Pasar al contenido principal
07/08/2022

¿Miedo a volar en pilotos?

José Luis Merino / Jueves, 4 Agosto 2022 - 00:28

¿Qué es el miedo? Si bien existen las definiciones más variadas, quizá una que pudiera englobar el concepto, de manera más general, es “sensación desagradable provocada por la percepción de un peligro, real o imaginario”.

Cuando sentimos miedo, creemos que tenemos una baja capacidad de control y de predicción. No obstante, consideramos que necesitamos hacerle frente de manera inminente y, para ello, movilizamos toda una serie de comportamientos. Siempre evitamos o tratamos de escapar de aquello que nos produce ese temor.

El miedo es una emoción evolutiva relacionada con el instinto de supervivencia, y en el ser humano sus mecanismos son complejos, muchas veces relacionados con experiencias previas y/o mecanismos mentales que establecen el contexto que lo retroalimenta, un contexto muchas veces imaginario de algo que no sucederá.

El miedo a volar, no es tal en sí… el miedo real, es a caer... la aviación, siendo el medio de transporte más seguro creado por la humanidad, es capaz de llevarnos a situaciones para las que no fue diseñado el ser humano, por ejemplo, volar a 40,000 pies de altitud a casi la velocidad del sonido, rodeado por una temperatura externa de -55 grados centígrados. Aun en personal entrenado, el miedo a volar puede afectar a los miembros de la tripulación durante cualquier fase de su carrera como piloto. Los síntomas están más allá del control voluntario y pueden hacer que los pacientes eviten volar y busquen atención médica. Un estudio retrospectivo de expedientes psiquiátricos, de un instituto para 1985-2002, arrojó datos interesantes: 150 expedientes representaron casos de pilotos que padecieron miedo a volar en algún momento de su carrera. Los datos recopilados de esos archivos, incluyeron la evaluación de situaciones que provocaban miedo, tipo de aeronave, rol en específico de cada miembro de la tripulación, historial de accidentes, historial médico anterior, edad y comorbilidad psiquiátrica asociada. Los resultados fueron interesantes. Se comparó un grupo de 56 pilotos con otros 94 tripulantes. Los resultados incluyeron 143 casos de comportamiento de fobia a volar y 7 casos de ansiedad por lanzarse en paracaídas. La fobia a volar fue menos frecuente entre los pilotos (37,4%), que entre los demás tripulantes (62,6%). Se encontraron antecedentes de accidente previo del paciente o de algún conocido en el 25% de los casos. Los trastornos psiquiátricos asociados observados (54%), consistieron en trastornos depresivos (22%), trastornos de ansiedad (16%) y trastornos de personalidad (7,4%). Los pilotos y tripulantes de aviones de ala fija, tenían una mayor incidencia de depresión que los pilotos y tripulantes de aeronaves de ala rotativa. Los pilotos y tripulantes de helicóptero tenían una mayor tasa de trastornos de ansiedad. Como conclusión, se determinó que el miedo a volar abarca un amplio espectro de orígenes clínicos, que pueden llevar a los pilotos u otros miembros de la tripulación a negarse a volar. Es de suma importancia realizar evaluaciones psiquiátricas y psicológico aeronáuticas cuidadosas, y un seguimiento estrecho para diagnosticar adecuadamente a los actores de las actividades de vuelo, como reacciones fóbicas a volar, así como establecer un tratamiento médico y/o psicológico adecuado.

 

Facebook comments