Pasar al contenido principal
23/10/2021

Drones en manos de criminales: México debiera estar preparado

Luis Salazar Brehm / Jueves, 8 Julio 2021 - 21:59

Al igual que en Oriente Medio, los drones son una nueva amenaza potencial por la delincuencia organizada en México.

La proliferación de la tecnología de drones alrededor del mundo ha ampliado significativamente las operaciones humanitarias, de desarrollo, comerciales y militares. Los drones, también conocidos como sistemas aéreos no tripulados, tienen muchos usos positivos. Sin embargo, en manos de grupos criminales, representan una amenaza para la que los gobiernos deben estar preparados.

Se prevé que el mercado mundial de drones comerciales alcance los 43,000 millones de dólares en 2024, en América Latina, México es uno de los principales mercados para marcas como DJI (el principal productor de drones comerciales y recreativos).

Al explotar los beneficios de esta tecnología en particular, los países deben ser conscientes de los riesgos potenciales y desarrollar estrategias para rastrear y vigilar la proliferación de los drones.

Los grupos armados que usan drones como armas en Irak y Siria, y más recientemente en Yemen y Libia, deberían poner “las barbas a remojar” al gobierno mexicano. El riesgo de que los drones se conviertan en una nueva forma de artefacto explosivo improvisado como se ve en Irak, Siria, Afganistán y Ucrania es un riesgo inminente.

En México, grupos criminales han comenzado a utilizar sistemas aéreos no tripulados para localizar objetivos y detonar explosivos en comandancias de policía en el Estado de Michoacán.

El hecho de que los drones para aficionados sean comercialmente accesibles y cada vez más baratos, aumenta la amenaza y presenta un desafío para quienes buscan cuidar la seguridad.

Sólo es cuestión de tiempo antes de que los drones se desplieguen de manera más activa en México. Diversos trabajos de inteligencia muestran cómo los criminales en varias partes del mundo adquieren drones en tiendas minoristas en grandes cantidades, los transportan a zonas de conflicto y adaptan la tecnología para transformar los dispositivos en armas.

La ventaja psicológica de amenazar con desplegar tales sistemas aéreos podría dar a los criminales una ventaja sobre sus adversarios y ampliar sus zonas de control.

Si bien el gobierno mexicano puede tener dificultades para controlar la proliferación de drones comerciales, los sistemas de alerta temprana podrían señalar grandes envíos de drones adquiridos y entregados a áreas de conflicto. Se podría considerar un esquema de registro similar al que se usa para los teléfonos celulares para los drones comprados en tiendas minoristas o en línea.

A nivel internacional, el Foro Global contra el Terrorismo ha desarrollado el Memorando de Berlín en el marco de su Iniciativa para contrarrestar las amenazas de los sistemas aéreos no tripulados. Insta a los estados a observar numerosas resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU que requieren "medidas efectivas para establecer controles internos para prevenir la proliferación de armas nucleares, químicas o biológicas y sus sistemas vectores". Los medios vectores incluyen drones.

México debería desempeñar un papel activo en la formación de la política futura de drones más allá del uso de la tecnología para ayudar al desarrollo comercial.

Facebook comments