Pasar al contenido principal
08/03/2021

Carta abierta a los pilotos de ASPA

Francisco M. M… / Miércoles, 17 Febrero 2021 - 21:38

En el momento de escribir esta columna, la Asociación Sindical de Pilotos Aviadores (ASPA) de México está en pleno periodo de votaciones internas para elegir a una tercera parte de su dirigencia en diferentes puestos, quienes habrán de trabajar  durante los próximos tres años.

En esta ocasión el puesto en disputa más importante es el de Secretario General.

Éste ha sido un proceso que se ha llevado a cabo democráticamente, a través del voto directo y secreto, desde hace más de 60 años, lo que ha caracterizado al sindicato como uno de los pocos en México que puede presumir de vivir y actuar, a pesar de sus defectos, en plena democracia.

Todos los puestos directivos son importantes, pero la selección del Secretario General tiene una especial atención debido a los tiempos críticos que vive la industria y el país.

En los meses pasados, los pilotos sindicalizados han cometido errores en su actuación sindical y estos errores los han puesto en una posición muy endeble frente las administraciones de las empresas con las que tienen firmado contrato colectivo.

Afortunadamente, en la última negociación con Aeroméxico y muy al final del límite de tiempo se logró llegar a un acuerdo laboral que, a pesar de sus indeseadas variables, ha servido para que, en combinación con los arreglos que hicieron otros sindicatos de la empresa, se pueda garantizar de alguna manera la supervivencia y posterior crecimiento de la compañía.

Aun faltan tiempos difíciles por venir y graves problemas que resolver tanto en lo interno como al exterior, por lo que el nuevo Secretario General de ASPA deberá ser un líder inteligente, sensible y responsable a la hora de la toma de decisiones.

Se requiere de una persona comprometida al 100% con la legalidad, un líder que sea capaz de lograr la total unidad de los pilotos miembros, que pueda fomentar en el grupo de aviadores una actitud positiva, emprendedora y proactiva en beneficio de todos los agremiados, teniendo en mente la importancia de ayudar y apoyar a las fuentes de trabajo tal y como sea ha hecho durante muchas décadas. 

Lo anterior no quiere decir abandonar los principios que ASPA siempre ha tenido desde su fundación, como sindicato de lucha y cuando ha sido necesario también de fuerza en la defensa de los derechos laborales de los pilotos.

Es el momento de una transformación al interior de la Asociación y su nuevo líder debe entender la importancia de hacer las cosas de diferente manera para lograr diferentes resultados.

El mundo y la industria cambian todos los días y la única forma de enfrentar los nuevos retos es cambiar con ellos, anteponiendo siempre la unidad a toda prueba, entre todos los miembros de ASPA.

Se requiere de un líder sereno, comprometido desde siempre con el sindicato, respetuoso de sus estatutos y empático con sus compañeros, alguien que ponga el ejemplo en la búsqueda de la legalidad y la unidad al interior, lo que seguramente será la fuerza que se muestre al exterior y que puede regresar a ASPA al lugar de privilegio que alguna vez tuvo.

A pesar de los negro que hoy se pueda ver el panorama en la industria aérea, es un hecho que la reactivación que se está iniciando se va a consolidar en un par de años y cada uno de ustedes debe poner la parte que le corresponde, dejando a un lado el interés personal o de grupos, privilegiando la unidad con una visión sindical a largo plazo y todos dirigidos por un verdadero líder.

La generación actual de pilotos de ASPA tiene la obligación de  cuidar y preservar esa visión de los Capitanes Fabre, Tarazona, Ballina entre muchos otros fundadores que pusieron alma, vida y corazón para lograr un sindicato fuerte y unido.

La división interna siempre traerá indeseables consecuencias y esas ya las han vivido los pilotos de ASPA durante las últimas semanas.

Es el momento de la reflexión ante las urnas, es el momento de hacer conciencia de los resultados del voto que se deposita, es el momento de mirar adelante, eligiendo con el cerebro y no con el estómago.

En mis 45 años como miembro del sindicato nunca vi una elección interna tan comprometida como la que hoy se vive, porque de esta elección pueden depender no solo la vigencia y mejoramiento de los contratos colectivos, entre muchas otras cosas, sino la existencia, tal y como como la conocemos, de la propia ASPA.

Como siempre mis mejores vibras.

Facebook comments