Pasar al contenido principal
25/08/2019

¿Cómo va la industria aérea en su lucha contra el cambio climático?

Daniel Martíne… / Martes, 29 Enero 2019 - 20:52
EASA midió los niveles de gases contaminantes y ruido… y los resultados no son muy alentadores

Pese a los esfuerzos que realizan aerolíneas, aeropuertos y armadoras de aviones para apoyar el combate al cambio climático, los últimos datos arrojados por la Agencia Europea de Seguridad Aérea (EASA por sus siglas en inglés) indican que aún falta mucho camino para lograr reducir las emisiones provenientes de la aviación civil internacional.

En su documento European Aviation Environmental Report 2019, la EASA informó que en el Viejo Continente las emisiones totales de dióxido de carbono (CO2) se han incrementado 16% desde 2005, mientras que las de óxido de nitrógeno han aumentado 25% y las emisiones de ruido han crecido 12%.

Afortunadamente, no todo es mala noticia: Europa ha mejorado considerablemente en dos temas. Por un lado, el promedio de energía sonora por vuelo ha caído 14% y el promedio de consumo de combustible por vuelo ha disminuido 24% desde 2005. 

Ante esto, distintos miembros de la Unión Europea continúan haciendo un llamado para trabajar más en pos de este objetivo.

“Como sociedad, debemos trabajar juntos y tomar decisiones inteligentes y acciones precisas para una sociedad más limpia, combatir la corrupción y mantenernos a salvo en este mundo cambiante”, dijo Violeta Bulc, comisionada europea de Transporte.

En 2016, la industria aérea se comprometió a luchar contra las emisiones CO2 como parte de una campaña para hacer de este un sector comprometido con el medio ambiente.

Para esto, la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI) lanzó el Esquema de Reducción y Eliminación de Carbono de la Aviación Internacional (CORSIA por sus siglas en inglés), que busca servir como un instrumento de medición de las emisiones de las industrias aéreas con mayor huella medioambiental.

“Se prevé que CORSIA mitigue cerca de 2 mil 500 millones de toneladas de CO2 entre 2021 y 2035, lo que representa un promedio anual de 164 millones de toneladas”, refirió la Asociación de Transporte Aéreo Internacional (IATA) durante su Día de Medios en diciembre de 2018.

El objetivo es claro: estabilizar los niveles netos de emisión de CO2 en la aviación civil internacional para 2020, y para 2050 reducirlos a la mitad del nivel que tenían en 2005.

CORSIA ya cubre 76 países

Hasta el momento suman ya 76 países que voluntariamente se han adscrito al programa CORSIA, el cual iniciará –en su primera fase no obligatoria– a partir de 2021.

Entre estas naciones está toda Europa (salvo Bielorrusia y Rusia), toda América del Norte (incluyendo México), Australia, Nueva Zelanda, Costa Rica, Arabia Saudita, Tailandia, Japón, Corea, Indonesia, Nigeria, Kenia, República Dominicana, Guyana y Camerún, entre otros.

Esta etapa, que durará hasta 2026, permitirá que los países participen de forma voluntaria en los requerimientos para equilibrar las emisiones de CO2. Y a partir de 2027, “todos los vuelos internacionales estarán sujetos a estos requerimientos”.

No obstante, las naciones con menor índice de desarrollo, así como los países insulares (principalmente del Pacífico sur) y aquellos sin salida al mar estarán exentos de CORSIA, a menos que quieran participar de forma voluntaria.

Facebook comments