Pasar al contenido principal
22/10/2021

Un nuevo enfoque

Francisco M. M… / Miércoles, 6 Mayo 2020 - 19:52

“Ya que no podemos cambiar la realidad, cambiemos los ojos con que vemos la realidad” - Nikos Kazantrakis

 

Hace un par de días, tuve la oportunidad de leer un escrito enviado por el Capitán Gabriel Yee, Gerente de Operaciones de Vuelo de Aeroméxico a la planta de pilotos en el que se refiere y reflexiona sobre un necesario cambio de enfoque en cuanto a la visión profesional que hoy tiene la planta de aviadores de la empresa.

Me parece que el llamado no puede ser más oportuno y más adecuado, justo en estos momentos tan difíciles por los que pasa la empresa y la industria de la aviación comercial en general y cuando en la mente de los pilotos existen grandes dudas sobre el futuro.

La reflexión del Capitán Yee y su llamado a los pilotos de Aeroméxico es a lograr un nuevo enfoque ante un nuevo e inesperado estado de cosas.

Y tiene razón, se requiere de una nueva forma de ver la profesión pero con una visión más madura, más consciente, desde otra perspectiva, más responsable, con un mayor sentido de ética y por tanto más profesional.

En las líneas del escrito se percibe también un llamado a la unidad de todos, encaminada a enfrentar los graves problemas de hoy y los que vienen en el futuro, pero con un nuevo enfoque que pretende ser una visión personal desde “fuera de la caja”,  más allá de la zona de confort de cada uno, para que cada quien pueda reflexionar sobre sus propias actitudes humanas y profesionales, a partir de una nueva forma de ver las cosas.

Ante lo que hoy vive la industria aérea, este nuevo enfoque no solo resulta necesario sino imprescindible.

El cambio de ciertas actitudes y una nueva visión debe ser una prioridad entre todos, debido a que los cambios que vendrán en el futuro cercano van a ser drásticos y van a traer nuevos retos y problemas para la profesión, y la única forma de asegurar ese futuro es estar dispuestos y cambiar el enfoque o la manera de ver las cosas de la profesión.

Es verdad que hay muchas cosas a las que un piloto profesional está obligado de acuerdo con la ley, esas son reglas de carácter impositivo pero son otras aptitudes y actitudes personales las que lo convierten en un piloto excepcional, responsable, confiable y seguro.

Un avión no es un juguete y volar no es un juego.

Se requiere entre muchas otras cosas de una buena dosis de entendimiento de las razones por las que un aviador desea estar allá arriba más que ninguna otra cosa en el mundo y eso incluye una constante renovación y adaptación a diferentes situaciones en vuelo y en tierra.

Ese nuevo enfoque al que se refiere el Capitán Yee es un llamado a la reflexión sobre los asuntos profesionales, pero también resulta válido para las cuestiones laborales y aquí entra ASPA en donde actitudes y nuevas e imaginativas maneras de ver y actuar en la relación sindicato-empresa deben ser reflexionadas por parte de dirigencia y pilotos de la planta.

La aviación comercial seguramente va a resurgir y con mayor fuerza que antes, es cosa de tiempo pero definitivamente todo va ser muy diferente y sus profesionales deben tenerlo muy claro y estar decididos a actuar en consecuencia y adaptarse a los cambios para asegurar antes que nada la supervivencia y posterior desarrollo y éxito de su empresa, que es lo que garantiza su puesto de trabajo y el ejercicio de la profesión.

Facebook comments