Pasar al contenido principal
20/09/2021

Aviación supersónica no es una prioridad: Airbus

Redacción A21 / Miércoles, 16 Junio 2021 - 09:51
En cambio, el fabricante apuesta por el desarrollo de aeronaves impulsadas por hidrógeno

Airbus no ve el desarrollo de la aviación supersónica comercial, y su regreso a los cielos, como una prioridad; en cambio, ha puesto su mirada en el desarrollo de aeronaves impulsadas por hidrógeno

Durante conferencia de prensa, Christian Scherer, director comercial de Airbus, y Philippe Mhun, vicepresidente ejecutivo de Programas y Servicios, señalaron que la compañía no está colocando a la tecnología supersónica como una de sus tareas principales a desarrollar en los próximos años. 

Para el fabricante europeo, el futuro de la aviación comercial se encuentra en el desarrollo de combustibles sostenibles de aviación (SAF) y de tecnología de hidrógeno capaz de impulsar aeronaves. 

Debido a esto, a inicios de la semana Airbus anunció la creación de dos Centros de Desarrollo de Emisiones Cero, localizados en Francia y Alemania, para trabajar en la creación de tanques criogénicos económicos y acelerar la tecnología de propulsión con base en el hidrógeno. 

Asimismo, Airbus trabaja en el proyecto ZEROe, con el que desarrollará tres aeronaves impulsadas con hidrógeno. La primera de ellas entraría en servicio en 2035, de acuerdo con la compañía. 

“Creo fervientemente que el uso del hidrógeno, tanto en combustibles sintéticos como la principal fuente de poder para aeronaves comerciales, tiene el potencial de reducir significativamente el impacto climático de la aviación”, señaló en su momento Guillaume Faury, director ejecutivo de la compañía. 

Con respecto a la aviación supersónica, hay varias compañías que están trabajando en su desarrollo. El campo es liderado por Boom Supersonic, empresa que recientemente firmó un acuerdo con United Airlines para la posible adquisición de hasta 50 aviones Overture, los cuales podrían entrar en funcionamiento para finales de esta década. 

Sin embargo, realizar vuelos más rápidos que el sonido todavía conlleva muchos retos que resolver antes de que pueda volver a los aires de manera comercial (el último vuelo fue en 2003, cuando Air France retiró el Concorde) y expertos en la industria aérea no están seguros de su rentabilidad.

Facebook comments