Pasar al contenido principal
25/09/2021

Pilotos que se quedan dormidos en vuelo: ¿mala gestión, incapacidad o descuido?

José Luis Merino / Martes, 18 Mayo 2021 - 21:43

Los pilotos que se quedan dormidos en vuelo, ¿es por mala gestión de la fatiga, incapacidad fisiológica o descuido?

El ritmo de vida que se lleva hoy en día provoca que muchas personas acaben padeciendo trastornos del sueño. A veces no se le da la suficiente importancia a dormir poco o mal pero si este hecho aislado se convierte en un hábito y ni se duerme ni se descansa lo suficiente, la salud sufre embates que pueden llevar desde situaciones agudas a problemas crónicos de salud en todos los niveles. Dormir bien o mal es tan importante como llevar una buena alimentación. Tanto a nivel físico como psicológico, un mal descanso tiene consecuencias negativas sobre el cuerpo y el cerebro, además de que favorece el desarrollo de enfermedades.

A nivel físico, un descanso nocturno inadecuado provoca cansancio, somnolencia, disminución de atención y concentración, lentitud de pensamiento, e irritabilidad. A nivel psicológico, la falta crónica de sueño suele favorecer el desarrollo de enfermedades como depresión y ansiedad.

Esta grave situación en ciertas actividades como en la aviación puede condicionar situaciones de alto riesgo con consecuencias fatales. Existen descritos varios casos donde pilotos, debido a descanso insuficiente o mala gestión de la fatiga o con diferentes trastornos del sueño, se han quedado dormidos durante una operación aérea.

Describimos un caso donde estuvo involucrado un piloto privado a bordo de una aeronave Piper Seneca PA-34-200. El 17 de febrero de 1994 a las 06:15 hrs, la aeronave bimotor descrita despegaba del aeropuerto Lebanon-Springfield Kentucky, en Estados Unidos, con destino al aeropuerto de Crossville, Tennessee.

Minutos después al llegar a la altitud crucero activaron el piloto automático y el piloto reclina el asiento acomodándose para el resto del vuelo pues había tenido muy pocas horas de sueño y el piloto presenta una gran somnolencia. El piloto queda profundamente dormido mientras el avión continúa su operación sin contratiempos con el piloto automático engarzado. El avión se pasa de su destino Crossville y continúa con el heading programado con el autopilot hacia el sur. Después de dos horas, el Piper ya sobrevuela el estado de Alabama, bastante lejos del sur de Crossville, Tennesse y tiempo después se encontraba volando adentrado en el mar sobre el Golfo de México con  el combustible agotándose mientras el piloto continúa en un sueño profundo.

Finalmente el piloto se despierta después de escuchar la alarma de bajo nivel de combustible cuando el avión se encuentra a 210 millas de la costa sobre las aguas del Golfo de México, cuando solo le quedan 30 minutos de combustible, pues el piloto se quedó dormido casi 5 horas. Finalmente el piloto se despierta y se sorprende al verse rodeado de agua, sintoniza 121.5 y se declara en emergencia siendo escuchado por la patrulla costera de los Estados Unidos quienes despliegan una operación de rescate con un helicóptero. El avión realiza un viraje inmediato hacia la costa pero los motores del Seneca sucumben a la falta de combustible realizando un amerizaje a 70 millas de la costa sin contar con chalecos salvavidas ni equipo de supervivencia, siendo el piloto rescatado afortunadamente por el helicóptero de la guardia costera. El Seneca se perdió en el fondo del mar.

La NTSB determinó que la condición fisiológica del piloto (incapacidad de mantenerse despierto) resultó en un vuelo extendido a más del destino original seguido del agotamiento de combustible, pérdida de los motores y posterior amerizaje en un avión con excelentes condiciones operativas.

Facebook comments