulencia, viento moderado y lluvia ligera a la hora de nuestro aterrizaje.

Aún así, se llevó a cabo la celebración y regresamos todos a Mexico a la medianoche.

De las rutas programadas en el Stinson para celebrar en los diferentes aeropuertos del país sólo se realizaron un par y las hizo un Capitán de DC1, 0de los más antiguos de la empresa, por razones que nunca supe oficialmente aunque pude enterarme que el propio Capitán se quejó en Aeromexico y en ASPA por haberme dado la preferencia a mí, “pasando por alto su probada habilidad de vuelo y su sobrada experiencia”.

Todo lo vivido durante esa celebración de los 50 años de Aeroméxico, en sus diferentes fases durante casi tres meses, es uno de mis mayores tesoros de vida.

Haber volado el Stinson durante 18 horas fue una maravillosa experiencia y una gran aventura porque no es un avión fácil de volar y mucho menos de aterrizar.

El haber compartido todo esto con entrañables compañeros como Pepé Cuervo, Lupita Ventimilla y Zukerman, el camarógrafo Alejandro Gamboa y don Manolo Fabregas, entre otros muchos que formábamos el equipo, es algo que no voy a olvidar nunca.

¡Qué días aquellos, qué gran distinción, qué vuelos, cuánta diversión y qué maravillosos recuerdos!

Aeroméxico está cumpliendo este mes de septiembre sus primeros 86 años de vida, en medio de la mayor crisis financiera derivada de la pandemia mundial.

A pesar de todos los elementos contrarios alrededor, no me queda duda de que se librarán todos los obstáculos y que ese Caballero Águila que muchos tenemos en la mente y tatuado en el corazón saldrá fortalecido para continuar su vuelo por el mundo por muchos años más. ¡Felicidades!

P.D. Si alguien tiene una copia complete de este documental conmemorativo de los 50 años de Aeromexico, incluyendo comerciales, por favor, envíeme un mensaje. 

Facebook comments